2017ko irailak 24, igandea
Atzo Atzokoa

Titulos:   Los videntes de Ezkioga : a la opinión pública creyente
Materias:  Virgen María - Apariciones - Ezkio-Itsaso
Editores:  Artes Gráficas Pasajes, ¢Pasajes!, 1931
 
Localizacion              Sign.Topografica         Situacion        Devolucion
FONDO DE RESERVA          C-367 F-6                No prestable

Pinche para ampliar

LOS VIDENTES DE EZKIOGA

LOS VIDENTES DE EZKIOGA

A LA OPINIÓN PÚBLICA CREYENTE

DEPÓSITO EN

" LA CONSTANCIA "

Pí y Margall, 3 :-: SAN SEBASTIÁN

1931

ARTES GRÁFICAS PASAJES

TELÉFONO 5.232
 
 
 
 

PROLOGO

Los hechos milagrosos que día tras día se vienen sucediendo en el pueblecito de Ezkioaga, han levantado un revuelo espiritual en las almas de los creyentes, forjando la acendrada devoción que viene a irrumpir suplicante por entre las altivas montañas del simpático pueblecito de Ezkioga, para nacidas ante la invisible figura de un ser divino allí presente, llegar pregnadas de santa unción al trono del Altísimo.

Llamativo y prodigioso el suceso de Ezquioga, merece ser presentado a la opinión pública creyente, como lo hacemos a la medida de nuestras fuerzas, para que tenga una recopilación de los datos diseminados en la prensa, en las conversaciones traídas y llevadas de aquí para allá y de los que al cabo de los cuatro meses transcurridos desde que se tuvo indicios de algo sobrenatural ha perdido el recuerdo la memoria.

Nuestra misión es, pues, presentar llana y claramente una completa reseña de lo sucedido en el simpático pueblecillo que ya todo el mundo tiene en boca.

Quiera Dios cumplamos dignamente nuestro cometido.

EL AUTOR
 
 
 
 

EZKIOGA

Antes de entrar en materia hagamos una breve presentación.

Ezkioga corresponde al partido judicial de Azpeitia, diócesis de Vitoria, situado en la carretera general de Francia, en la falda del monte Isasmendi. Es una diminuta villa que ostenta los títulos de Noble y Leal, situada fuera de la carretera a la Derecha de ésta conforme se va de Oramáiztegui a Zumárraga. Está en paraje montuoso, entre Azpeitia que la limita por el Norte, Gaviria por el Sur, por el Este Ichaso y Zumárraga por el Oeste.

No pasa por Ezkioga río principal; por el barrio de Santa Lucía atraviesa una corriente de agua concoida con el nombre de Argisano que nace en el alto de Eizaga y se une en Ormáiztegui al río Eztanda, en esa corriente desagua por su izquierda el riachuelo Berroeta que corre el límite de Ezkioga y Zumárraga y Orue por el límite de Ezkioga e Ichaso.

Tiene 700 habitantes. El casco de la villa está formado por once casas regularmente agrupadas en terreno pendiente alrededor de la iglesia y fuera del recinto urbano hay otras setetna de las que una docena forman al borde de la carretera que va de Ormáiztegui a Zumárraga un barrio conocido antiguamente con el dcitado de Anduaga, por hallarse aquí el solar de este nombre y al que hoy más generalmente se llama de Santa Lucía por estar dedicada a esta santa, la iglesia del barrio.

Izazpi que tiene 965 metros de altura y Beotegui son las montañas principales de la jurisdicción.

Los centros de enseñanza de que dispone son dos: una escuela mixta en el casco y otra privada mixta también en el barrio de Anduaga.

Pertenece al Arciprestazgo de Segura. La iglesia parroquial es de la Advocación de San Miguel, de categoría de entrada, con órgano, servida por un párroco y un coadjutor. Este reside en el barrio de Santa Lucía donde hay una ayuda de parroquia bajo la advocación de aquella Santa. Hay también en término de la villa una ermita, la de la Santa Marina.

El escudo de armas de la villa consiste en la efigie de San Miguel con el dragón debajo de los pies y una estrella en cada uno de los lados.
 
 

Bosquejo general

Nos parece muy oportuno para que nuestros lectores puedan aunar todas las noticias o datos que les damos en el transcurso de estas páginas sin conesión, desparramadas bajo diversos encabezamientos y por el orden de las fechas en que han sucedido, hacer primeramente un bosquejo general de lo acaecido hasta la fecha en Ezkioga, brevemente, para que en la lectura de las páginas sucesivas puedan refererirse a la síntesis que vamos a tratar de escribir.

Los sucesos de Ezkioga tuvieron sus primeros indicios el día 30 del mes de Julio: Los hijos de la familia Bereciartua fueron los primeros privilegiados. Como en Ezkioga no se daba gran fé a cuanto estos niños referían, las primeras noticias circularon dentro de un radio muy limitado. Mas ante la persistencia de las apariciones y merced a algunas personas forasteras que acudieron al lugar de los sucesos o más bien sin meternos a investigar las razones del porque de su extensión, por la simple razón de que las cosas grandes necesitan un amplio radio, para el día sexto la noticia se había ya extendido más allí de Guipuzcoa.

El día siete ya los diarios de la capital comenzaron a comentar los hechos con el gran interés e imparcialidad con que se reciben noticias de tanta trascendencia. La animación por acudir al lugarejo era extraordinaria. Ya este mismo día eran cinco mil las personas que hicieron acto de presencia. Ante la aglomeración, desconocida en aquellos parajes, el Ayuntamiento optó por solicitar fuerzas para organziar el tráfico y velar por el orden.

Pronto surgieron las murmuraciones y no pocos se constituyeron en jueces dictaminadores. Se hablaba de supuestos negocios estudiados a base de aglomeración de gentes, que prontamente se vió que no existían, más bien que por las razones aducidas para combatir directamente tal suposición, por la persistencia de las apariciones y por los visos de realidad cada vez más contundentes.

Lo más grandioso de las reuniones de la campa de Ezkioga era la fé con que el pueblo de Ezquioga, puestos los brazos en cruz contestaba a los rezos dirigidos por los sacerdotes.

Ante la persistencia de las apariciones comenzó la campaña en contra iniciada por el mismo maestro de Ezkioga, quien explicaba el caso, diciendo que el día anterior la maestra había contado a los niños de al escuela una escena de visiones al estilo de lo que acontecía en le pueblecito y que los niños al volver a su casa en aquella oscuridad recordando el relato e influenciados por los efectos de la sugestión creían ver las apariciones.

Pero el caso llevado por la Comisión de información con la mayor prudencia dió pruebas bastantes clarividentes. Una de ellas fué la comprobación de las manifestaciones de ambos niños, separándolos y comparando las declaraciones de la una y del otro lo que dió por resultado que los dos niños veían exactamente la misma aparición.

Ni tampoco podía decirse que fuera cosa de niños. Pues no fue necesario esperar mucho tiempo para que las personas que acudían a orar simplemente vieran muchas las mismas apariciones. Sería interminable citar los nombres de las personas favorecidas con esta gracia.

A tanto llegó la espectación; que la Comisión Eclesiástica creyó oportuno publicar una nota para anunciar como oficial la hora dle rosario y demás actos de Ezkioga; a la que el Vicario General Doctor Echeguren contestó que la tal Comisión Eclesiástica no existía ni por lo tanto había hora oficial alguna para los actos de Ezkioga.

Estas apariciones que como hemos dicho comenzaron el 30 de Julio siguieron con el mismo interés hasta fines dle mes de Agsoto en que por ser casi siempre las mismas personas las videntes y las apariciones por el mismo estilo se apartaron algún tanto las miras a Ezkioga hasta que llegó el día 15 de Octubre en el que tuvo lugar un hecho de gran trascendencia para el curso de los hechos milagrosos.

El citado día, según lo había manifestado anteriormente Ramona Olazábal, que fué beneficiada con el prodigio, en el momento de su éxtasis fué herida levemente por la Virgen Santísima en ambas manos extendiéndose estas heridas hasta formar dos llagas en la mano izquierda y una en la derecha de las que manaba abundante sangre.

Considerado el hecho por los presentes como un milagro evidente cuantos podían acercarse a ella, bien le besaban las manos o mojaban sus pañuelos con su sangre deseosas de llevar algún recuerdo suyo.

El prodigio fué de gran revuelo. La conversación obligada versaba sobre el mismo tema. El hecho intrigó sobremanera a todo el mundo cuando el Doctor Echeguren publicó una nota poniendo de manifiesto que no resultaba probado indicio alguno de intervención sobrenatural y sí motivos suficientes para poderlo atribuir a causas puramente naturales.

La opinión pública ante la nota de tan autorizada persona quedó grandemente decepcionada, pero a pesar de ello gran parte persiste en creer firmemente en un hecho sobrenatural.

Las divergencias subsisten aún hoy. Las opiniones son diversas. El caso está aun en pie. Demos tiempo al tiempo. Esperemos a que hablen los tribunales Diocesanos.
 
 

Los Videntes de Ezkioga

No somos competentes para emitir ningún juicio sobre estos sucesos.

Sabemos que Dios puede hacer todo eso y mucho más, pero dejemos a las prudentes y muy reposadas autoridades eclesiásticas que formulen su fallo, cuando pasen los largos plazos de tiempo, observación y estudio a que suelen someter estos asuntos en los tribunales diocesanos.
 
 

La primera visión

El día 30 de Junio, hacia la hora del Angelus vespertino, volvían a su casa de Ezkioga, desde un caserío próximo, los hermanos Andrés y Antonia Bereciartúa, de siete y once años respectivamente.

Son tranquilos y sanos. No saben hablar en castellano.

Llevaban por turno, a su casa una marmita de leche vacía.

Antonia pon en el sendero la marmita boca abajo, y se sienta a descansar. Andresito queda de pie junto a ella.

En esto Antonia vuelve la vista hacia un gurpito de robles de la colina y ve encima de uno de ellos, a la Virgen.

-¡La Madre Virgen! Mira Andrés.-dice en vasco a su hermano.

El niño vuelve la cabeza y la vé también.

Los dos hermanitos se arrodillan inmediatamente, y rezan juntos el "Ave María".

Mientras rezan, la Virgen les mrian soriendo. Terminado el rezo desaparece la visión.

La Virgen iba vestida de blanco y cubierta de manto negro. Tenía corona semicircular luminosa. Llevaba en el brazo izquierdo al Niño Jesús, vestido de blanco, y en la mano derecha una cosa que parecía un pañuelo.
 
 

Nadie les cree

Van los niños a su casa, se encuentran con su hermana mayor de 16 años, le cuentan lo que han visto y no se lo cree.

Se enteran los pades y tampoco lo creen.

Salen los niños a la carrera y ven de nuevo a la Virgen pero sin el Niño. Lo dicen y nadie se lo cree.

Una lechera lleva la noticia a Zumárraga; pero nadie hace caso a esas "cosas de niños".

Ellos, sin embargo, creen firmemente, y al día siguiente vuelven al robledal, poco después del Angelus. La ven sola sin el Niño. Se acercan a ella corriendo. Cuando tocan el roble desaparece la visión.

Todavía no hay uno solo que se lo crea. Y ellos no se explican que haya quienes no crean una cosa tan clara. Los filósofos de once y siete años tienen todavía pocas complicaciones en la cabeza.
 
 

Desilusión del 2 de Julio.

El Párroco y el coadjutor de Zumárraga van a inspeccionar lo que sucede, para evitar habladurías. Se dirigen al robledal, al mismo tiempo que los niños, y sucede que precisamente aquel día, los niños no ven nada.

El coadjutor se va. El párroco se queda un poco más. El niño se retira a su casa contrariado. La niña vuele a la colina y ahora ve. El párroco invita prudentemente al niño, para que le acompañe hasta la colina, y el niño exige como condición, que los dos han de ir rezando. Cuando van acercándose a la colina, también el niño comienza a ver y dice: "La Virgen ahora tiene las manos juntas y reza con nosotros".

Doce labradores acompañan a aquella miniatura de procesión del párroco grave y del chico de siete años.

Se va creando poco a poco un ambiente de suave y sencilla devoción.
 
 

El primer Rosario colectivo

El día 3 los niños ven aunque están presentes el párroco y un coadjutor.

El día 4, más de 500 personas cerca del roble. Estas piden al capellán de Zumárraga que rece el rosario en voz alta y así se hace por primera vez. Esta práctica se repite luego todos los días hasta hoy.

No rezan todos ese día. Un "chauffeur", con varios amigos, permanecen cubiertos y quizá un poco burlones.

De repente, el "chauffeur" llevándose las manos a la cara exclama: "Ay, Dios mío", cae al suelo desvanecido y rueda varios metros por la colina como muerto. Le llevan a la casa más próxima a la colina, recobra al fin los sentidos y dice: "Sí, es la Dolorosa". Y la describe exactamente igual que los niños.
 

La gente va creyendo.

Como el "chauffeur" (Ignacio Aguado), es forastero, la noticia se extiende más allá del pueblo.
 
 

La Devota romería diaria.

Entonces empieza la devota romería diaria, que va en aumento rápidamente.

Se reza y se canta con fervor.

Hay millares de coches y más millares de personas en la colina.

Reina el orden más absoluto y la devoción más patriarcal. Solo hacen falta unos cuantos miqueletes para dirigir el enorme tráfico.

Son muchos los que ven. Los más favorecidos por la Virgen le piden fervorosamente en voz alta: "¡Ama! Aguertu zaite guztiei". ("¡Madre! Muéstrate a todos").

Y son muchos los que la ven con los ojos del alma aunque no pueden contemplarla con los ojos del cuerpo.
 
 

Rumores infundados

Las murmuraciones del vulgo llegan a mucho. Los padres de los niños Bereciartua tienen en Santa Lucía una pequeña taberna, acomodada a las exigencias del pueblecito: El secreto para las genes estaba en este pequeño negocio. Las apariciones eran objeto de lucro, manejo ideado por los padres de los videntes.

El truco era arriesgado. Los periodistas suplicaron una fotografía de los niños a lo que el padre se negó a acceder. El prestó menos fé que nadie por evitar que se propagase la noticia.

Los niños persistían; y el padre temía la indignación de los devotos visitantes, engañados a su parecer por las fantasías de sus hijos.

La negación del lucro se basa, en el temor a la aglomeración de la gente. El lucro tiene en ello mismo su base.

Existe incompatibilidad. ¡Rumores infundados!
 
 

Una llamarada interrumpe el Rosario

El domingo día sexto de la aparición, acudieron unas tres mil peronas. La aparición tuvo lugar para los niños como los demás días.

El lunes el prodigio fué mayor. El pueblo rezaba devotamente el rosario. Más he aquí que aparece un gran resplandor que llegaron a ver muchas personas, distinguiendo a la Virgen Dolorosa, con la espada clavada en el pecho y en actitud de venir hacia la gente.

El momento fué sublime. La emoción embargó los ánmos. De una parte, gritos. De otra, aplausos a la Virgen. La confusión y el entusiasmo llegaron a tal grado, que no pudo continuarse el rosario.

Así terminó tan extraordinario acontecimiento.
 
 

Médicos y Autoridades

El día siete la concurrencia aproximada alcanzaría al número de seis mil. Toda la carretera era un cúmulo de autos particulares, "autocars", un sinnúmero de bicicletas y muchos grupos de personas a pie.

Antes de salir los niños, varios médicos, entre ellos, el Dr. Asuero, vieron a la niña y la reconocieron detenidamente, declarando que nada anormal encontraron en ella.

Llegada la hora, la niña salió acompañada de los citados médios, del Alcalde y del Secretario de Ezkioga, recorriendo toda la pendiente y pasando entre la gente que rezaba el Rosario.
 
 

Las cosas de la Virgen.-Desilusión

La visión empieza para los aludidos niños a las ocho y cuarto. La niña declara que sigue viendo a la Virgen Dolorosa. Da detalles del manto negro, corona y actitud risueña o triste.

La mayoría de la gente esperaba ver el resplandor del día pasado y la aparición de la Virgen, El fenómeno del día anterior no se repitió. Fué una desilusión.

Sin embargo, vieron la aparición, un hombre de Gaviria, otro de Villafranca, unas señoritas de Villarreal y otras de Zumárraga.

Ya no son solamente los niños, los videntes.
 
 

Llegada inesperada.-Comprobación

Corrió la voz de que los niños se habían ausentado. A indicaciones de algunas personas y temiendo enfermasen, los niños habían salido por unos días. Llegó la hora de las apariciones. Los señores sacerdortes y el Sr. Aranzadi, médico, iban a dar una justificación... pero los niños aparecieron con gran naturalidad.

La niña se dirigió hacia el robledal. Al niño se lo llevaron a la otra falda del monte. La visión duró lo que el Rosario. Al dar cuenta el sacerdote que acompañaba a la niña de lo que vió, resultó coincidir exactamente con las referencias del otro sacerdote que ayudaba al niño. Terminado el Rosario, la visión desapareció.
 
 

Muestras de simpatía por los niños

Besos, preguntas, frases de encomio. Algunos se adelantaban a ver la casa de los niños. Conversaban éstos en el caurto que dá a la carretera, y al darse cuenta la gente, pidió que dijesen algo. Se les hizo rezar tres avemarías. La gente contestó devotamente. Los niños se despidieron con esta frase: "Ama Virgiña, maite izan. Agur."
 
 

El joven de Ataun

De entre un grupo de jóvenes de Ataun, partieron gritos de uno de ellos que decía ver a la Dolorosa. Un joven corpulento de 24 años. Veía a la Virgen con una corona de estrellas, la espada atravesada y un pañuelo. Los amigos le dijeron que pidiese algo. Al poco rato exclamó: "El Rosario".

Costó trabajo llevarle al botiquín. Tenía los ojos fijos en un mismo punto. Presentaba síntomas de un ataque que los médicos desmintieron.

A día siguiente le duraba la impresión, y a pesar de sus deseos, los familiares le impidieron volver a la campa.
 
 

Amatxo. ¿Zer nai dezu?

El día 9, miércoles, la concurrencia ascendió al número de doce mil personas.

Terminado el rosario y al iniciar las Letanías un estremecimiento agita a la muchedumbre. Se hace un profundo silencio. En voz clara e infantil se percibe la frase de la niña María Azurmendi que pregunta a la Virgen: "Amatxo. ¿Zer nai dezu?" (¡Madre! ¿Qué quieres?) Y percibió esta contestación: "Errosarioa errezatzea egunero" (que reces diariamente el rosario).

Esta declaración prestó la niña ante los médicos y sacerdotes. La visión duró catorce minutos. Dió los pormenores con gran lucidez. Manifestó que la Virgen presentaba un aspecto de tristeza.
 
 

María Dolores Núñez

Ocho mil personas y unos doscientos autos.

Los niños Bereciartua vieron la visión como de ordinario.

A María Dolores Núñez se le apareció la Virgen Dolorosa, triste el rostro y la espada clavada en el corazón. Ante la visión conmovedora, lloraba y exclamaba: "¡Oh! la Virgen Santísima". Se conmovió tanto, que sufrió un desmayo y gué auxiliada por sus amigas en el cuarto de la niña Antonia Bereciartua.

Le asistieron los médiso en el botiquín. Allí estuvo emocionadísima, hasta uqe uno de los médicos le dijo: "Llore Vd. y descanse".

Fué trasladada en auto por sus amigas a su domicilio en Tolosa.
 
 

Interesante referencia de un médico

Un reputado médico que estuvo dos días consecutivos en Ezkioga, hizo la siguiente declaración a un cronista.

"A mi juicio-es el doctor el que habla-no me cabe duda de que allí ocurre algo extraordinario. Ya lo es desde luego aquella muchedumbre, que no bajaría de doce mil personas, uno de los días en que yo estuve, orando con tanto fervor y desenvolviéndose con un orden tan admirable, sin una estridencia, sin un grito, ni nada que pueda dar motivo a la fuerza pública a intervenir; allí todo es paz, calma y majestad.

Pero hay más en lo que allí sucede. La extraña e inexplicable coincidencia de los que aseguran haber contemplado la visión. Me hallaba yo junto al niño, mientras otros médicos compañeros míos, observaban a la niña. De pronto exclama aquél en vascuence: "Ya la veo". Y yo le voy preguntando los pormenores. Los demás días habían visto los hermanitos a la Virgen de cuerpo entero; hoy cada uno separadamente del otro afirman que solo le ven la cabeza. Pero al contrario de otras veces, añaden los dos que la tiene muy triste. En esto, una joven de Tolosa, lejos de los niños y que no ha hablado con ellos para nada, súbitamente asegura que también ella vé la aparición, y a mis preguntas, contesta que el rostro de la Virgen está muy triste. No es rara la conicidencia para representar, como dicen, una farsa?

Farsa. Que se lo pregunten al muchacho de Ataun, que fué a Ezkioga, ocmo fueron tantos otros, movido por la curiosidad y vió, y quedó como fuera de sí y qeu no se recobró de su pasmo (o de su arrobamiento) hasta la una de la madrugada; por cierto, que la descripción que este "mutill" hace de la corona y el vestido de la Virgen coincide en un todo con la de los niños. Y tampoco ha hablado jamás con ellos. (El doctor que habla estuvo expresamente a visitarle en Ataun).

Farsa. Que se lo vayan a preguntar al obrero de Beasain que decía: "A mí, si se me aparece la Virgen, le disparo con esta pistola"; y que ya en Ezquioga cayó de repente entre los brazos del organista de dicha villa, afirmando que la había visto muy cerca de sí y que ahora se expresaba de este modo: "Ya me burlan algunos compañeros de trabajo, pero yo les contesto que se pongan en mi lugar y luego hablen.

Por lo demás, ni antes ni después de la aparición, ni durante ella el pulso de los niños experimente ninguna alteración; sigue tan natural y tranquilo como si nada sucediese".
 
 

Varios Videntes

El día 11, siete mil personas y trescientos automóvieles.

Durante la oración varias personas que vieron a la Virgen. Estas fueron: Evaristo Galdós, de 17 años, de Gaviria, Vió a la Virgen con una corona de cinco estrellas y triste el rostro. Al percibir la visión le preguntó que manifestase su deseo y en ese momento irradió un resplandor que notaron muchas personas.

Iguales declaraciones hicieron también Aurelio Cabezón de 18 años de oficio fotógrafo y Vicente Arcelus y Juan Astigarraga de Ormáizteugi.
 
 

Treinta mil personas

El domingo día 12 de Julio se calcula que acudieron unas treinta mil personas. Los trenes del Norte llegaron a Ormáiztegui completamente abarrotados. En todo San Sebastián no había taxi por alquilar. Las carreteras de Guipúzcoa son un rosario de automóviles de todos los tamaños. Es difícil explicarse como se estaconan tantos vehículos en aquellas carreteras.
 
 

Eguizu Zuk María

Comienza el rosario a la hora de costumbre. El rumor del rezo del público recogido y fervoroso adquiere sentida emoción. Terminados los cinco misterios el Sr. Amundarain párroco de Zumárraga, entona el canto "Eguizu Zuk María" El público a pesar de la muchedumbre canta con justeza.

Luego se reza la Letanía con los brazos en cruz. El acto que es de gran sencillez y emoción subyuga el alma.
 
 

Nuevos casos de visión

Durante las ceremonias algunas personas presintieron visiones. Dichas personas fueron las siguientes: Una mujer de un caserío guipuzcoano que manifestó haber visto a la Virgen con un manto negro y corona de tres estrellas. Al terminar el rezo vió como se alejaba la Virgen hasta desaparecer.

Una jovencita de Ibarra, de 14 años. Una joven de 18 años natural del Ferrol y residente en San Sebastián. Una sirvienta de Villafranca que dijo haber visto a la Virgen con gran claridad y que denotaba un aspecto muy triste.

Un joven de Cestona que vió vestida a la Virgen de Dolorosa; Eugenio Uralde de 20 años que estando trabajando en una obra en aquella villa, quedó enterrado en un momento a consecuencia de un desprendimiento de tierras y tiene la seguridad de que le salvó la Virgen, a la que profesa una gran devoción.

Una niña de Vergara de 14 años que al ver llorar a la Virgen, llora también desconsoladamente. Una niña de Tolosa y otra de Vergara que percibieron a la Virgen en forma de Inmaculada.

Y algunas otras personas.

El día 13 en el que concurrieron unas cuatro mil personas fueron favorecidos con la visión un muchacho de Villarreal que declaró haber visto a la Virgen con aspecto muy triste y dos ramos de flores. Del brazo izquierdo colgaba el rosario y notó que movía los labios.

Una joven de 19 años de Azpeitia, manifestó también haber visto a la Virgen y sus declaraciones coincidieron en un todo con las del anterior.
 
 

Carta de D. Antonio Amundarain

"Es de lamentar la falta de discreción y prudencia que notamos entre alguna gente y en la prensa católica, sobre los extraordinarios fenómenos que se verifican en el pueblo de Ezkioga, de los que somos testigos.

Conviene tener muy en cuenta que la Naturaleza de los fenómenos es de orden muy superior a las pequeñeces humanas y aún cuando todo eso sea hoy más que una simple afirmación de videntes que hablan con sinceridad, la sola idea de que pudiera ser un hecho sobrenatural verdadero exige el más profundo respeto por parte de todos tanto de los que vienen como de los que quedan.

Ante todo es indispensable ajustarnos a la más rigurosa exactitud y veracidad en la narración de los hechos prodigiosos, sin añadiduras novelescas, ni afanes de información exageradamente detallada y mucho menos con miras mercantiles o de simple turismo.

Además, el lugar de las apariciones comienza desde ahora a ser mirado con veneración y respeto; se ha convertido en un lugar de oración, de recogimiento, de más fé y de más piedad.

Basta esto para que aquí se eviten ciertas expansiones de gente joven queno reza bien el rosario y de señroas o señoritas que no guardan el debido decoro o modestia en sus modales y en sus modales y en sus vestidos a las que la Virgen (si es que aparece) no les mirará con agrado.

La inmensa mayoría de los miles de personas que vienen aquí traen el pensamiento de más allá, una visión celestial, ver a la Virgen, o siquiera ver a los que dicen que la ven.

Eso recoge, eso hace ver la pequeñez del mundo con sus mentidas grandezas; eso hace ver como nunca se ha rezado. No les molestemos, al contrario, recemos por ellos.

Por lo que a todos y especialmente a la prensa rogamos: a) mucho respeto; b) mucha modestia; c) mucha piedad; d) mucha parquedad y veracidad en las noticias que se escriben e) que se eviten propagandas de fines mezquinos; f) que al narrar algún hecho no se diga la persona ni se publique la fotografía; g) que la prensa no admita noticias que no vengan de testigos oculares que por su cargo y misión especial intervienen cerca de los prodigios.

ANTONIO AMUNDARAIN

Zumára 12 de Julio de 1931
 
 

Relaciones que difieren

Los días 15, 16 y 17 entre las declaraciones que prestaron los videntes se encuentran nuevas modalidades entre las apariciones de los días anteriores y los presentes.

El día 15 un niño de 12 años aseguró haber visto a la Virgen Santísima al lado del Sagrado Corazón de Jesús. El pequeño completaba el detalle de la aparición en la forma siguiente:

En medio de la Virgen y del Sagrado Corazón estaba una religiosa al pie de los cuales estaban dos Angeles. Uno de estos sostenía un libro abierto. Detrás estaba un grupo de religiosos. El niño asegura que la religiosa rezaba el rosario con el pueblo.

El día 16 acudieron al lugar de las apariciones más de veinticinco mil almas. El joven de Ataun que ya repetidas veces ha visto a la virgen, volvió a verla este día.

Afirma que estaba de luto y que dos Angeles la rodeaban. Uno de los Angeles entregó a la Virgen una espada que llevaba; y nuestra Señora subió a un altar bajo el cual estaba Jesús con la faz ensangrentada. La Virgen-afirma el joven- daba muestras de gran tristeza.

El mismo joven de Ataun volvió a ver a la Virgen el día 17. Sufrió un éxtasis que le duró largo rato. Presa de gran emoción se dirigió a la Virgen en piadosas jaculatorias.

Goicoechea dice, que la Dolorosa estaba rodada de tres Angeles y llevaba una espada en la mano. Los Angeles desaparecieron luego y apareció la imágen del Nazareno y volvió un Angel que limpió las lágrimas de la Virgen.

Afirmó que la Virgen le dijo que al día siguiente le hablaría y que acudiese sin falta.

Hubo también otras muchas personas que en estos días vieron la aparición de las que prestaron declaración unas quince o veinte.
 
 

Mayor concurrencia que ningún día

El día 18 el número de las personas congregadas en Ezkioga rebasó la de todos los demás días. Hay quienes hacen llegar a cincuenta mil el número de personas que se reunieron en el pueblecito.

No podemos menos de copiar una carta que tenemos a la vista y que hace una bonita reseña de este día. Dice así:

"Nosotros organizamos la excursión al lugar, el día18 de Julio y nos fuimos todos en auto, desde aquí con Santos y Ramonita, saliendo a las cinco y media de la tarde y llegamos allá a las siete; pero era tal la cantidad de coches,que no podíamos llegar, si no era haciendo muchas paradas; pues calculaban que los coches pasarían de 5.000. Subimos al monte, que no es muy alto, y estaba atestado de gente en tal forma, que decían pasarían de 60.000 almas o más. Aqullo era imponente de un efecto que nunca se nos olvidará. Creo que no veremos tanta gente reunida, hasta el Valle de Josafat. Nos acordábamos de vosotras.

A las ocho y cuarto se rezó el rosario en vascuence y todos a una contestábamos como un trueno. Era un hermosura. La letanía con los brazos en cruz y después se cantó la Salve. El "Eguizu zuk María" algo hermosísimo. Durante la letanía hubo una pausa; pues dijeron en voz alta que el niño veía a la Virgen, primero con dos Angeles, luego sola. Fué un momento de emoción; y se volvió a rezar la letanía y cantábamos el "Agur Jesusen Ama". Cuando ya terminó todo bajamos del monte y cenamos dentro del auto y después tuvimos que esperar más de una hora, para dejar pasar a los coches, que había miles, y a las personas. A las 10 dadas, vinimos hacia San Sebastián. La carretera llena de coches, como una cinta de luces, hacía un efecto fantástico. Había gente de todas partes: de Navarra muchísima. De lejos nos hizo gracia una bandera o cartel que llevaban unos de Mendigorria en la que se leía esta inscripción: "Mater Amabilis, salvad a España" Eran de lo más campechano; y cuando quisieron reunirse entre tanta gente, tocaron una corneta y así se juntaban los del pueblo que pasarían de cien. Van gentes de todas partes y todos los días vena lgunos a la Virgen. No sabemos que resultará de todo esto; pero se ve mucha fé en la gente que vá que es de todas las clases sociales. La han visto en distintas formas, unos como la Dolorosa con una espada en lamano y un pañuelo con un letrero de "paz" Otros con corona de siete estrellas brillantes, otros con doce etc., etc. No sabemos que dirá la Iglesia de esto. Hace unos días estuvo Santos (el médico) y Ramonita allí, y dió la coincidencia de que una niña de Legazpia, de 9 años, que estaba junto a ellos vió a la Virgen durante veinte minutos. Santos la observó minuciosamente y dijo que después de la aparición, quedó completamente normal,y que el cree que hay algo o más de algo de cierto allí. Durante el tiempo que veía a la Virgen Santísima., le preguntaron como era, y contestó a todos que bendecía a los que se encontraban allí; que rezaba junto con ellos el rosario etc. Algo muy emocionante. Sin duda la Virgen Santísima quiere consolar a los buenos católicos Nos hace falta."
 
 

Mutismo de la Santísima Virgen

Los días 19 y 20 a causa del mal tiempo la concurrencia decreció bastante. La niña que volvió a reponerse vió a la Virgen a la que preguntó: "Por qué no haces que todos te vean? Somos malos pero precisamente por eso sería un bien

Felipa Sagasta que presta los servicios en casa de D. Felipe Pérez Ormazábal ve a la Virgen por segunda vez. Al rezarse la Salve vió claramente a la Virgen en hábito de Dolorosa. Esta vez tenía una mano sobre la espada. La joven comenzó a gritar preguntando "Ama. Zer nai dezu". (Madre que quere).

La Santísima Virgen a las preguntas de la niña y de la joven permanecía en absoluto mutismo, dand opor toda contestación una dulce e inefable sonrisa.
 
 

La primera visión del día

Hasta ahora todos habían creído ver a la Virgen de noche. El día 24 Eulogia Aramburu de Ormáiztegui tuvo la visión a las cino de la tarde. Dijo que la vió vestida de blanco con unas palomas y mostrando el corazón. Fué el acontecimiento del día y objeto de grandes comentarios este detalle.

También llegaron a ver la aparición Pepita Taboada de Pasajes que tardó una hora en volver en sí. Por lo general casi todas las personas afirmaban haber visto a la Virgen de Dolorosa. Pepita Taboada prestó declaración a los médicos de que la había visto de Milagrosa.

Entre los que vieron también a la Virgen está el niño Beracierto, el joven Goicoechea, de Ataun, la jóven María Sanchez, hija del médico titular de Segura, José Garmendia de Legazpia y otros.
 
 

Cegada por el resplandor.

Otra señorita, también de Pasajes, María Fernández, sufrió un vahído, tardando en recuperar los sentidos hora y media. Interrogada manifestó que ella no había llegado a ver a la Vrigen.

¿Qué veía Vd. pués?-le preguntaron.

Y respondió. Un soberbio resplandor que me dejó cegada, dándome la impresión de algo del otro mundo. Y no recuerdo más porque me produjo tal impresión, que caí al suelo sin sentido.
 
 

En el Congreso de Diputados.

En el mismo Congreso de Diputados de Madrid se comentaban el día 24 las apariciones de Ezkioga.

Al ver el Sr. Maura que se aproximaban los diputados católico-vascos Oreja y Domínguez Arévalo, dijo lo siguiente: "Los únicos que nos darán guerra, serán estos señores. Con su Estatuto, son los únicos que nos podrán dar trabajo".

Al alejarse el ministro de Gobernación, comentaban los periodistas con los diputados católicos las frases de Maura y afirmaban que precisamente la región vasco-navarra debiera preocupar menos al Gobierno, como lo prueban las manifestaciones grandiosas con motivo de las apariciones de Ezkioga; allí se reunen, añadían, a diario millares y millares de personas de personas a rezar el Santo Rosario en pleno monte sin que a pesar de estas aglomeraciones y la concurrencia de cientos y cientos de automóviles se haya registrado el más leve e insignificante incidente.

Es la verdad, la pura verdad. Basta un solo ademán del sacerdote que dirige el Santo Rosario, para que 70.000 personas caigan de rodillas en pleno campo en medio de un silencio sublime.

Ni un grito, ni un viva, ni un solo muera. Eso es admirable. Y para cuidar el orden, dos parejas de miqueletes que también están de sobra.
 
 

Nota de la Comisión Eclesiástica

La Comisión Eclesiástica, creyó conveniente orientar a la opinión pública sobre algunso detalles menos respetuosos y fijar al mismo tiempo algunos puntos, para lo cual, facilitó una nota que copiamos a continuación.

"28 de Julio de 1931.

ESTAMPAS Y MEDALLAS.-No pudiendo darse hoy más que una tenue probabilidad acerca de la verdad de los hechos prodigiosos del pueblo de Ezkioga, es una verdadera temeridad y grande imprudencia, lanzarse sin más a comerciar con estampas y medallas que representan a una Dolorosa cualquiera, fabricada a capricho de un dibujante que no puede saber el detalle de tales apariciones.

Si un día el Cielo quiere confirmar estas visiones, la iglesia (y solo la iglesia) escogerá y aprobará el modelo que más se ajuste a los detalles que los videntes señalen, y a él deberán ajustarse todos los clichés y troqueles que después hayan de fabricarse.

Entre tanto rogamos encarecidamente a todos los peregrinos, visitantes y turistas, se abstengan de adquirir objetos, lo mismo religiosos que profanos, que de algún modo signifiquen recuerdo de dichas apariciones.

PIEDAD Y RESPETO.-Desde un principio se ha notado y sentido en el sitio de las apariciones (así lo confiesan todos) un algo muy difícil de explicar, que insensiblemente recoge, hondamente conmueve y convida poderosamente a la piedad.

Por eso el santo rosario, que es el único acto religioso oficial que aquí se practica, viene recitándose con extraordinaria devoción y gusto espiritual intenso, tanto que muchísimos caballeros y señoras vienen aquí, no con afán de ver a la Virgen, sino exclusivamente a rezar el santo rosario.

Este es el hecho cierto que lo ven y lo palpan en Ezkioga, no media docena de personas, sin todos los que vienen con un poco de sentimiento religioso.

Y en ello principalmente, respetando en silencio lo demás, debemos poner hoy nuestro corazón y nuestros esfuerzos espirituales: rezar mucho, rezar bien, rezar con fervor y devoción por las tremendas y urgentes necesidades de a patria. Evítese por lo tanto durante el tiempo del Santo Rosario y en los momentos en que los videntes creen está allí la Virgen, todo acto que cause molestia y distracción a las personas que oran, como son: el fumar, iluminar con las linternas, correr de una parte a otra sin necesidad, dar gritos y "vivas" a la Virgen, a Cristo, etc., (los otors vivas ni entonces ni después.

HORA DE ROSARIO.-Desgraciadamente no todos van a Ezkioga, a practicar la piedad y a rezar.

Gente hay, no mucha, gracias a Dios, que ha tomado esto de Ezkioga, de tapadera para sus desahogos nocturnos; es gente que se pasa la vida amasando barro y como es un oficio tan sucio, prefieren hacerlo de noche: ¡Infelices!, ¡están ciegos!, pues no saben que mientras ellos ofenden descaradamente a Dios y a su Madre, miles y miles de personas, con los brazos en cruz, oran con maravilloso recogimiento y fervor muy cerca de ellos.

Con el único objeto de cortar estos atrevidos desahogos que tanto desentonan y tanto nos amargan, nos vemos obligados a poner la hora oficial para el santo rosario a las seis y media de la tarde.

Esto no obstante las personas piadosas y las favorecidas de la Virgen, podrán visitar cuantas veces quieran y a la hora que gusten. Pero desde hoy, martes, día 28, la hora en que oficialmente se rezará el santo rosario, será a las seis y media.

La gloria de Dios y de la Santísima Madre y el bien de las almas nos mueve a dirigir estos ruegos a los miles de peregrinos que vienen aquí; esperamos ser atnedidos.-La Comisión Eclesiástica".
 
 

Nota del Vicario General

Ante la nota de la Comisión Eclesiástica y considerando el Vicario General que no existía Comisión Eclesiástica ni se celebraba en Ezkioga acto oficial alguno de culto creyendo su deber facilitó a su vez otra nota aclarando la de la presunta Comisión Eclesiástica. Dice así:

"Con gran sorpresa hemos leído un escrito publicado hoy en la prensa, titulado: "Sobre las apariciones de Ezkioga" que estaba firmado por la Comisión Eclesiástica" y en el que se anunciaba que se rezaría el Santo Rosario COMO ACTO OFICIAL DE CULTO en aquel lugar.

Cumpliendo especial encargo del Excelentísimo Obispo Diocesano, hacemos público que ni su Excelencia Reverendísima, ni su Vicario General, ni ninguna Autoridad Eclesiástica, ha nombrado hasta la fecha Comisión alguna que entienda en los sucesos de Ezkioga por juzgar que no ha llegado todavía el momento oportuno para ello; y que aunque dicha Autoridad Eclesiástica no ha prohibido ni creo deber prohibir en manera alguna los actos religiosos que la fe y la piedad inspiran a los fieles que acuden a aquel lugar, no se practica allí acto alguno CON CARACTER OFICIAL, en nombre de la Santa Iglesia, que ningún juicio ha emitido todavía acerca de las apariciones de la Santísima Virgen que allí pudieran tener lugar.

Por lo mismo quedan absolutamente desautorizadas toda clase de estampas y medallas que de cualquier forma se refieran a dichas apariciones.

JUSTO ECHEGUREN

Vicario General de S.E.R.

San Sebastián 23 de Julio de 1931
 
 

¿Una hermita?

El día treinta persiste la concurrencia a Ezkioga. Persisten las presuntas apariciones, Las favorecidas con la gracia fueron dos mujeres, un joven y una niña.

Juan del Coro que pasaba una temporada en Villafranca vió a la Virgen rodeada de Angeles y acompañada de una monja. Dice que no le vió bien la cara. Pero la aparición es una realidad.

Benita Aguirre de Legazpia de nueve años, vió también a la Virgen. Esta niña habló a la Virgen y asegura que Nuestra Señora le contestó. Preguntó si deseaba que se le construyese una hermita en aquel lugar y la Virgen le respondió que nó.

Esta misma pregunta hecha por otra vidente obtuvo la misma contestación.
 
 

En el aire sin apoyo

Objeto de muchos comentarios fué lo ocurrido el día 5 con el joven de Ataun, Goicoechea. Este joven en el momento de la visión sus amigos lo condujero al botiquín. En la sala de declaraciones dieron palabra de que el citado joven al ser conducido por ellos estuvo varios segundos en el aire, sin ningún punto de apoyo.

Los comentarios fueron de diversas tendencias. El hecho merced a la aglomeración de gente era de difícil comprobación. Mientras muchos hacían incapie en en que aquellos jóvenes no hubiesen tenido inconveniente en firmar un documento testificando lo ocurrido a Francisco Goicoechea, otros muchos desvirtuaban la noticia afirmando ser ilusiones sin fundamenteo alguno.
 
 

Varios días en pocas líneas

Siguen creyendo ver las apariciones numerosas personas, pero como casi todas son ya conocidas por este motivo y no ofrecen nuevos datos nos abstenemos de reseñar los días que median entre el 2 de Agosto y el 15 de Octubre, en que vuelve a tomar gran incremento el número de visitantes, siendo tema en todas las conversaciones los hechos milagrosos que ya tuvieron su comienzo en el caso de Francisco Goicoechea pero que a partir de esta última fecha tienen una continuación mucho más llamativa.

A pesar de todo persiste la animación en Ezquioga, si bien no se advierten las grandes aglomeraciones de los primeros días a lo que mucho contribuye el tiempo desagradable que venía hciendo y que resta concurrencia a aquel paraje. Pero lo que desde luego continúa es la fervorosa devoción que tan grata sensación causa a cuantos por primera vez acuden a Ezkioga.

Continuan también los casos de las presuntas apariciones con notables coincidencias de detalle y grandes visos de realidad. Los sacerdotes siguen recogiendo datos con todo celo pero sin aventurar juicios naturalmente.

Acuden también muchos médicos que desean buscar una explicación a los sucesos que vienen ocurriendo en aquel punto y que estudian preferentemente a las personas que más frecuentemente dicen haber presenciado las apariciones. Uno de los casos más estudiados es el del joven Goicoechea de Ataun, cuyas visiones siguen repitiéndose con particular frecuencia.
 
 

Fuente que mana barro

El hecho más saliente y que más llamó la atención durante este lapso de tiempo que dejamos de reseñar fué el caso que tuvo lugar precisamente en Santa Lucía a un soldado de los regimientos que llegaron a estas provincias con motivo de las maniobras militares.

El pelotón de soldados avanzaba por la carretera de Sta. Lucía cuando a la vista del lugar de las apariciones uno de los soldados empezó a hacer mofa de las apariciones de los videntes y de la divina aparecida. En fin una de esas lenguas desatadas que tan mal sientan a los oídos de una persona algo culta.

El rajín de la caminata y el ardor del sol había secado las gargantas. Los soldados acercaron sus cantimploras al chorro de agua pura y cristalina que brotaba de una fuentecilla situada a la vera de la carretera.

Uno tras otro fueron apagando la sed. Llegó el deslenguado. Acercó su cantimplora, pero esta vez la fuente manaba barro en lugar de agua pura y cristalina. Vació la cantimplora y la volvió a acercar. Nuevamente la vió con extrañeza llena de barro. El hombre no sabía explicarse lo que veía co n sus propios ojos.

Acercaron sus compañeros las cantimploras y bebieron el agua pura que vieron en un principio. Y ane la insistencia del desafortunado el agua se volvía barro. Renegado de su suerte y a despecho el soldado bebió aquella agua sucia más bien que turbia. Pero he aquí que sufriendo un desvanecimiento y faltándole las fuerzas vino a caer en tierra ante la estupefacción de sus compañeros que le auxiliaron conociendo el justo castigo por su palabra soez.

Los mismos capitanes ante la evidencia del hecho dieron fé y atestiguaron considerar el hecho prodigioso.

Posteriormente corrió el rumor aunque infundado de que el desgraciado joven ha quedado sordo y ciego.
 
 

Volviendo a Ezkioga

Consideramos transcurrido el largo plazo en que los sucesos de Ezkioga perdieron algo de su interés para volver nuevamente a ocuparnos de lo ocurrido desde la fecha del 15 de Octubre hasta hoy en que los casos son prodigiosos y se presentan revestidos de grandes visos de influencia sobrenatural.

Días antes de la fecha circulaban rumores insistentes de que con fecha próxima habían de tner lugar en Ezkioga hechos milagrosos en que se vería palpablemente la intervención divina.

Propagadas estas predicciones merced a las manifestaciones que bien de Francisco Goicoechea o Ramon aOlazabal hicieron a sus familiares o conocidos, no tardó mucho tiempo para qu ecomo es notado el público se encargase de determinar la clase y detalles del prodigio con su fecha fija.

Ramona Olazabal había ya entregado con dos meses de anticipación una carta al párroco de Zumárraga D. Antonio Amundarain y otra a la familia de Zulueta de San Sebastián en la que daba algunos detalles de lo que había de ocurrir la fecha del día 15 de Octubre.
 
 

Día 15 de Octubre

Al atardecer la concurrencia era notable en Ezkioga pues una muchacha de 16 años, Ramonita Olazabal, hacía varios días venía manifestando que la Virgen, al aparecérsele, le había manifestado que el día 15 se produciría un suceso milagroso. Rumor que circuló insistentemente.

Se rezó un rosario y luego oro. Hubo las mismas pruebas de piedad que los días aneriores. Se advirtió la asistencia de algunos médicos y desde lueg de varios sacerdotes.

A eso de las cinco y media de la tarde Ramonita Olazabal fué al lugar destinado a los videntes. Pero antes de llear sintió una especie de éxtasis y advirtió que sus manos estaban llagadas. Tenía dos llagas en la mano izquierda y una en la derecha con una profundidad de centímetro y medio.

Parece que el día anterior dijo que la Virgen le iba a llagar las manos por efecto divino y que se llevasen vendas. También dijo que la Virgen le iba a regalar un rosario y que se le mirase antes de subir. Se le observó detenidamente y no llevaba rosario alguno. Al volver en cambio, tenía uno sujeto al cinturón.
 
 

María Luisa Azurmendi

María Luisa Azurmendi, de Ormáiztegui, tiene ocho años de edad. Es una de las primeras y más constantes videntes. Todo el mundo estaba pendiente de ella viéndola dirigirse a la Virgen con preces y palabras llenas de ingenuo candor. Tenía las manos cruzadas, adelantadas sobre el busto en actitud de orar.

Nadie había notado en sus manos nada que llamara la atención cuando de pronto muchas voces a una gritaron:

-Un rosario. Un rosario. Le ha caído en las manos un rosario.

Antes de ocurri lo del rosario había caído a los pies de María Luisa una medalla. La niña no se dió cuenta de ello, o por lo menos no hizo caso. Pero cuado volvió en sí preguntó enseguida por la medalla.

-¿Dónde está la medalla que me ha echado la Virgen? ¿Quién la tiene?

Antes de entregársela le hicieron preguntas a las que coincidía exactamente con los detalles de la medalla.
 
 

Ramonita Olazabal

Centenares de personas subían a la fonda donde estaba acomodada esta jovencita. Insistentemente requerían su presencia y cuando la veían se echaban a sus pies y le besaban las vendas con que cubrían sus llagas.

La muchacha amable y sonriente contestaba a cuantas preguntas se le hacína.

-Qué impresión le causó al sentirse herida?

-Hermosa, como siempre... No se puede explicar. Una siente algo así como si viera el cielo abierto, y luego como una congoja muy grande.

-Pero Vd. ha visto muchas veces a la Virgen?

-Muchas. Pero siempre se siente la emoción. Ayer al hacerme las llagas, le ví que venía con dos espadas y me dijo que abriera las manos. Yo obedecí y sentí dos pinchazos. Luego comenzó a brotar la sangre.

-¿Y le dió la Virgen un rosario?

-Aquí lo tengo. Ve Vd. como está puesto, en que forma. Pues así me lo encontré puesto en el cinturón.

(La muchacha muestra el rosario en forma que para entrarlo en el cinturón es preciso soltar este)

-Usted sabía que la Virgen le iba a hacer las llagas?

-No; Lo que yo había anunciado es que la Virgen obraría un milagro ese día y que me regalaría un rosario. Por eso, a varias señoras les pedí antes de ir al monte que me registrasen para que viesen que no llevaba ningún rosario.

-Como anunció Vd. ese prodigio?

-A un sacerdote y a D. Luis Zulueta, en unas cartas ceradas, les decía que el día de la fiesta de Santa Teresa, la Virgen obraría un prodigio en Ezkioga y que ese prodigio consistiría primeramente en que me regalaría un rosario. Así me lo había prometido la Virgen.

-¿Y no le ha dicho otras cosas la Virgen?

-Sí, pero no las puedo decir ahora. Son revelaciones que yo no puedo hacer ahora.

-¿Y Vd. está segura de que es la Virgen la que habla?

-Y bien seugra. Oigo su voz estupendamente. No me cabe ni la menor duda. Y la veo como le estoy viendo a Vd. ahora. Y es tan hermosa...

-¿Le duelen las heridas de las manos?

-Nada absolutamente. Ayer me quemaron con alcohol pupro y como si no.

-¿Con quién estaba Vd. cuando se le acercó la Virgen

-Con una chica de Ataun; ella y otra de Tolosa me ayudan cuando yo tengo alguna visión y yo lo mismo a ellas.

Así nos arreglamos, porqueya sabe Vd. que nos dá algo así como un vahído. A mí se me sube la parte superior del cuerpo; pero los pies parece que se me quedan pegados al suelo.
 
 

Versión de testigos presenciales

Unas señoras-D.ª Juana Doradell, D.ª Consuelo Astorquia y la Sta. Aguirre-que presenciaron de cerca el momento en que Ramona Olazábal sintió llagarse sus manos, han explicado así lo que vieron:

-¿Estaban Vds al lado de Ramona en aquel momento?

-Completamente al lado.

-¿Son Vds. amigas de ella?

-No la conocemos siquiera ni la habíamos visto en nuetra vida.

-¿De dónde son Vds?

-De Santurce y es la primera vez que venimos a Ezkioga

Y luego, estas señoras de Santurce, entre grandes protestas de fe y de acción de gracias a Dios porque las ha deljado ver lo que han visto, nos explican como vieron ellas efenómeno.

Ramona llegó anoche al campo un poco retrasada, Había ya mucha gente ante la empalizada que se ha colocado para que los videntes no sean arrollados por la multitud. Ramona no podía llegar ya a ella sin llamar demasiado la atención, y parece que prefirió quedarse fuera. Cerca de nosotras dicen las señoras de Santurce.

-En esto nosotras y todos los que estaban cerca nos dimos cuenta de que Ramona estaba en extasis. Hicimos corro en torno a ella y de pronto vismo que se exaltaba extraordinariamente; que quería hablar, que hablaba entrecortadamente con la visión y que extendía de repente las manos hacia ella con las palmas hacia abajo.

Y las señoras de Santurce mientras hablaban, van imitando todos los movimientos que vieron hacer a Ramon.

De pronto-dicen-cuando tenía las manos extendidas vimos que le brotaba una gota de sangre en cada una. En seguida la sangre empezó a correr de modo alarmante. Y al mismo tiempo desde lo alto del monte otra vidente gritó:

"La Virgen la ha tocado con sus espadas y ahora le coloca a la cintura un rosario".

Miramos-dicen-a la cintura de Ramona y allí tenía, efectivamente, el rosario que Vds. lo han visto. Nosotras no podemos asegurar que antes no le llevara; pero ella si lo asegura y sabe tode el mundo como aseguró antes de subir al monte que la Virgen le haría hoy un regalo.

-¿Vds. le vieron antes las manos a Ramona?

-Claro que se las vimos. Precisamente al llegar hasta nosotras iba separando con las manos a la gente para abrirse paso. Se las vimos sobre todo cuando las extendió. Si hubiera tenido entonces esas heridas que ahora tiene, no hubiéramos podido menos de vérselas enseguida.
 
 

Opinión de Doctor Aranzadi

El Doctor Aranzadi, que forma parte de la Comisión informadora dice que al hacer la cura a la joven de Beizama observó que tenía tres llagas. Dos en una mano y una en otra. El no puede decir llagas están hechas por alguna persona o son obra milagrosa, pero lo que bien advierte es que las cortadas tienen las mismas características de los cortes que se dan en cirugía.

Desde luego la joven por su propia mano no ha podido producirse tales heridas ni se puede creer que sea algún rasguño hecho con las ramas de los árboles.

Todas las características de la herida son de que están hechas con un objeto muy punzante como el bisturí.
 
 

Una nota del Vicario general

Tales proporciones adquirieron los rumores y comentarios de la gente sobre los sucesos acaecidos en Ezkioga que el Vicario General creyó oportuno facilitar una nota para orientar la opinión pública.

Dice así la nota:

"Para orientar a la opinión acerca de algunos hechos que se dicen acaecidos en Ezkioga en el día 15 del corriente, nos creemos en el deber de hacer público que de las diligencias practicadas, y entre ellas, la inspección pericial, no resulta probado indicio alguno de intervención sobrenatural, en la imposición del rosario que lleva pendiente de su cintura la joven Ramona Olazabal, de Beizama, ni en la producción de las heridas que tiene en sus manos.

Y sí, motivos suficientes para poder atribuírlo a causas puramente materiales.-Justo Echeguren.-Vicario General.- Ezkioga, 17 de Octubre de 1931."
 
 

La llaga de Josefa Lasa.

Josefa Lasa es también muy conocida por sus constantes visiones. El sábado día 17, durante el rosario tuvo un extasis durante el cual la gente afirmó haberse producido la llaga que presentaba en una de las manos. La llaga, más bien rasguño es muy superficial y apenas brota de ella la sangre.

Alguien aseguraba que Josefa Lasa había tenido oculta la mano hasta el momento bajo el abrigo y podría traer el rasguño ya hecho.

En cambio las personas que estaban cerca de la muchacha juraban que habían visto como se producía la pequeña herida, hecha según manifestó la joven por el Niño Jesús con una pequeña daga que llevaba.
 
 

Opinión de la Comisión informadora.

Extractamos de "El Día" la opinión autorizada de la Comisión informativa que juntamente con el doctor Aranzadi está ocupándose desde el primer día del caso de las pretendidas visiones.

Los miembros de la misma creen que conocen los fundamentos en que se asienta la autorizada opinión del señor Echeguren.

Es doctrina teológica que mientras no haya razones positivas y suficientes no se puede admitir como sobrenatural hecho alguno por muchas que sean las apariencias que de ello tenga. En el caso de Ramona Olazabal no existen ciertamnete tales razones.

-Pero es que el Vicario les decimos, habla además de motivos suficientes para atribuirlo a causas naturales. Parece que el las conoce.

-No hace falta que las conozca; basta que las presuma, con cierta probabilidad después de las declaraciones que haya podido oir. Esta segunda parte es el corolario de la primera. Si no hay razones para pensar que el hecho sea sobrenatural, hay que afirmar lógicamente que se trata de algo meramente natural. En esta misma opinión se afirma más el señor Vicario seguramente, oyendo explicarse a Ramona Olazabal y a Josefa Lasa.

-El Doctor Echeguren estuvo con Uds cuando vino a Ezkioga?

-No, no estuvo aquí.

-Donde se documentó entonces?

-No lo sabemos con seguridad.
 
 

La devota romería diaria

Cuando terminamos estas líneas continua la devoa romería diaria. Se reza y se canta con fervor.

Reina el orden más absoluto y la devoción más patriarcal.

Son muchos los que ven...

Y son muchos los que la ven con los ojos del alma aunque no pueden contemplarla con los ojos del cuerpo.
 
 
 
 
 
 

Vda. de Zunzunegui

e Hijos

FÁBRICA DE MESAS PARA ESCUELAS

DETALLES Y PRESUPUESTOS GRATIS
 
 

Herreros, 26 :-: Teléfono 133

TOLOSA
 
 
 
 

MIGUEL UGALDE

COMISIONES Y REPRESENTACIONES

Stock PIRELLI

AUTOMÓVILES DE ALQUILER

GARAGE

ACEITES Y GRASAS

ZUMÁRRAGA
 
 

Vda. de Zunzunegui

e Hijos

Muebles de lujo y económicos

Tapicería y Cortinaje

Especialidad en Alfombras de nudo
 
 

Herreros, 26 :-: Teléfono 133

TOLOSA

Vda. de Zunzunegui

e Hijos

FÁBRICA DE MESAS PARA ESCUELAS

DETALLES Y PRESUPUESTOS GRATIS
 
 

Herreros, 26 :-: Teléfono 133

TOLOSA


2007 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net