2014ko azaroak 1, larunbata
Atzo Atzokoa

Tituluak:  Acta de la asamblea celebrada por los ayuntamientos vasco-navarros el 19 de Julio de 1932 para la discusión y aprobación del Estatuto
Gaiak   :  Euskadi - Estatuto de Autonomía - Proyecto - 1932
Editoreak: Imprenta Provincial, [Pamplona], 1932?
 
 Kokalekua                      Signatura
 FONDO GORDEAK             C-22 F-3                 
 FONDO GORDEAK             C-255 F-17

Pincha para ampliar

ACTA
DE LA ASAMBLEA CELEBRADA POR LOS
AYUNTAMIENTOS VASCO-NAVARROS
EL 19 DE JUNIO DE 1932 PARA LA
DISCUSIÓN Y APROBACIÓN DEL
ESTATUTO

Imprenta provincial
a cargo de M. Falces
 

ACTA de la Asamblea celebrada por
los Ayuntamientos Vasco-navarros el
19 de Junio de 1932 para la discusión
y aprobación del ESTATUTO.

En la ciudad de Pamplona, a diecinueve de Junio de mil novecientos treinta y dos, bajo la presidencia del Vicepresidente de la Excelentísima Diputación Foral y Provincial de Navarra, Don Constantino Salinas, a quien acompañaban los Presidentes de las Excmas. Diputaciones Provinciales de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya, Señores Don Teodoro Olarte, Don José Trecu y Don Rufino Laiseca, se reunió en el Teatro Gayarre la Asamblea de Municipios Vasco-Navarros, representados como luego se dirá, para deliberar sobre el proyecto de Estatuto Vasco-Navarro aprobado por las Comisiones Gestoras de aquellas cuatro provincias.

Detrás de la Mesa presidencial, tomaron asiento las Comisiones Gestoras de las citadas Diputaciones, así como los técnicos y miembros de la Ponencia que habían intervenido en la confeccion de dicho Estatuto, y, expresamente invitados, los Diputados a Cortes Señores Don Francisco de Basterrechea, Don José Horn, Don Rafael Picavea, Don Manuel Eguileor, Don Ramón María Aldasoro, Don Jesús María Leizaola, Don Manuel Robles, Don Miguel Gortari, Don Félix Susaeta y Don Mariano Ansó.

Actuó de Secretario el de la Diputación de Navarra D. Luis Oroz.

Los Ayuntamientos representados eran los siguientes.

Provincia de Alava

Alda, representado por Don José Arróniz Múgica
Alegría, por Don Macario Díaz de Espada B. Guevara
Amurrio, por Don Dámaso Arberas Llandera
Antoñana, por Don Cándido Sagastuy Chasco
Añana, por Don Fernando García
Apellániz, por Don Lucio García
Aramayona, por Don Faustino Bengoa Cilláurren
Arceniega, por Don Juan Zabalgoitia Alejandro
Armiñón, por Don N. Abecia Larrinaga
Arrastaria, por Don Juan Larrea Zulueta
Araya, por Don Ignacio Suso Gz. de Alaiza
Azparrena, por Don Emilio Urquiza
Ayala, por Don Lázaro Gancedo Salmantón
Barrundia, por Don Francisco Uriarte Otaduy
Berantevilla, por Don Esteban Saénz Ugarte Armentia
Bergüenda, por Don Santos F. de Pinedo
Bernedo, por Don Canuto Barona Nájera
Campezo, por Don Lucas Mendoza Gómez Segura
Cigoitia, por Don Víctor Aranguiz Izaga
Contrasta, por Don Félix Ortiz Lazcano
Corres, por Don Juan Gómez
Cripán, por Don Forentino Marañón
Cuartango por Don Severiano Fernández
El Burgo, por Don Benigno Ortiz de Zárate
Elciego, por Don Sinforiano Giménez Ventrosa
El Villar, por Don Alejandro Juanzaráin
Gamboa, por Don Isidoro Barrutia Basterra
Gauna, por Don Saturnino L. Vicuña y R. Eguino
Iruña, por Don Angel M. Estarrona y L. Vicuña
Iruraiz, por Don Gregorio Medinabeitia
Labastida, por Don Isaac García Lobera
Laguardia, por Don Aurelio Arbulu Amelibia
Laminoría, por Don Víctor Berrueta Landa
Lanciego, por Don Gerardo Calleja Iglesias
La Puebla de la Barca, por Don Salustiano Medrano
Leza, por Don Teodoro Galarza San Millán
Lezama, por Don Juan Aguirre Respaldiza
Los Huertos, por Don Tiburcio Iturriza Gz. Artza
Llodio, por Don Lorenzo Zarandona Larracoechea
Marquínez, por Don Daniel Egúrcegui
Mendoza, por Román Salazar Iturrate
Moreda, por Don Angel Bujanda Sugasti
Nanclares de Oca, pro Don Moisés Durana Mardones
Oquendo, por Don José Plágaro
Orbiso, por Don Lucas Fernández Gacero
Oteo, por Don Félix Echezarreta y Pérez
Oyón, por Don Lorenzo Galarza Fernández
Peñacerrada, por Don Bernardo González Martínez
Pipaón, por Don Bernardino Ibáñez Martínez
Quintana, por Don Juan Domingo San Vicente
Ribera Alta, por Don Moisés Salazar y Sopelana
Ribera Baja, por Don Benito Rodríguez Lezaeta
Salinillas, por Don Casimiro Lasheras
Salvatierra, por Don Emilio López
San Millán, por Don Emeterio Ugartondo Arana
San Román de Campezo, por Don Esteban Ochoa Ibisate
San Vicente Arana, por Don Andrés Quintana
Urcabustaiz, por Don Eladio Urbina Uzquiano
Valdegovía, por Don Pedro Barredo Guinea
Villarreal, por Don Leandro Arregui Jayo
Vitoria, por Don Tomás Alfaro
Zalduendo, por Don Martiniano Ordoñana
Zambrana, por Don Agapito Martínez Lagos Quintana
Zuya, por don Vidal Sautu González Apodaca.
 

Provincia de Guipúzcoa

Abalcisqueta, por Don José María Lopetegui
Aduna, por Don Pedro Tejería
Aizarnazábal, por Don Juan José Odriozola
Albistur, por Don Pedro Eceiza
Alegría, por Don Antonio Arrizabalaga
Alquiza, por Don Crispín Sorrarain
Alza, por Don Pedro Ayesta
Amézqueta, por Don Felipe Aguirrebarrena
Andoain, por Don Pablo Eguibar
Anzuola, por Don Lorenzo Echeverría
Arana, por Don Joaquín Múgica
Arechavaleta, por Don Pedro Jáuregui
Asteasu, por don Martín Beobide
Astigarraga, por Don Ricardo Múgica
Ataun, por Don Francisco Dorronsoro
Aya, por Don Gabino Alústiza
Azpeitia, por Don Casto Orbegozo
Baliarrain, por don Pascual Mimendia
Beasain, por Don Jacinto Urteaga
Beizama, por Don Franciso Otaegui
Belaunza, por Don Miguel Iraola
Berástegui, por Don Lucio Echeverría
Berrobi, por Don Fermín Elícegui
Cegama, por Don Ramón Alusquiza
Cerain, por Don Jerónimo Arrizabalaga
Cestona, por Don Martín Iriondo
Cizurquil, por Don Antonio Mendizábal
Deva, por Don Florentino Marquiegui
Eibar, por Don Alejandro Tellería
Elduayen, por Don José Muñagorri
Elgoibar, por Don José Ramón Balanzategui
Elgueta por Don José Martín Rana
Escoriaza, por Don José Garro Elorza
Ezquioga, por Don José Arizti Múgica
Fuenterrabía, por Don Floro Eizaguirre
Gainza, por Don José Ignacio Garmendia
Gabiria, por Don Fernando Larrea
Gaztelu, por Don José Machinandiarena
Goyaz, por Don Ramón Otaegui
Guetaria, por don Jenaro Basterrechea
Hernani, por Don Miguel Toledo
Ibarra, por Don Ignacio Beobide
Icazteguieta, por Don Manuel Olano
Ichaso, por Don José Aramburu
Idiazábal, por Don Pedro Aseguinolaza
Irún, por Don Luis Salís
Irura, por Don Apolinar Gabarain
Isasondo, por Don José Manuel Sarasola
Larraul, por Don Antonio Irazu
Lazcano, por Don Eusebio Erauzquin
Leaburu, por Don José Ugartemendía
Legazpia, por Don Daniel Aranguren
Legorreta, por Don Antonio Galparsoro
Lezo, por Don José Guezala
Lizarza, por Don José María Aguirrebarrena
Mondragón, por Don Eugenio Rezusta
Motrico, por Don Fermín Andonegui
Mutiloa, por Don José Alustiza
Olaverría, por Don Francisco Estensoro
Oñate, por Don Javier Celaya
Oreja, por Don Miguel Achega
Orendáin, por Don José M.ª Irazusta
Orio, por Don Esteban Azkue
Ormáiztegui, por Don Jose M.ª Tellería
Oyarzun, por Don Manuel Baraibar
Pasajes, por Don Antonio Puy
Placencia, por Don Pedro M.ª Iriondo
Regil, por Don Miguel Irulegui
Renteria, por Don Paulino García
Salinas, por Don Antonio Ibarzábal
San Sebastián, por Don Fernando Sasiain
Segura, por Don Nicolás Arceluz
Tolosa, por Don Doroteo Ciaurriz
Urnieta, por Don José M.ª Belaunzarán
Usurbil, por Don Francisco Salsamendi
Vergara, por Don Víctor Ignacio Zubizarreta
Vidania, por Don José Arrieta
Villabona, por Don Valeriano Saizar
Villafranca, por Don Francisco Iturrioz
Villarreal, por Don Domingo Berriochoa
Zaldivia, por Don Juan Mendizábal
Zarauz, por Don Marcelino Manterola
Zumárraga, por Don Basilio Fernández
Zumaya, por Don Victoriano Arrate
 

Provincia de Navarra

Abaigar, por Don Benito Pascual Galdeano
Abárzuza, por Don Javier Goicoechea Astrain
Abaurrea Alta, por Don Damián Iriarte Ilinceta
Aberin, por Don Honorato Ripa Fernández
Adios, por Don Serafín Lamberto Pabolleta
Aguilar de Codés, por Don Moisés Alcoz Hermosa
Aibar, por Don Javier.Iciz Ribera
Alsasua, por Don Luis Goicoechea
Anín, por Don Jaime Balanzategui
Ano, por Don Segundo Garnica Mendiluce
Améscoa, por Don Gregorio Ulibarri Pérez
Ancín. por Don Matías Zabala Mondragón
Andosilla, por Don Martín Resano Osés
Ansoáin, por Don Cesáreo Pérez Erro
Anué, por Don Gregorio Larralda Larramendi
Añorbe, por Don Demetrio Lizarraga Urrizalqui
Aoiz, por Don Celestíno Laco Iriarte
Araiz, por Don José Antonio Ochotorena Iriarte
Aranarache, por Don Martín Ruiz
Aranaz, por Don Miguel Jorajuría
Aranguren, por Don Leocadio Biurrun Iriarte
Arano, por Don Paulino Narvarte
Araquil, por Don José Lazcoz Vinanueva
Aras, por Don Paulino Chasco
Arbizu, por Don José J. Razquin Lazcoz
Arce, por Don Salvador Bidegain Larrea
Arenano, por Don Juan Aguirre Luquin
Areso, por Don Jorge Eraso Echeverría
Arguedas, por Don Antonio Rodrígo Zubieta
Aria, por Don Jacinto Maisterra
Aribe, por Don Francisco Pedroarena
Arraiza, por Don Esteban Armendáriz
Atróniz, por Don Francisco Ruiz Balanzategui
Arruazu, por Don Fidel Ochagavia dofti
Artajona, por Don Ruperto Catalán Deán
Artazu, por Don FraJtcisco Ciriza Olangua
Atez, por Don Migúel Erice Cervera
Ayegui, por Don José Castillo Valentin
Azagra, por Don Constantino Cerdán Sánchez
Bacaicoa, por Don Esteban Fernández
Barásoain, por Don Paulino Zubicoa Maftu
Barbarin, por Don Pablo Morrás Vélaz
Bargota, por Don Leandro Aguirre
Basaburúa Mayor, por Don José Miguel Loidi Barandiarán
Baztán, por Don Pablo Marin Fernández
Beire, por Don Vicente Oroz Lacasta
Belascoain, por Don Bernardo Urabayen Ezcurta
Berbinzana, por Don Pedro Lacabe Lizarbe
Bertizarana, por Don José Ugarte Magirena
Betelu, por Don Canuto Marticorena
Biurrun-Olcoz, por Don Higinio Otazu Jabat
Buñuel, por Don Fausto Lasheras Remón
Burguete, por Don Benito Azanza
Burgui, por Don Dámaso Glaria Salvador
Cabanillas, por Don Angel Rodriguez Mallagaray
Cabredo, por Don Estanislao Zurbano Fernández
Cadreita, por Don Bernabé Preciado
Caparroso, por Don José Rodriguez Garcia
Carcar, por Don Pedro Marzo Arrieta
Carcastillo, por Don Gregorio Alfaro Iturralde
Cascante, por Don Luis Felipe Felipe
Cáseda, por Don Francisco Olleta Leoz
Cintruénjgo, por Don Victoriano Navascués
Ciordia, por Don Bartolomé Mend3za
Cirauqui, por Don Casiano Vilella Apezteguia
Ciriza, por Don Francisco Porrón Zabalza
Cizur, por Don Félix Azanza
Corella, por Don Melitón Catalán
Cortes, por Don José Castillo Belio
Desojo, por Don Anastasio Pérez Labeaga
Dicastillo, por Don Francisco Grotin
Donamaría, por Don Oraciano Albístur
Egüés, por Don Babil Idoate Armendáriz
Echalar, por Dpn José Ehzagoyen Arbulua
Echarri, por Don Victor Urdánoz Ooñi
Echarri-Aranaz, por Don José Martín Marcotegui
Echauri, por Don Esteban Ezcurra Arraiza
El Busto, por Don Epifanio Ripa
Elgorriaga, por Don José Francisco Urroz Bengoechea
Elorz, por Don Eusebio Lizarraga Echalecu
Enériz, por Don Samuel Santesteban
Erasun, por Don Sebastián Retegui Oastiarena
Ergoyena, por Don Martín Huarte Martija
Erro, por Don José Errea Murillo
Eslava, por Don Apelio Ayape Otazu
Esparza, por Don Bonifacio:Esarte Esarte
Espronceda, por Don Juan Cruz Villalba
Estella, por Don Segundo Múgica y López de Eguileta
Esteribar, por Don Tomás Mendizábal
Etayo, por Don Julio Maeztu
Eulate, por Don Miguel Andueza
Ezcabarte, por Don Francisco Iribarren Jrigoyen
Ezcároz, por Don Celedonio Hualde
Ezcurra, por Don José María Elizalde Tellechea
Ezprogui, por Don Cándido Izco Elguea
Falces, por Don Pedro Zarraluqui Diez
Fitero, por Don Juan Cruz Díaz Orive
Fontellas, por Don Santiago Remiro
Funes, por DonCándido Acedo
Fustiñana,por Don Oregorio:Loroño Chavarría
Galar, por Don Angel Alfonso
Gallipienzo, por Don Javier Imirizaldu Oarayoa
Gallués, por Don Timoteo Iribarren Grasanz
Garayoa, por Don Sabas Esparza
Garde, por Don Indalecio Cruchaga Echandi
Garínoain, por Don Víctor Bariáin Arellano
Garralda, por Don Cornelio Iriarte Pedroarena
Genevilla, por Don Máximo San Vicente Oarcía
Goizueta, por Don Bibiano Tomasena Loyarte
Goñi, por Don Agapito Hermoso de Mendoza
Guesálaz, por Don Natalio Ochotorena San MaTtín
Güesa, por Don Ventura Iribarren Goyena,
Guirguillano, por Don Indalecio Asiáin
Gulina, por Don José Joaquín Aguinaga Soravillá
Huarte, por Don Raimundo Uedín Zunzarren
Huarte-araquil, por Don Silverío Astiz Lacunza
Ibargoiti, por Don Juan Lecumberri
Igúzquiza, por Don Julián Ruiz Viana
lmoz, por Don Agustín Beloqui Guerendíáín
Irañeta, por Don Fausto Lacunza Urríza
Isaba, por Don Mariano Mayo Pérez
lturen, por Don Franciscolñigo Sagardía
Iturmendi, por Don Hermenegildo Galarza Apalategui
Iza, por Don Isidro Aniz Arguiñano
Izagaondoa, por Don Antonio Eslava
Izalzu, por Don Ignacio Barber Zarraluquí
Jaurrieta, por Don Oabriel Andrés Recalde
Javier, por Don Celestino Aznar Pascual
Juslapeña por Don Melchor Oascue Arraíza
Labayen, por Don José Maria Orajirena
Lacunza, por Don Venancio Razquin Senar
Lana, por Don Juan Pedro Martínez Murguía
Lanz, por Don Pedro Cenoz Marticorena
Lapoblación, por Don Ramón Pérez
Larraga, por Don Máximo García García
Larraona, por Don Cayetano Ulívarri
Larráun, por Don Juan José Zubeldía Iriarte
Leache, por Don Ignacío Zabalza Iríbarren
Legarda, por Don Florentino Ursúa San Martín
Legaría, por Don Ignacío Abáigar
Leíza, por Don Míguel Zabaleta Cestau
Leoz, por Don Ignacio Arrazubt Legarra
Lerga, por Don Tomás Garayoa Valencia
Lerín, por Don Leonor Labat Rodríguez
Lesaca, por Don Martín Elizalde Larraechea
Líédena, por Don Javíer Moriones Artajo
Lizoáín, por Don Dionisío Eusa Lecumberri
Lodosa, por Don Antonio Malo Irisarri
Lónguida, por Don Victor Arbeloa Larraya
Los Arcos, por Don Eugenio Garcia Villoslada
Lumbier, por D. Eugenio del Castillo Aguinaga
Luquin, por Don Máximo Bacaicoa Echeverría
Mañeru, por Don Felipe Gorri
Marañón, por Don José Valencia Corres
Marcilla, por Don Esteban Amatriain Buñuel
Maya del Baztán, por Don Jaime Urrutia
Mélida, por Don Gregorio Mozaz Boloque
Mendavia, por Don Jesús Partos Fernández
Metauten, por Don Jerónimo Lander Ataun
Milagro, por Don Félix José Martínez
Mirafuentes, por Don Luis Gastón
Miranda, por Don Antonio González Bueno
Monreal, por Don Esteban Labiano
Monteagudo, por Don Eustaquio Azagra Clavijo
Morentin, por Don José Vélez de Guevara Carasa
Mués, por Don Simeón Gastón
Murchante, por Don Fernando Fernández Simón
Murieta. por Don Loreto Ibáñez Urra
Murillo el Cuende, por Don Jesús Ederra Aranguren
Murillo el Fruto, por Don Enrique Fadrique Loidi
Muruzába1, por Don Francisco Azparren Odériz
Navascués, por Don Estanislao Moler Gil
Nazar, por Don Jerónimo Yániz Ortigosa
Obanos, por Don Abundio Jáuregui Morales
Ochagavia, por Don Pedro José Goyena Cruchaga
Odieta, por Don Francisco Silveta Oyamburu
Oiz, por Don José Ramón Miqueo
0láibar, por Don Anastasio Ezquíroz Aranguren
0lazagutía, por Don Antonio Mendía
0lite, por Don Jaime Alda Ibáñez
0lóriz, por Donjuan Flamarique Salinas
0lza, por Don Ricardo Lecumberri San Martín
0ll0, por Don Carmelo Munárriz Ibiricu
Orbaiceta, por Don Tomás Beunza Elizondo
Orbara, por Don Santiago Burusco Juanco
Orísoain, por Don Alfonso Muruzábal Muruzábal
Oronz, por Don Pedro BIas Azcoiti
Oroz Betelu, por Don León lnda Monaut
Oteiza, por Don Sérvulo Marticorena Solá
Pamplona, por Don NicasioOarbayo Ayala
Peralta, por Don Jesús Boneta Campo
Petilla, por Don Agustín Arilla Aguas
Piedramulera, por Don Ellas Labeaga Remírez
Pitillas, por Don Emilio Arizaleta Esparza
Puente la Reina, por Don Joaquín Arayalaz Luis
Pueyo, por Don Ramón Moriones Osés
Ribaforada, por Don Oregorio Zardoya Chávarri
Romanzado, por Don Juan Purroy
Roncal, por Don Cesáreo Lafuente Mayo
Roncesvalles, por Don ]uan Labena
Sada de Sangüesa, por Don Eloy del Castillo Ibáñez
Saldías, por Don Plácido Mutuberría Hernandorena
Salinas de Oro, por Don Juan Pedro Eraso Ooñi
San Adrián, por Don Fructuoso Amatriain Muro
Sangüesa, por Don Agustín Blanco Oarmendia
San Martín de Unx, por Don Rafael Sagüés
Sansoain. por Don Gregorio Amatriain Ojer
Sartsol, por Don Santiago Bujanda Echarri
Santacara! por Don Braulio Garde Lecumberri
Santesteban, por Don Emilio Azarola Gresillón
Sarriés, por Don Santiago lroz Jiménez
Sartaguda, por Don Eustaquio Mangado Urbiola
Sesma, por Dort Oregorio Dronda Bea
Sorlada, por Don Cándido Santesteban lturmendi
Sumbilla, por Don Francisco Manterola Jorajuría
Tafalla, por Don Lorenzo Narzábal Arriarán
Tiebas, por Don Agustín Barbería Pezonaga
Tirapu, por Don José Sola Ilzarbe
Tudela, por Don Aquiles Cuadra de Miguel
Tulebras, por Don Juan Ayensa Ayensa
Ucar, por Don Constantino Arrastia
Ujué, por Don José Burgui Bena
Ulzama, por Don Bruno Macaya Erviti
Unciti, por Don Isidoro Elizalde Valcarlos
Unzué, por Don Isidoro Liberal Elorz
Urdax, por Don Martín Plaza Lara
Urraul Alto, por Don Santiago Villanueva Cabodevilla
Urraul Bajo, por Don Santiago Purroy
Urroz de Santesteban, por Don Ignacio Juanena
Urroz (Villa), por Don Zoilo Errea Zabalza
Urzainqui, por Don Juan Salvoch Salvoch
Uterga, por Don Luis Arraiza Cuello
Ustarroz, por Don Teodoro Marco Anaut
Valtierra, por Don Moisés Bobadilla
Vera de Bidasoa, por Don Juan José Irazoqui Nesprias
Vidangoz, por Don Pedro Salvoch Salvoch
Vidaurreta, por Don Teodoro Ooicoechea
Villafranca, por Don Macario Jericó Muñoz
Villamayor de Monjardin, por Don José M.ª Soto López
Villatuerta, por Don Odón Larumbe Sanz de Galdeano
Villava, por Don Toribio Indurain Unciti
Yanci, por Don Juan Bautistá Manterola Ooñi
Yerri, por Don Felipe Gil
Yesa, por Don Vicente Zozaya Bello
Zabalza, por Don Longinos Salinas
Zubieta, por Don Miguel Antonio Santesteban
Zugarramurdi, por Don Andrés Pery Duc
Zúñiga, por Don Marcos Arróniz Gómez
 

Provincia de Vizcaya

Abadiano, por Don Agustin Lizundia
Ajanguiz, por Don Félix Olaeta
Amorebieta, por Don Ignacio Zabala
Amoroto, por Don Justo Gabiola
Apatamonasterio, por Don Eusebio Irasuegui
Aracaldo, por Don Joaquín Pildain
Aranzazu, por Don Gervasio de Uría
Arbacegui y Guerricaiz, por Don Juan Arangüeña
Arcentales, por Don Juan Santiago
Arrancudiaga, por Don Ricardo de Larrea
Arrázola, por Uon Eustaquio Cearsolo
Arraz ea, por Don Cecilio Uribarri
Arrieta, por Don Doroteo de Garay
Arrigorriaga, Por Don Dámaso Gandarias
Axpe y Marzana, por Don José Basauri
Baquio, por Don Leandro Oraindi
Raracaldo, por Don Simón Beltrán
Basauri, por Don Francisco Pérez
Bedia, por pon Angel Barrenechea
Berango, por Don José Azarola
Bermeo, por Don Franscisco Basterrechea
Berriatua, por Don Juan Domingo de Barriola
Berriz, por Don Felipe de Urtiaga
Bilbao, por Don Ernesto Ercoreca
Busturia, por Don Ciriaco Echevarria
Carranza, por Don Manuel Peña
Castillo y Elejabeitia, por Don Ricardo Bilbao
Ceánuri, por Don Eleuterio Goicoechea
Ceberio, por Don Roque Mendiguri
Cenarruza. por Don Prudencio Arriola
Cortezubi, por Don Cándido Gondra
Derio, por Don Félix Zubiaur
Dima, por Don Pedro Cortazar
Ea, por Don Pedro Echevarrieta
Echano, por Don Juan Iráculis
Echavarri, por Don Esteban Elorrio
Echevarria, por Don Domingo Celaya
Elanchove, por Don Juan Zubieta
Eiorrio, por Don Julián Ariño
Erandio, por Don Miguel de Egúsquiza
Ereño, por Don Eustaqui Aboder
Ermua, por Don Ignacio Olañeta
Forua, por Don Pedro Urrutia
Fruniz, por Don Félix Muruaga
Galdácano, por Don Simón Linaza
Galdames, por Don Mariano Fernández
Gamiz-Fica, por Don Pedro Torróntegui
Garay, por Don Pedro Berriozabalgoitia
Gatíca, por Don Victorjano Garmendia
Gauteguiz de Arteaga, por Don Francisco Alluntiz
Gordejuela, por Don Domingo Abascal
Gorliz, por Don Francisco Larrazabal
Gorocica, por Don Silvestre Nelausteguigoitia
Guecho, por Don José Antonio de Aguirre Lecube
Güeñes, por Don Fortunato Pérez
Guernica y Luno, por Don Severo Altube
Guizaburuaga, por Don Pedro Goicoechea
Ibarrangulua, por Don Jerónimo Carranza
Ibarruri, por Don Juan Inchausti
Ispaster, por Don Francisco Achabal
Izúrza, por Don Saturnino Alzola
Jemein, por Don Julián Ituarte
Larrabezua, por Don Miguel de Ereño
Lauquiniz, por Don Justo Artaza
Lejona, por Don Prudencio de Udondo
Lemona, por Don Victor Linaza
Lemoniz, por Don Rafael Urtíaga
Lequeitio, por Don Mariano Adán de Yarza
Lujua, por Don Prudencio Egusquizaga
Mallavia, por Don Benigno Pradera
Mañaria, por pon Esteban Barazar
Marquina por Don Felipe Oarcia
Maruri por Don Agustín Barandiarán
Mendata, por Don Segundo lnchausti
Meñaca, por Don Fidel Goitía
Mendeja, por Don Ramón Laca
Miravalles, por Don José Larracoechea
Morga, por Don Pedro Bilbao
Múgica, por Don Miguel Otazua
Mundaca, por Don José Arrotegui
Munguia, por Don Juan Ormaeche
Murelaga, por Don José León Legarra
Murueta, por Don Felipe Lecumberri
Navarniz, por Don Jesús Lequerica
Ochandiano, por Don Remigio O. de Langarica
Ondárroa, por Don José Aramayo
Órduña, por Don Sebastián Olabuenaga
Orozco, por Don Casimiro Matías Olabarría
Pedernales, por Don Marcelino Zabala
Plencia, por Don Nicolás Landa
Portugalete, por Don Federico Sánchez
Rigoitia, por Don Francisco de Ortuzar
San Salvador del Valle, por Don Timoteo Garcia
Santa María de Lezana, por Don G. de Beascoechea
Santurce (Antiguo), por Don Mariano Arribas
Santurce (Ortuella), por Don Cándido López
Sestao, por Don Vicente Diaz de Rodriguéz
Sondica, por Don Mateo Vidaurrázaga
Sopelana, por Don Antonio Arechavaleta
Sopuerta, por Don Antonio Arteagabeitia
Trucios, por Don Juan Oonzález
Ubidea, por Don Andrés Ibarguchi
Urduliz, por Don José Agustín Me?chaca
Valmaseda, por Don LuiS González
Villaro, por Don Lucas Zarnaco
Yurre, por Don Anselmo Totorica
Zaldua, por,Don Victor Garitagoitia
Zalla, por Don Bernardo Lanzagorta
Zandio, por Don Atanasio Zarandona
Zaratamo, por Don Domingo Ereño
Zollo, por Don Félix Abrisqueta
 

Abierta la Asamblea dijo:

El Sr. Presidente (Salinas): La Presidencia de esta Asamblea me pone en el trance de tener que pronunciar algunas palabras antes de que la misma comience sus deliberaciones. Quiero, ante todo, daros la bienvenida en nombre de Navarra, saludaros en nombre de esta provincia que, como se dice en el art. 1 del proyecto de Estatuto que va a someterse a vuestra discusión, tiene con Alava, Guipúzcoa y Vizcaya estrecho parentesco de orden étnico, cultural, politico y económico, y jamás habrá ocasión como ésta para que pueda decirse que el saludo que yo dirijo a alaveses, guipuzcoanos y vizcaínos es un saludo fraternal, porque, precisamente, estamos reunidos en esta Asamblea por imperio de esa hermandad, para fortificar unos lazos que si hasta ahora no han sido todo lo apretados que debieran ser, ha sido por culpa de una monarquía absorbente que vivió de espaldas a las conveniencias del pueblo español: lazos que, a juzgar por estas incontenibles aspiraciones del País Vasco-Navarro al propugnar conjuntamente por la autonomía, serán tan fuertes que es de presumir que a lo largo de la historia venidera de las cuatro provincias, no habrá vicisitudes que puedan quebrantarla.

Hago extensivo este saludo, no hacía falta decirlo, a los representantes en Cortes que hoy nos han hecho la merced de venir junto a nosotros para solidarizarse con nuestras aspiraciones, aspiraciones que al cristalizar y plasmar en la práctica, y al ser llevadas a las Cortes Constituyentes para su aprobación definitiva, serán defendidas por ellos con interés, con cariño y hasta con tesón, si fuera necesario.

Y he de aprovechar esta ocasión, en que veo junto a mí á los señores de la Ponencia a quienes se encargó por estas Comisiones Gestoras la redacción del ante-Proyecto de Estatuto, para darles las gracias por su labor tan acabada, gratitud que, indudablemente, suscribirá la Asamblea.

Y ya que la ocasión es apropiada para ello, ahora que tengo el honor, el alto honor, el inmerecido honor de dirigirme a la más alta representación de Euskalerría, representada por vosotros, representada por los Ayuntamientos del País, tengo que hablaros algo de la actuación de las Comisiones Gestoras, y deciros que a estas Comisiones Gestoras aquí representadas, no se las podrá hacer responsables, sin una grave injusticia, de no haber procedido con una perfecta ecuanimidad en esta cuestión magna, cuestión que podemos llamar estatutaria, en este problema básico de la autonomía del pueblo Vasco-Navarro. Y quiero recordar en estos momentos que cuando, fracasado el Estatuto de Estella, y si no os place la palabra, diré que retirado o eliminado, cuando la opinión se hallaba desorientada y era preciso concertar voluntades, encauzar las aspiraciones del país, acomodándolas a las normas prescritas para estos casos por la Constitución, estas Comisiones Gestoras, para evitar a Vasconia el grave daño que entonces hubiera significado el silencio del País, que era tanto como renunciar por el momento a sus anhelos de autonomía, estas Comisiones Gestoras no titubearon ni un solo momento en cumplir con su deber, se pusieron al habla con el Gobierno, y después con el País, para que los anhelos de autonomía tuviesen efectividad. Y desde la disposición ministerial del 8 de Diciembre, las comisiones Gestoras han actuado a la luz del día, han hecho un honesto, un discreto empleo e las facultades de que se les revestía; cuando han necesitado asesoramiento, lo han buscado sin tener en cuenta el sector político en que habían de encontrarlo; han hecho integrar su Ponencia por personas de todas las ideologías, y habiéndoseles señalado por distintas asambleas e Ayuntamientos el camino a seguir, que era el camino del Estatuto Vasco-Navarro, por él han ido a sabiendas de que así cumplían con su deber.

En Navarra, por esto se nos ha vituperado, a pesar de que el camino señalado, el deber que debíamos cumplir, era meridiano, diáfano, clarísimo. Estos vituperios, salvando todos los respetos personales, no nos han importado, porque así estamos, señores, en condiciones de comparecer ante vosotros, que constituís el más alto Tribunal del País, que es el Tribunal del Pueblo, seguros de que no encontraréis la censura para nuestra gestión.

Y basta de preámbulo, señores. La Asamblea va a comenzar sus deliberaciones. Mi deseo, el deseo de todos vosotros, porque en esto tenemos que coincidir, es que la Asamblea se deslice tranquilamente, que las discusiones, si las hay, que las habrá, porque no en balde se va a discutir un Estatuto que afecta a la entraña misma del País, sean ardorosas, pero, desde luego respetuosas. Yo fío mucho en vuestra corrección. Os supongo compenetrados de la misión trascendental que vais a desempeñar en estos momentos. Acordaos de que pendiente de vosotros se halla todo el País. La Diputación de Navarra, ya lo decía hace poco en un documento que hizo público: que esta es la más alta ocasión que han visto los siglos. Gravita sobre vosotros una gravísima responsabilidad. Yo quiero referirme en estos momentos a un párrafo de una alocución que los Alcaldes montañeses navarros dirigieron ayer al resto de los Alcaldes de la provincia: Que el Estatuto Vasco-Navarro que ha de concretar, que permite concretar nuestras peculiaridades, nuestras características, no sea un vivero de discordias, sino lazo, vínculo que nos una. Unicamente así demostraremos nuestra consciencia y sabremos hacer frente a esa responsabilidad. (Muy bien. Aplausos).

Se han recibido numerosas adhesiones. No se da cuenta de todas ellas, sino de las que encierran algún interés particular por la representación de los firmantes. De ellas se dará relación exacta a la Prensa.

El Sr. Secretario lee las adhesiones de los señores Fatrás, Ministro de Obras Públicas y Alcalde de Lanestosa.

El Sr. Aldasoro: Para hacer constar que el Diputado por Guipúzcoa, Don Enrique de Francisco, me ha encargado que le representara en esta Asamblea.

El Sr. Secretario lee el Decreto del Gobierno de 8 de Diciembre y la convocatoria para la Asamblea de Ayutamientos.

El Sr. Presidente (Salinas): Se ha cumplido en todas sus partes el Decreto de convocatoria. La Asamblea va a comenzar sus deliberaciones. Orden de la discusión: ha de ser el siguiente: Se comenzará por la discusión de la totalidad del proyecto, concediéndose tres turnos en pro y tres en contra, de quince minutos cada uno. Después se pasará a discutir el articulado, entendiéndose aprobados aquellos artículos que en el momento de la discusión no sean objeto de enmiendas.

Para la discusión de enmiendas se concederán dos turnos en pro y dos en contra, de diez minutos cada uno. Las enmiendas deben presentarse firmadas por representantes de Ayuntamientos y se discutirán, concediéndose la palabra a cualquiera de los firmantes, para su defensa. Emitirán sobre ella su opinión la Ponencia redactora del Estatuto, las Comisiones Gestoras y los representantes municipales. Las votaciones serán por asentimiento de la Asamblea; a propuesta de la Asamblea, por votación ordinaria, levantándose los que voten en pro y a continuación los que voten en contra, y por votación nominal a propuesta de quince representantes municipales. Desde luego, que la Mesa acogerá, complacida, todas las proposiciones que a este propósito quieran hacer los señores asambleístas. ¿Aprueba este orden de discusión la Asamblea?

El Sr. Azarola (representante del Ayuntamiento de Santesteban): Pido la palabra para una cuestión previa.

El Sr. Presidente (Salinas): Las cuestiones previas podrá plantearlas usted en el debate de la totalidad que se va a abrir. Unicamente, si hay alguna que afecta a la constitución de la Mesa, desde luego, si quiere plantearla el Sr. Azarola, puede hacerlo.

El Sr. Azarola: Efectivamente, hay entre las cuestiones previas que deseo plantear, una respecto a la constitución de la Mesa.

El Sr. Presidente (Salinas): Tiene la palabra el señor Azarola.

El Sr. Azarola: La primera cuestión previa que deseaba plantear era respecto a la lectura que se nos ha dado del Decreto del Gobierno y de las sesiones de la Diputación de Navarra, que regulan la constitución de esta asamblea. Se nos ha leído lo que ya conocíamos, y yo deseaba conocer otras cosas que no se nos han leído, porque para ligar perfectamente el Decreto del Gobierno, en que nos ordena reunirnos para deliberar sobre si el Estatuto que habíamos de formular sería conjunto para las cuatro provincias, o separadamente para cada una de ellas, se reunió la asamblea de Ayuntamientos navarros y acordó algo en orden a esta discusión. A consecuencia de aquel acuerdo ha venido la gestión honrosa y laudable de la Diputación de Navarra para redactar este Estatuto, y echo de menos que sepamos todos perfectamente en qué términos está concebido aquel acuerdo de la asamblea de Ayuntamientos navarros, que enlaza y liga el Decreto del Gobierno y esta discusión. Además, hay una laguna en el conocimiento de qué requisitos y condiciones debe llenar esta asamblea, y qué reglas han de determinar la validez de los acuerdos. Así es que lo primero que solicito es que se lea, no el acta de la asamblea, porque sería muy larga su lectura, pero sí las decisiones de la asamblea de Ayuntamientos que se celebró en Navarra, y que, indudablemente, se habrán celebrado en las provincias vascas, para que sepamos a que atenernos en ese particular. Deseo, primeramente, una decisión de la Mesa.

El Sr. Presidente (Salinas): ¿Ha terminado el señor Azarola?

El Sr. Azarola: Por ahora sí, con la primera cuestión previa.

El Sr. Presidente (Salinas): El Sr. Azarola ha pedido que se lean los acuerdos de la Asamblea de Ayuntamientos navarros para ver qué ligazón tiene con la constitución de la Mesa. El Sr. Secretario se servirá leer estos acuerdos; haciéndolo así el Sr. Secretario.

El Sr. Azarola: Muchas, gracias, ante todo, a la Mesa, por haber accedido a mi petición.

Habeis visto, señores asambleístas, que se habla ahí de unos intereses y de un escrutinio aislado, y los votos navarros eran obligados en el caso de ligar estos intereses, porque los intereses -no me refiero a los materiales y crematísticos, sino a los intereses morales- son distintos en las provincias vascas y Navarra; no digo que no sean concurrentes o que sean opuestos, no; eso no lo diré, pero sí digo que son diferentes, distintos. Y habiendo de celebrarse un escrutinio separado, me permití yo, si bien verbalmente, no oficialmente, hace una docena de días, rogar al Presidente de la Comisión Gestora de Navarra, que, previamente a esta Asamblea, celebráramos una reunión separada, de antemano, sólo los representantes de los Ayuntamientos navarros, para, una vez bien enterados del Estatuto que se somete a nuestra deliberación, marcar una, dos o tres, o muy pocas más orientaciones acerca de lo que había de ser nuestro voto en esta asamblea general. Entendía yo que era, no solo obligado que tratásemos entre nosotros solos de nuestros intereses, separados y diferenciados, sino que con este procedimiento se ahorraba hasta tiempo y molestias a todos nosotros. Entiendo yo que en esta Asamblea va a haber representantes que hablen desde un punto de vista exclusivo de los intereses regionales, de una provincia o de otra provincia, de intereses y escrutinios separados, y a esto no teneis contestación adecuada, porque la réplica es inmediata, es esta: más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena. ¿Y a usted qué le importa? Y para evitar esta discusión, es por lo que yo proponía una cosa tan razonable, tan dentro del sentido común y de la conveniencia de que nos reuniéramos los representantes de Navarra en una reunión previa separada. No obtuve una contestación definitiva de la Comisión Gestora de Navarra a aquella mi proposición oficiosa, y el lunes de esta semana, telefoneé desde Santesteban a la Diputación de Navarra, para reiterarle mi ruego al Sr. Vicepresidente de la Comisión Gestora, y no habiendo podido acudir a la llamada telefónica el señor Salinas, que nos honra teniéndole ahora de Presidente, salió otro señor Diputado al teléfono. Parece que se convenció de mis razonamientos, y a mi instancia, quedó en citar a los otros señores Diputados provinciales para las cinco de la tarde. Posteriormente, conversó conmigo el Sr. Vicepresidente, quien me dijo estas palabras: El Sr. García Larrache va a salir in continenti para Santesteban para tratar con usted de ese asunto que ha propuesto. Y entonces -es ocioso que hablemos de ello- yo le contesté: Le espero con sumo gusto, pero tenga en cuenta que ha de ser esta tarde misma, porque yo mañana a la mañana, el martes, en cumplimiento de mis deberes de Diputado, salgo para Madrid. Esperé, pero en balde, la llegada del Sr. García Larrache, y ninguna noticia tuve acerca de este viaje.

En vista de eso, me atrevo a proponer a esta asamblea que se pronuncie acerca de esta proposición mía: Que primero nos reunamos los navarros aparte para tratar, no en familia, porque de aquí en adelante quiero que quede bien expresado el que los navarros no somos una familia, sino muchas familias, y mucho menos somos una familia los navarros y los vascos, aunque tenemos una relación política, pero no genital.

En vista de eso, me atrevo a proponeros que acordéis que previamente, en la reunión que vamos a celebrar, cambiemos impresiones para la definitiva, todos los representantes navarros. A vosotros, yo creo que es inútil que tratemos de convenceros de la conveniencia de esta reunión: pero acaso sí a los vascongados, quienes me parece han de estar conformes si reflexionan cuán conveniente es, en beneficio de todos, de nuestra cordialidad, de la eficiencia de nuestras discusiones, y de que todo se deslice en paz, que los navarros hablemos antes de nuestras cosas, en vista del Estatuto que se nos ha presentado.

El Sr. Salinas (Presidente): Es exacto todo cuanto ha afirmado el Sr. Azarola en orden a esa proposición que hizo para que los Ayuntamientos navarros se reuniesen aquí la víspera de esta asamblea.

Desde luego, no nos pareció acertada la indicación del Sr. Azarola. Creimos conveniente que se celebrase momentos antes de la asamblea, y yo comisioné al señor Larrache, puesto que mis ocupaciones no me permitían conversar con el Sr. Azarola, para que se trasladase a Santesteban y hablara con él. El Sr. Larrache tuvo una indisposición y no pudo ir. Eso es todo, señor Azarola. No vea usted desatención personal hacia usted con este motivo. ¿Se dá usted por conforme con estas manifestaciones, Sr. Azarola?

El Sr. Azarola: No había expresado que yo creía que fuera una desatención. Soy bastante modesto y humilde para no tratar de pedir nunca aquellas cosas que creo no es mi derecho. No tenía ningún derecho a que sobre eso recayera solución.

Es para justificar que antes de ahora no se haya hecho mención de esta proposición a la Asamblea; porque ¿no es muy raro y muy extraño que hasta ahora no se haya acordado el Sr. Presidente de esta idea de que nos reuniésemos los navarros antes que los demás? Y sólo para explicar eso, no porque me queje de desatención alguna. Unicamente quisiera que la Asamblea se pronunciara y se nos permita a los navarros reunirnos antes.

El Sr. Salinas (Presidente): ¿Estiman necesario los Ayuntamientos navarros, los representantes de los Ayuntamientos navarros este cambio de impresiones? (Se oyen voces contradictorias).

El Sr. Salinas (Presidente): ¿Por cuanto tiempo creen que debe suspenderse la Asamblea? ¿Les parece suficiente hasta la tarde?

El Sr. Azarola: Se ha dicho Sr. Presidente, que estamos celebrando una Asamblea de por sí interesantísima para nosotros, tratando de la cuestión más grave de que ha podido ocuparse Navarra desde que lo recuerden los hombres: ¿y va usted a fijarnos ahora, va usted a limitarnos el tiempo para tratar de eso?

El Sr. Salinas (Presidente): Perdone el Sr. Azarola que le diga que no he prejuzgado.

El Sr. Azarola, interrumpiendo: Debemos reunirnos hasta que nosotros estemos enterados qué podemos votar. (Grandes rumores).

El Sr. Salinas (Presidente): No puedo permitir al Sr. Azarola que siga por ese camino. (Siguen los rumores).

El Sr. Aguirre (representante de Guecho): Pido la palabra.

El Sr. Presidente: El Sr. Aguirre tiene la palabra.

El Sr. Aguirre: Yo contesto al Sr. Azarola, no inmiscuyéndome donde nadie me manda, porque aún cuando sea un Alcalde en este momento, representando a un Ayuntamiento de Vizcaya, sin embargo creo que, como Diputado de Navarra, puedo también hablar en este momento. (Aplausos).

Yo no me opongo en absoluto a todo lo que Navarra diga, libremente. Navarra es la que ha de decidir lo que ha de hacer; pero representantes navarros, tened en cuenta que han acudido aquí los representantes de Vizcaya, Alava y Guipúzcoa, que con los de Navarra han tratado extensamente esta cuestión, porque representantes de Navarra, ya sabéis que se dictó un Decreto, en el cual se exigía que primeramente los Ayuntamientos de Navarra, Alava, Guipúzcoa y Vizcaya, separadamente, dijeran cuál es el Estatuto que querían, si vario o único. Los Ayuntamientos, los Ayuntamientos de Navarra, señor Azarola, estuvieron conformes con esa condición, aceptándola, pero los mismos Ayuntamientos de Navarra son hoy tan libres para decir que esa condición no les agrada; que esa condición, que fué establecida y aceptada, hoy la rechazan; son tan libres como lo fueron entonces. Unicamente quiero hacer constar lo siguiente: que los Ayuntamientos de Navarra se han reunido separadamente y que el Decreto no habla de estas reuniones previas; solamente dice que en esta Asamblea general, los Municipios aceptarán, modificarán o rechazarán el Estatuto. Esto es lo que se dice en el Decreto y nosotros ahora -y creo con esto interpretar el sentir de todos- no nos oponemos a que Navarra se reuna. ¿Es que se estima necesario que los Ayuntamientos de Navarra se reunan y vean qué han de hacer? No nos parece natural pero lo aceptamos porque nosotros no podemos pretender esclavizar su voluntad; eso, nunca. Pero sí rogamos a la Presidencia y a todos los representantes municipales navarros, y perdonadnos, navarros, que yo haya invocado el título de Diputado a Cortes por Navarra, perdonadme si hoy os digo que han venido los Ayuntamientos de otras regiones, de las otras provincias, que han venido a Pamplona con los brazos abiertos. Yo espero que vosotros, delegados de Navarra, aceptéis también esta convivencia, estos lazos de fraternidad que con tanto entusiasmo venimos a ofreceros y sin condiciones y sin recelos, vosotros, navarros, como nosotros todos, ya que estamos ante momentos históricos, momentos de trascendencia secular, como ha dicho el Sr Presidente, en que no caben indecisiones pues estas se pagan muy caras.

En estos momentos pesa sobre todos nosotros una grave responsabilidad y no debemos malograr este momento por un movimiento impulsivo, porque yo os digo, yo os aseguro que transcurridos unos años nos habría de pesar toda desviación.

Representantes de los municipios navarros, yo os saludo con toda mi alma y creo que represento en este momento a todos los municipios alaveses, guipuzcoanos y vizcainos; sed libres pero consultad vuestra conciencia, no os dejéis arrebatar por impulsos, sed libres en  todo y pensad que en este momento están pendientes de vuestra reunión los representantes de las tres provincias hermanas (grandes aplausos).

El Sr. Azarola.- Pido la palabra.

El Sr. Salinas.- El Sr. Azarola tiene la palabra para rectificar.

El Sr. Azarola.- Voy a contestar al Sr. Aguirre en tres puntos. El primero es que se ha apoyado en su condición de Diputado que nos honra a los navarros para asistir a esta Asamblea. Creo que en esta Asamblea no tenéis derecho a asistencia ni de voto nadie que no sea representante de un Ayuntamiento, de Navarra o de las Vascongadas. De manera que el Sr. Aguirre, Alcalde de Guecho tiene perfecto derecho a sentarse en esta Asamblea. El Sr. Aguirre si fuera solo Diputado no tendría ningún derecho (Grandes interrupciones que impiden oír lo que el orador dice.)

El Sr. Presidente (Salinas): Sr. Azarola, una de las facetas de nuestra hospitalidad es conseguir que en Pamplona estén el menor tiempo posible los representantes de los Ayuntamientos y por lo tanto vamos a dilucidar la cuestión previa. (El Sr. Azarola pronuncia palabras que no se perciben) Sr. Azarola, está hablando el Presidente. De manera que sin ninguna limitación, sin reserva ninguna mental ¿cuánto tiempo necesitan los Ayuntamientos navarros para sus deliberaciones? Que digan ellos el tiempo que necesitan.
(Se oye una voz que dice: diez días y otras voces que ninguno)

El Sr. Azarola. Lo primero protestar que se nos quiera limitar el tiempo. Segundo repito que el Sr. Aguirre tiene perfecto derecho a sentarse aunque guardo para él toda mi simpatía y toda mi cordialidad.....

El Sr. Salinas: Sr. Azarola, hemos terminado. No tiene V. derecho a usar de la palabra (agrandes aplausos)
¿Qué tiempo necesitan sin limitación alguna para cambiar impresiones sobre el Estatuto? Ha habido antes voces afirmativas de que querían reunirse para cambiar impresiones. No quiero que en manera alguna se diga que la Presidencia coacciona a los representantes. De manera, que los que han contestado afirmativamente, que hagan el favor de levantarse para que sepamos cuántos son.

Un representante: Que se nos dén unas horas prudenciales. Las que necesitemos para deliberar los navarros, a su juicio.

El Representante de Sangüesa: La Comisión Gestora de Navarra está completamente enterada de la situación que tienen los Ayuntamientos navarros. Por lo tanto yo soy partidario de hacer lo que acuerde el Presidente de la Comisión Gestora que es la suma de nuestra representación y que él diga si debemos tener o no reunión.

El Sr. Salinas: La confianza que en mí deposita el representante de Sangüesa me agrada mucho, pero en una cuestión tan delicada no me atrevo a decidir porque podría creerse que yo me inclino por una de las partes.

El Sr. Aldasoro: Pido la palabra.

El Sr. Presidente: El Sr. Aldasoro tiene la palabra.

El Sr. Aldasoro: Yo no se si después de las limitaciones que nos ha impuesto el Sr. Azarola, al negarnos siquiera derecho a la presencia en esta Asamblea, convocada de acuerdo con las leyes de la República, por las Comisiones Gestoras; yo no sé si será pertinente esta intervención mía, pero amparándome por lo menos hasta el momento en que la Asamblea decida si debemos permanecer o no aquí los Diputados a Cortes, por el momento me voy a permitir anticipar a esta Asamblea unas explicaciones para esclarecer a mi juicio la cuestión que plantea el Sr. Azarola. Estoy de absoluto acuerdo con las manifestaciones de mi compañero el Diputado en Cortes Sr. Aguirre. Creo que la cuestión planteada por el Sr. Azarola envuelve una irregularidad.

Aquí Sr. Azarola, en este momento, a la Asamblea lo único que le cabe hacer, con arreglo a los preceptos del Decreto del Gobierno es reunirse para tratar del Estatuto no para saber si vamos a ir o no juntos. Ya en otras Asambleas se ha tratado de este tema y está por consiguiente resuelto y se ha redactado un Estatuto con la participación de los Ayuntamientos navarros y con los representantes todos y demás entidades que han intervenido. Y esta impresión hace ya muchos días que lo han podido conocer para venir a tratar ahora aquí de ello.

Aquí la único que cabe es que puedan unos proponer las enmiendas que procedan para que esta Asamblea delibere y acuerde lo que ha de hacer. Por mucho celo que el Sr. Azarola tenga en la defensa de los intereses que le están confiados y por mucho amor que sienta a sus conciudadanos de Navarra no nos ha de ganar en el que tengamos nosotros a nuestros conciudadanos, a nuestros Ayuntamientos. Y sepa el Sr. Azarola, que nosotros, en el Estatuto que decidimos -si es que las aspiraciones son ciertas- en el Estatuto que decidamos elevar los representantes de nuestros pueblos a la deliberación de las Cortes, nos jugamos los mismos intereses que pueda jugarse Navarra y hay que decirlo de una vez, con absoluta claridad en las palabras. En Navarra, al igual que en las provincias de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya no ha habido un solo partido político que no tuviera su denominador común, que era su amor y su tendencia a las aspiraciones autonómicas que se consideraban consustanciales con los vascos. Aquí el partido carlista era fuerista, todos los partidos republicanos tienen en su programa el federalismo mas o menos atenuado; del partido nacionalista no hay que hablar, pues su vida política se cifraba exclusivamente en ello y hasta el partido socialista aceptaba estas aspiraciones autonómicas.

Pues si todos hemos estado diciendo siempre que la autonomía es condición consustancial. Como va a llegar este momento en que se va a plantear la cuestión a fondo, en que va a ser resuelta en este momento único en que nos hemos reunido todos los representantes del País Vasco-Navarro, en esta postrera vez en la historia, que se reunen todos los representantes de los Ayuntamientos de las tres provincias vascas y Navarra, ¿cómo va a desertar Navarra de este puesto de honor? Fíjense bien los navarros en la responsabilidad que van a contraer ante el resto del País y ante la Historia si rechazan en esta Asamblea a la que concurrimos todas esas aspiraciones autonómicas por las que todos hemos propugnado. (Grandes aplausos) Yo, que tengo una especial estimación por mi amigo el Sr. Azarola, yo le ruego, que no plantee estas cuestiones que suponen una irregularidad en el procedimiento determinado en el Decreto, y que hay que considerar que supondría un privilegio para Navarra y que, en definitiva, vendría a frustrar el momento más solemne, en el cual, de verdad, se va a conseguir la autonomía que todos hemos venido defendiendo en el País Vasco-Navarro. Yo vuelvo a rogar, pues, al Sr. Azarola, que no prosiga y si persiste, propongo que se estime como no pertinente la proposición del señor Azarola, y que la Asamblea prosiga sus deliberaciones.

El Sr. Azarola: Contestaré, en primer lugar, a las palabras del Sr. Aldasoro, que siente por mí simpatía y afecto, simpatía y afecto no menores que los que yo siento por él.

Hablamos todos en conciencia; o ¿qué creeis? ¿que yo hablo contra el dictado de mi conciencia? Es más ¿es que creeis que yo no soy autonomista y fuerista? Sí, yo soy autonomista y fuerista, y por esa razón necesito asesorarme de que si Navarra pide ningún Estatuto, ni bueno ni malo a las Cortes de la Nación.

Respecto a la parte principal de si con arreglo al precepto constitucional del Gobierno de la República tenemos o no derecho a reunirnos, me basta leer el texto de uno de los artículos del Decreto que regula esta misión que dice así: (lée). Con eso está contestado todo.

Y también, con simpatía por los navarros y por los vascos, hablo con la razón, y mi razón y mi corazón tienen tanto derecho a expresarse en un sentido y otro, como los demás. ¡Si yo estoy de acuerdo en ayudaros en vuestras aspiraciones autonómicas en todo lo posible! Lo que niego es que sea recto, ni de conciencia, ni de interés para Navarra, pedir a las Cortes de la Nación ahora, que le conceda un Estatuto. Y desde esta base no quiero avanzar en la discusión de un Estatuto que no tiene que ser forzosamente éste, que las Cortes de la Nación, luego, puedan capar, añadir, hacer de él lo que les parezca, y quedar nosotros, obligados por las Cortes del Gobierno, a admitir aquello, como está pasando en Cataluña.

De manera que insisto en que considero necesario reunirnos, a fin de ganar tiempo, si se respeta el derecho de expresar cada uno sus ideas. Podríamos reunirnos por el tiempo que el Presidente de la Asamblea acuerde, por el tiempo que a él le parezca oportuno. La reunión facilitaría enormemente la labor de la Asamblea, puesto que los navarros traerán entonces una orientación que en cuatro palabras se acabaría de exponer, porque seguramente otros representantes más autorizados que yo, expondrán sus ideas, y todos reunidos podemos acabar más rápidamente.

El Sr. Presidente (Salinas): ¿Créen suficiente los representantes navarros el tiempo que media hasta las cuatro de la tarde para que nuevamente nos reunamos aquí?

(Voces: ¡sí, sí!)

El Sr. Presidente: Pues entonces, se suspende la sesión hasta las cuatro de la tarde.
 

Abierta de nuevo la sesión a las cuatro y media de la tarde, dijo

El Sr. Presidente (Salinas): Se han recibido varias adhesiones de Sestao, a las que dará lectura el Sr. Secretario.

El Sr. Secretario las lée. (Gran ovación).

El Sr. Presidente: Vamos a continuar la discusión, tomándola en el punto en que la hemos dejado esta mañana. Se va a discutir la totalidad del anteproyecto de Estatuto, para la que se conceden tres turnos en pro y tres en contra, cada uno de quince minutos. ¿Hay algún señor representante que quiera hablar en pro o en contra del proyecto de Estatuto? (Pausa prolongada).

¿Algún señor representante quiere hacer uso de la palabra en contra de la totalidad del Estatuto? (Pausa prolongada).

¿Ningún señor representante quiere hacer uso de la palabra contra (recalca esta palabra) la totalidad del proyecto de Estatuto? (Pausa prolongada).

Entonces, ¿se aprueba la totalidad del proyecto por aclamación? (Pausa y silencio muy prolongados, cortados por las voces de ¡aprobado! ¡aprobado! que pronuncian muchos asambleistas).

¡Queda aprobada la totalidad por aclamación!

La mayoría de los asambleistas puestos en pié prorrumpen en estrepitosos aplausos, la ovación formidable dura varios minutos.

Se inician después protestas de varios asambleistas manifestándose a voces de ¡No está aprobado! con lo que se produce alguna confusión que el Presidente intenta atajar agitando la campanilla.

El Sr. Aguirre (Representante de Guecho): ¡Pido la palabra!

El Sr. Presidente: ¿Para qué quiere el Sr. Aguirre la palabra?

El Sr. Aguirre: Unicamente para consumir un turno en pro.

(Voces de protesta: ¡Está aprobado! Otras voces: ¡No está aprobado!

El Sr. Presidente: Queda aprobada la totalidad del Estatuto Vasco-Navarro. (Muy bien, muy bien. Frenéticos aplausos. Voces: ¡No señor! ¡Pido la palabra!)

El Sr. Garbayo (Representante del Ayuntamiento de Pamplona: Hay aquí representantes de Ayuntamientos, que tenemos el mandato de votar en contra.

El Sr. Presidente: He preguntado por dos veces si algún representante quería usar de la palabra en contra (algunos asambleistas hacen signos negativos) y hasta la Presidencia no han llegado peticiones Se aprueba el Estatuto con el voto en contra de los que manifiesten su disconformidad. (Nutridos y prolongados aplausos. Entre los asambleistas surgen discusiones, produciéndose bastante confusión).

El Sr. Presidente: Esos señores ¿quieren hacer constar su voto en contra para que figure en el acta? Pues es lo único que puedo hacer.

(Varias voces ¡No, señor!)

El Sr. Garbayo (representante de Pamplona): ¿Esto supone la votación definitiva del Estatuto?

El Sr. Presidente: Sr. asambleísta, ¿quiere decirme a qué Ayuntamiento representa?

El Sr. Garbayo: Al de Pamplona.

(El Sr. Garbayo y otros señores hablan desde uno de los palcos).

El Sr. Presidente: Yo suplicaría a ustedes que bajaran aquí (señalando el patio de butacas). (voces: !Abajo, abajo! !Fuera, fuera! Los asambleístas se increpan unos a otros, gritando, produciéndose una nueva y larga confusión. El Sr. Presidente agita sin cesar la campanilla. El Sr. Azarola, que ocupa un palco con el Sr. Garbayo y otras personas intentan hablar y la mayoría de los asambleístas le increpa enérgicamente).

El Sr. Presidente: (enérgicamente). Baje V. Sr. Azarola. Aquí no hay representantes de cuota. (Muy bien, muy bien. Aplausos).

El Sr. Azarola: No lo he pretendido. (Voces de ¡fuera! ¡fuera! Continúan los aplausos a la Presidencia).

(El Sr. Garbayo sube al estrado presidencial. Una voz. !Aquí no hay Pontífices!)

El Sr. Garbayo (desde el estrado presidencial): El Sr. Presidente ha dicho que había tres turnos para consumirlos en pro o en contra. De manera que, aun cuando no haya habido nadie que haya dicho nada en contra del Estatuto, eso no quiere decir que esté votado. Y lo digo, porque yo traigo la representación del Ayuntamiento de Pamplona, que ha votado en contra del Estatuto, y no quiero pasar esto en silencio porque mañana me dirían que  no he obrado lealmente. Como el Sr. Presidente ha dicho que no hay discusión ni en pro ni en contra, yo creo que lo que procede es ponerlo a votación. (Varias voces: ¡Muy bien, muy bien! Aplausos. Otras voces: ¡Esta aprobado!).

(El Sr. Azarola pretende hacer nuevamente uso de la palabra desde el palco que ocupa y los asambleístas le increpan de nuevo impidiéndoselo. El Sr. Azarola desciende del palco y sube al estrado principal. Algunos asambleístas aplauden, mientras la mayoría protesta airadamente. Algunos piden la palabra. Se promueve una gran confusión, que dura algunos minutos.

Restablecido el silencio, dijo:

El Sr. Presidente: He preguntado por dos veces si había algún señor representante que quisiera hacer uso de la palabra en pro o en contra, y hasta he recalcado, en contra de la totalidad del Estatuto, y nadie ha contestado (Una voz: ¡Un servidor! Protestas) Posteriormente, he negado la palabra al Sr. Aguirre, que quería hablar en pro de la totalidad. De manera que no es posible volver sobre esta cuestión. (Aplausos y protestas. Los asambleístas entablan acaloradas discusiones entre sí, que es imposible percibir por la confusión que se produce). ¡Si todo se puede conciliar! ¿Por qué no os avenís a que vuestro votos en contra figuren en el acta de un modo expreso? (Varias voces: Por que no. Otra voz: Porque hay que votarlo. Otra voz: Primeramente, más imparcialidad en la Presidencia. (Abucheo general al interruptor). Los señores representantes de Ayuntamientos que quieran manifestar su voto en contra, pueden hacerlo.

El Sr. Garbayo: Creo que está zanjado el asunto. Puesto que de lo que se trata es de votar, los que no estén conformes con la totalidad que voten, o sea... (Las interrupciones no le permiten continuar. El Sr. Garbayo desciende del estrado presidencial y continúa hablando desde el patio de butacas, pero las protestas de la mayoría, impíden percibir sus palabras).

El Sr. Azarola (desde el estrado presidencial, adonde ha subido del patio de butacas): No he conocido ni pienso conocer asamblea deliberante donde se crea que el no tomar la palabra en pro o en contra supone una votación. El no tomar la palabra.... (El Sr. Presidente le interrumpe agitando la campanilla. Una voz: ¡Echele usted de ahí! ¡Lo primero, abajo! Entre los asambleístas se promueven fuertes discusiones. El Sr. Azarola se acerca a la Presidencia y cambia con el Sr. Salinas algunas palabras. Una voz. ¡Que baje el Sr. Azarola! El Sr. Azarola ocupa una butaca).

El Sr. Presidente: Este caso estaba previsto en las normas que he leído esta mañana para la votación. Decía: Las votaciones serán por asentimiento de la Asamblea y a propuesta de la Asamblea. De manera que en este caso está lo que acabamos de hacer. Vamos a discutir las enmiendas a cada artículo.

(El Sr. Garbayo sube nuevamente al estrado presidencial y cambia algunas frases con el Sr. Presidente, en voz baja).

El Sr. Garbayo: La Presidencia, con muy acertado juicio, propone que los que no estén conformes con el proyecto de totalidad del Estatuto lo digan en voz alta, y así constará en el acta. (Nuevas protestas y contraprotestas en los asambleístas).

El Sr. Presidente: ¿Qué representantes quieren que conste su voto en contra?

(Una voz: ¡El Alcalde de Ermua!) (Otra voz: !Carlista!) (Una voz: ¡Que se lean los nombres de los pueblos!) (Otra voz: ¿De qué pueblos?).

El Sr. Presidente: Se va a dar lectura nominal de los Ayuntamientos. Advierto a los señores asambleístas que aquellos que hayan venido deliberadamente a provocar disturbios o tumultos en la Asamblea, no tendré más remedio que lanzarlos a la calle. (Muy bien. Aplausos).

A continuación se celebra la votación, que arrojó el siguiente resultado:

Votaron por la aprobación de la totalidad del proyecto, los representantes de los siguientes Ayuntamientos:

Provincia de Alava

Alegría, Amurrio, Antoñana, Añana, Apellániz, Aramuayona, Arceniega, Arrastaria, Araya, Azparren, Ayala, Barrundia, Bernedo; Campezo, Cigoitia. Contrasta, Corres. Cripán, El Burgo. Elciego, El Villar, Gauna, Iruña, lruraiz, Laguardia, Laminoria, Lanciego. La Puebla de la Barca, Leza, Lezama, Los Huetos, Llodio, Marquinez. Mendoza, Moreda, Nanclares de la Oca, Oquendo, Orbiso, Oteo, Peñacerrada, Pipaón, Salinillas, Salvatierra, San Millán, San Román de Campezo, San Vicente Arana, Urcabustaiz, Valdegovia, Villarreal, Vitoria y Zuya, que comprenden en total 89.956 habitantes.

Provincia de Guipúzcoa

Abalcisqueta, Aduna, Aizarnazábal, Albistur. Alegria, Alquiza, Alza, Alzaga, Alzo. Amézqueta, Andoáin, Anzuola, Arama, Arechavaleta, Asteasu, Astigarraga, Ataun, Aya, Azpeitia, Baliariain, Beasain, Beizama, Belaunza, Berástegui, Rerrobi, Cegama, Cerain, Cestona, Cizurquil, Deva, Eibar, Elduayen, Elgóibar, Elgueta, Escoriaza, Ezquioga, Fuenterrabia, Gainza, Gabiria, Gaztelu, Goyaz, Guetaria, Hernani, Icazteguieta, Ichaso Idiazábal, Irún, Irura, Isasondo, Larraún, Lazcano, Leaburu, Legazpia, Legorreta, Lezo, Lizarza, Mondragón, Motrico, Mutiloa, Olaverria, Oñate, Oreja, Orendáin, Orio. Ormáiztegui, Oyarzun, Pasajes, Placencia, Regil, Renteria, Salinas, San Sebastián, Segura, Tolosa, Urnieta. Usurbil, Vergara, Vidania, Villabona, Villafranca. Villarreal, Zaldivia, Zumárraga y Zumaya, que
en total representan a 281.827 habitantes.

Provincia de Navarra

Abáigar, Abárzuza, Aguilar de Codés, Aibar, Alsasua, Améscoa, Ancin, Anué, Aoiz, Araiz, Aranaz, Arano, Aras, Arce, Arellano, Arguedas, Arróniz, Atez, Ayegui, Baztán, Beire, Berbinzana, Bertizarana, Betelu, Buñuel, Burguete, Cabredo, Cárcar, Carcastillo, Cáseda, Desojo, Echalar, Echarri, Echarri-Aranaz, Elgorriaga, Erasun, Ergoyena, Erro, Esparza, Espronceda, Este11a, Esteribar, Eulate, Ezcurra. Falces, Gallués, Garralda, Genevilla, Goizueta, Guesálaz, Huarte-araquil, Igúzquiza, Ituren, Jaurrieta, Javier, Juslapeña, Lacunza, Lana, Lanz, Lapoblación, Larraona, Larráun, Leiza, Lerga, Lesaca, Liédena, Los Arcos, Marañón, MarciIla, Maya del Baztán, Metauten, Milagro, Miranda, Mués, Murieta, Murillo el Cuende, Murillo el Fruto, Navascués, Oiz, Olite, Olóriz, Orbaiceta, Orbara, Orisoain, Oronz, Oroz Betelu Petilla, Pitillas, Puente la Reina, Pueyo, Romanzado, Salinas de Oro, Sangüesa. San Martin de Unx, Santacara, Sarriés. Tafalla, Ulzama, Unzué, Urdax, Urraul Alto, Urraul Bajo, Urroz de Santesteban, Urroz (Villa), Vera de Bidasoa, Villamayor de Monjardin, Yanci y Zugarramurdi; que en total representan a 135.582 habitantes.
 

Provincía de Vizcaya

Abadiano, Ajanguiz, Amorebieta, Amoroto, Apatamonasterio, Aracaldo, Aránzazu, Arbécegui y Guerricaiz, Arcentales, Arrancudiaga, Arrázola, Arrazua, Arrieta, Arigorriaga, Axpe y Marzana, Baquio, Raracaldo, Basauri, Bedia, Bearango, Bermeo, Berriatua, Berriz, Bilbao, Busturia, Carranza, Casti1lo y Elejabeitia, Ceánurí, Ceberio, Cenarruza, Cortezubi, Derio, Dima, Ea, Echano, Echavarri, Echevarria, Elanchove, Elorrio, Erandio, Ereño, Forua, Fruniz, Galdácano, Galdames. Gamíz-Fica, Garay, Gatica, Gauteguiz de Arteaga, Gordejuela, Gorliz, Gorocica, Guecho, Güeñes, Guerníca y Luno, Guízaburuaga, Ibarranguelua, Ibarruri, Ispaster, Izurza, Jemein, Larrabezua, Lauquiniz, Lejona, Lemona, Lemoniz, Lequeitio, Lujua. Ma1lavía, Mañaría, Marquina, Maruri, Mendata, Meñaca, Mendeja, Mirava1les, Morga, Múgíca, Mundaca, Munguia, Murélaga, Murueta, Navarniz, Ochandiano, Ondárroa, Orozco, Pedernales, Plencia,  Portugalete, Rígoitia, San Salvador del Va1le, Santa María de Lezama, Santurce (A), Santurce-Ortuella, Sestao, Sondica, Sopelal1a, Sopuerta, Trucios, Ubidea, Urduliz, Valmaseda, Viilaro, Yurre, Zaldua, Zalla, Zamudio, Zarátamo y Zollo, que en total representan a 455.345 habitantes.

El total de Ayuntamientos, que votaron por la aprobación del Estatuto es de 354 que representan a 962.710 habitantes.

Votaron en contra de la aprobación del proyecto los
siguientes pueblos.

Provincia de Alava

Alda, Armiñón, Berantevilla, l3ergüenda, Cuartango, Labastida, Quintana, Ribera Alta, Ribera Baja, Zalduendo y Zambrana, que representan en total 3.496 habitantes.

Provincia de Guipúzcoa

Ibarra y Zarauz, que representan en total 5.708 habitantes.

Provincia de Navarra

Abaurrea Alta, Aberin, Adios, Allin, Allo, Ansoáin, Añorbe, Aranarache, Aranguren, Araquil, Areso, Aribe, Arraiza, Arruazu, Artazu, Azagra, Barásoain, Barbarin, Bargota, Basaburúa Mayor, Belascoáin, Biurrun-Olcoz, Burgui, Cabanillas, Caparroso, Cascante, Cintruénigo, Ciordia, Cirauqui, Cizur, Corella, Cortes, Dicastillo, Donamaría, Egüés, Echauri, El Busto, Elorz, Enériz, Eslava, Etayo, Ezcároz, Ezprogui, Fitero, Fontellas, Funes, Fustiñana, Galar, Gallipienzo, Garayoa, Garde, Garinoain, Güesa, Guirguillano, Gulina, Huarte, Ibargoiti, lmoz, Irañeta, Isaba, Iza, Izagaondoa, Izalzu, Labayen, Larraga, Leache, Legarda, Legaria, Lerín, Lizoáin, Lodosa, Lónguída, Lumbier, Luquin, Mañeru, Mendaviac Mendigorría, Mirafuentes, Monreal, Monteagudo, Morentin, Murchante, Muruzába1, Nazár, Obanos, Ochagavía, Odíeta, Oláibar, Olazagutía, Olza, 0llo, Oteíza, Pamplona, Peralta, Piedramillera, Roncal, Sada de Sangüesa, Saldías, San Adríán, Sansol, Santesteban, Sartaguda, Sesma, Sorlada, Tíebas, Tírapu, Tudela, Tulebras, Ujué, Uncití, Urzainquí, Uterga, Uztárroz, Valtierra, Vídángoz, Vidaurreta, Víllafranca, Villatuerta, Víllava, Yerri, Yesa, Zabalza y Zúñiga, que representan en total 186.666 habítantes.

Provincia de Vizcaya

Ermua; que representa un total de 1.066 habitantes.
Se abstuvíeron de votar los representantes de los síguientes Ayuntamientos:

Provincia de Alava

Arlucea, Baños del Ebro, Barríohusto, Foronda, Labraza, Lagrán, Naváridas, Oyón, Salcedo, Samaníego, Valderejo, Víllabuena, Yécora, Arrazua, Ubarrundia, que representan en total 7.647 habitantes.

Provincia de Guipúzcoa

Anoeta, Azcoitia, Ernialde, que representan en total 8.734 habítantes.

Provincia de Navarra

Abaurrea-baja, Ablitas, Andosílla, Arbízu, Aría, Armañanzas, Arríasgoíti, Artajona, Azuelo, Bacajcoa, Baríllas, Cadreíta, Castej6n, Castillonuevo, Círíza, Ezcabarte, Goñí, Iturmendi, Lazagurría, Mélida, Mendaza, Oco, Olejua, Ribaforada, Roncesvalles, Sansoáín, Sumbilla, Torralba del Río, Torres del Río, Ucat, Urdiain, Valcarlos, Víana, Villanueva, Zubíeta, que representan un total de 28.859 habitantes.

Provincia de Vizcaya

Abanto y Ciérvana, Barrica. Durango, Lanestosa, Musques, Orduña, que representan un total de 25.800 habitantes.

Durante la votación, y al nombrarse al Ayuntamiento de Orduña, su representante dice que trae el voto condicionado a que se aprueben o no algunas enmiendas. La Presidencia le hace observar que no es el momento oportuno para la discusión de las enmiendas. Por fin, consigna su voto.

Terminada la votación dijo

El Sr. Presidente: Se suspende la sesión por diez minutos para hacer el recuento de votos.

El resultado del recuento, fué:
Votos   Pueblos
A favor del Estatuto.............  962.710  354
En contra del id. ...............   201.936  137
Abstenidos.......................   71.040  58
TOTALES..  1.235.686  549

El Sr. Laíseca (Presidente de la Comisión Gestora de la Excma. Diputación provincial de Vizcaya); Voy a decir nada más que cuatro palabras; no en representación de la Comisión Gestora de Vizcaya, sino por delegación de las Comisiones Gestoras de Guipúzcoa, Alava y Vizcaya. Convocamos, con la de Navarra, las Comisiones Gestoras a esta Asamblea, porque los Ayuntamientos de ellas manifestaron la opinión decidida en favor del Estatuto único. Pero del debate que se ha planteado esta mañana y del resultado del escrutinio de esta tarde se desprende de una manera clara que la provincia de Navarra, que antes dijo que era partidaria del Estatuto único, hoy no quiere Estatuto; por lo menos, no quiere el Estatuto que han sometido a nuestra deliberación las Comisiones Gestoras. Si yo dijese que no quieren Estatuto, quizás no me alejase demasiado de la verdad, puesto que he oído a representantes de esta provincia en que estamos hoy reunidos, manifestaciones en este sentido. No puede, pues, continuar la Asamblea en los términos en que ha de plantearse la cuestión, después del resultado del escrutinio. Es preciso, sin embargo, no abandonar el problema, es necesario que cada uno se defienda como le parezca conveniente, es imprescindible que cada uno recabe la libertad que crea que le corresponde a la provincia a que representa, y por ésto, las Comisiones Gestoras de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya van a proponer: a la Presidencia que se suspenda la Asamblea, y tienen el propósito de dirigirse al Gobierno para que éste les autorice a confeccionar un Estatuto, éste u otro, el que sea, aquél que lo aprueben después los Ayuntamientos de estas tres provincias. Un Estatuto de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya, (grandes aplausos impiden oir al Sr. Laiseca) ...y si antes estimaban estas tres provincias que era preciso un Estatuto para ellas y para la de Navarra, después de la amabilidad con que habéis acogido mis palabras, yo insisto, en nombre de estas tres Gestoras, señor Presidente, en que se suspenda la Asamblea. y tened la seguridad, alaveses, guipuzcoanos y vizcaínos, que las Comisiones Gestoras de estas tres provincias, rápidamente, gestionarán la autorización para presentar a vuestra deliberación un Estatuto.
(Grandes aplausos).

El Sr. Presidente (Salinas): De conformidad con lo manifestado por el Presidente de la Diputación de Vizcaya, queda suspendida esta Asamblea.

El Presidente,
Constantino Salinas

El Presidente de la Comisión Gestora de Alava,
Teodoro Olarte
El Presidente de la Comisión Gestora de Guipúzcoa,
José Trecu
El Presidente de la Comisión Gestora de Vizcaya,
Rufino Laiseca

El Secretario,
Luis Oroz


2007 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net