2017ko maiatzak 29, astelehena
Atzo Atzokoa

Autores:   Sola, Víctor Manuel de / Evangelista de Ibero (O.F.M. Cap.) (otros)
Titulos:   Clericalismo y separatismo vasco : comentario del folleto titulado "Ami Vasco" / Ami Vasco
Materias:  Nacionalismo - Euskadi
Editores:  Imp. Artística de Müller y Zavaleta, Bilbao, 1906

Localizacion              Sign.Topografica         Situacion        Devolucion
FONDO DE RESERVA          C-94 F-6                 No prestable

Pincha para ampliar

Clericalismo

Y

SEPARATISMO VASCO

POR SOLA

COMENTARIO DEL FOLLETO

TITULADO

"AMI VASCO"

PRECIO 1 PESETA

BILBAO

IMP. ARTÍSTICA DE MULLER Y ZAVALETA

Gran Vía, núm. 24

1906
 
 

Clericalimso

Y

SEPARATISMO VASCO

POR SOLA

COMENTARIO DEL FOLLETO

TITULADO

"AMI VASCO"
 
 

BILBAO

IMP. ARTÍSTICA DE MULLER Y ZAVALETA

Gran Vía, núm. 24

1906
 
 

A MODO DE PRÓLOGO

La escasez de mi persona debiera haberme retraido de esta tan abrumadora labor, pero considerando con D. José Ortega Munilla que tratándose de patriotismo, no ha de haber en la labor de cada uno una medida de orgullo, sino medida de deber; y así acudo á ella, según decía el Cartujano, "con el cornadillo de mi pobreza."

Existe en la Constitución un artículo que dice "todo español está obligado á defender la Patria con las armas en la mano", y siendo creencia de muchos ciudadanos que nuestra España está amenazada de un nuevo separatismo, creo cumplir con el deber constitucional, deber sentido con toda entereza, saliendo á combatir al enemigo según afirmaba Costa.. ... "con los libros en la mano".

Soy un humildísimo soldado de fila, sin galones ni cruces que ostentar; no me corresponde por lo tanto alzar la bandera ni propasarme de la fila indefinida y difusa del batallón. Pero nuestros jefes grandes y pequeños, parecen dormidos en la mayor seguridad, á penas si los gritos subversivos les conmueve; mientras tanto las armas enmohecen y el enemigo vá ganando terreno.

Centinela voluntario, doy el grito de alamar con toda la fuerza que me presta mi buena voluntad.

El espíritu anti-español ha invadido ya hasta las más altas esferas administrativas de las provincias hermanas, y con aplauso de los que todo el mundo acusa de separatistas se procede al escalonamiento de los elementos españolistas de la administración y la enseñanza.

El nacionalismo vasco, á igual de los otros nacionalismos regionales absorbidos indiscutiblemente desde ha siglos por la Unión Española, vuelve á surgir, á instigación confesada, en los cerebros y corazones de los cándidos católicos vascongados. Arana-Goiri mercede al apoyo importantísimo que ha recibido de algunos elementos del clericalismo, en poco más de tres lustros ha fundado un partido nacionalista vasco, despertándo en las masas dos sentimientos propios de gentes ineducadas: el espíritu de raza y la intransigencia religiosa.

El nacionalismo vasco establece:

Que los vascos no fueron nunca españoles ni deben considerarse como tales.

Que las provincias vascas constituían en 1839, varias Naciones y Estados independientes en absoluto de la Nación y del Estado español, reconociendo solamente por lujo como rey ó señor al rey de España, pudiendo no hacerlo y pactar libremente con las potencias extranjeras.

Quiere restablecer el estado de cosas que, según él, existía antes del 25 de Octubre de 1839 y á la acusación de separatismo contesta que no lo es porque el vasco no ha sido ni es español.

El espíritu clerical propaga el separatismo con intención de impedir el desarrollo de la democracia liberal, dividiendo hondamente á España recordando lo que costó vencer á los carlistas en las dos guerras civiles. "Y eso que Euzkadi, vilmente engañada, luchaba entonces más que por sí, por los derechos de un extranjero; que si hubiese luchado únicamente por su derecho, dispuesta á perecer antes de someterse, no sabemos cuál hubiera sido el fin de aquellas guerras, á pesar de la cuádruple alianza de España, Portugal, Francia é Inglaterra.

Apesar de la cuádruple alianza, nos revela la fé que tiene el clericalismo, en la fuerza que ha de prestarle el desarrollo de las ideas que ampara y propaga, hasta en los seminarios y en las escuelas.

En España se prepara una guerra de raza, guerra salvaje, es tiempo ya de llamar la atención del intelectualismo español que "con los libros en la mano" podría evitar á nuestra patria una nueva guerra fraticida y cruel.

Si "El Liberal" en Bilbao se ha sorprendido del contenido del escrito publicado en "La Gaceta del Norte" por A.G. De U. –cuyas iniciales coinciden con el nombre y apellido del presidente de la Diputación de Vizcaya- á este modesto servidor, le ha servido de confirmación á lo sostenido en su artículo publicado en un semanario muy conocido del público bilbaíno por su carácter festivo y batallador. Se trataba de la huelga pasada y de la coalición de las fuerzas vivas realizada para atacar á la prensa y al ministro liberal y sincero. Después de denunciar la persecución que se ejerce en contra de los maestros españoles, de instrucción pública, terminaba el artículo con la siguiente frase:

"Esto representa el Sr. A. G. de Urquijo ú Urkixo, y otras cosas más, que veremos en Octubre y más adelante si los Gobiernos pseudo liberales no cortan á tiempo el lazo de unión capital-clerical-separatista que impera libremente en las provincias vascongadas."

El clericalismo, en efecto, intenta una contra-revolución; pertende deshacer la obra realizada á costa de mucha sangre en el siglo pasado, para restablecer el régimen antiguo se valen de la ignorancia de los cándidos católicos, de la escasa oposición doctrinal que se les hace y de la carencia absoluta de una buena dirección de los elementos liberales.

Y cuando los liberales que creen que transigir es gobernar, hablan de fueros, dan lugar á que les digan: "¿En qué tuvimos Fueros? Y los Fueros ¿significan que éramos españoles?-Digan, digan: éramos ó no éramos españoles?"

Y esto otro. "¿Qué unidad patria es esa que pretende que las Cortes hagan para las tres provincias vascongadas una constitución en que haya menos deberes que cumplir que los que actualmente cumple? Si eso mismo pretendieran las demás regiones ¿podría vivir España dentro de su unidad de patria?"

A esas necias y estúpidas cuestiones dan lugar los defensores mal avisados de esos Conciertos económcios que gravan más al obrero, que nada posée que al ricachón que es propietario de más de veinte casas!

Los Estados europeos han realizado á costa de muchos sacrificios la unidad de sus respectivas naciones propagando las letras, las artes, las ciencias heredadas de los Romanos y de los Griegos, mejoradas con los descubrimientos modernos é introduciéndolos hasta en los lugares más apartados de las sierras. Las revoluciones realizadas en el siglo XIX significan el nacimiento de una humanidad pensante, abierta nuevamente á la civilización y al derecho. El pasado solo hay que recordarle para evitarle; el interés de los reaccionarios es de dividir, el del liberalismo es de unir é igualar á los ciudadanos ante la ley y la justicia social.

Y cuando los bizkaitarras nos recuerdan el pacot de Guipúzcoa con Inglaterra en 1482 ó el de 1719 con Francia, comprometiéndose á no hacer lo que debían de haber hecho, debe contestarsele que el pasado nos tiene sin cuidado, que lo que nos preocupa es el presente y el porvenir. Que la Unión Nacional significa cultura que no existe aún en las aldeas y escasamente en las ciudades y que nuestro sgilo requiere solidaridad, lo que no puede dar el pasado. No debemos discutir derechos absurdos sino combatir la ignorancia de los que los defienden; esa ignorancia de los adoradores de una fé ciega contraria al espelendor de la ilustración moderna.

El derecho á los fueros nos hace reir tanto como el derecho divino de esos herederos reales, de esos pobretones soñadores que pasan el tiempo contando las cuentas del rosario de sus títulos nobiliarios.
 
 

Ami Vasco

Al empezar estos comentarios, no puedo menos que aconsejarte, querido amigo, si es que quieres tener una idea razonable del mundo, y que esa idea te sirva de norma para ordenar tu vida privada y de base para pretender cooperar al destino de la patria, que no dejes al cuidado de una sola persona, ó lo que viene á ser los mismo, á una opinión ó doctrina determinada, el dificultoso encargo de enseñarte lo que es el hombre, lo que son los pueblos, cuáles son sus orígenes é historias.

Te expones, de lo contrario, á ignorar una gran parte de los conocimientos científicos que sobre el particular existen, y si la persona ó doctrina escogida es religiosa, ella matará tu criterio propio, tu espíritu, para imponerte con la fé, la sumisión, al dogma y á la voluntad agena. No olvides nunca que la libertad de pensar es una de las facultades más necesarias y por eso más digna de estimación.
 
 

I.

NACIÓN

1.¿Qué es una Nación? –El conjunto de hombres ó de pueblos que tienen un mismo orígen, una misma lengua, un mismo carácter, unas mismas costumbres, unas mismas leyes fundamentales, unas mismas glorias, unas mismas tendencias ó aspiraciones, unos mismos destinos.

Término colectivo, que comprende á todos los habitantes de un mismo Estado, de un mismo País, que viven bajo las mismas leyes, hablan el mismo lenguaje, etc: Nación civilizada, Nación bárbara, etc.- Nación se dice también de los habitantes de un mismo País áun cuando no vivan bajo las mimsas leyes y que son sujetos de diferentes Príncipes. Así, aunque cuando Italia esté dividida en diferentes Estados (1) y en diversos Gobiernos, no se deja de decir la Nación Italiana. (Como es falso decir la Nación Vasca prescindiendo de su nacionalidad espñaola.)

Esta definición no se ofrece como la anterior á hacer consideraciones torcidas por no ser intencionalmente restringida. Y, por ella será fácil comprender como la Nación española está constituída por pueblos de distintos orígenes, de distintas lenguas, de distintos caracteres, de distintas costumbres, de diferentes leyes fundamentales, de distintas glorias, de distintas tendencias ó aspiraciones todo á semejanza de cualquiera de las demás Naciones del mundo. Sin embargo á pesar de todas esas diferencias, vienen constituyendo desde tiempos inmemoriales la siempre grande y gloriosa Nación Española.

2.De todas estas propiedades, ¿cuáles son las que esencialmente constituyen la nacionalidad? –En primer lugar, la sangre, raza ú origen; en segundo lugar, la lengua. Las otras propiedades no son más que consecuencia de estas dos, y singularmente de la primera.

Desde la época Romana, una gran parte de la península Ibérica viene siendo conocida por el nombre genérico de Hispania; nombre que colectivamente se aplicaba á los diferentes pueblos y razas que la poblaban. Y desde más de veinte siglos esos pueblos y esas razas á pesar de sus diferencias de orígen, de idioma, de costumbres, de leyes, etc., á pesar de sus tribulaciones históricas durante la dominación romana, las invasiones bárbaras y árabes, y durante la época moderna, ha venido constituyendo en la h isotira humana una Nación determinada, caracterizada por el carácter común de sus aspiraciones históricas. La constitución de la unidad nacional y el engrandecimiento de la Patria española es el resultado de la unión y de la adhesión de todos los elementos que las constituyen bajo un mismo ideal y un mismo Estado. Estas son las propiedades esenciales que constituyen las Naciones: la unión y la adhesión histórica á un mismo Estado, quedando reducidas á consecuencias secundarias la diversidad de sangre, raza ú orígen por el predominio característico en la mayoría de las naciones de una raza y de un idioma determinado en cada una de ellas.

3.¿Cómo se manifiesta la identidad ó diversidad de razas? –Por la identidad ó diversidad de lenguas, de tal manera que, cuanto mayor sea la diferencia que media entre las lenguas de dos Naciones, mayor será la diferencia de razas que las separa. Así v.g., el español difiere del chino más que del ruso y del ruso más que del francés.

El idioma solo puede servir como manifestaciones superficiales y, sobre todo si se trata de pueblos primitivos ó de razas que han sufrido pocas vicisitudes como la vasca, por ejemplo. Pero es sabido que la ciencia pone otros medios mucho más seguros y más perfectos fundados en el estudio racionado y comparado de la estructura del cuerpo humano con especialidad del cráneo. De otoro modo ¿cómo podríamos distinguir la raza de dos españoles ó de dos franceses nacidos por ejemplo en Madrid ó en París y que no supiesen hablar más que el español ó el francés lo que no impediría para que unos fueran de raza vasca ó de raza celta, goda ú árabes los otros?

4.¿No puede suceder que pueblos de razas diferentes hablen la misma lengu? Sí, señor; pero esto acaece cuando uniéndose y mezlándose la sangre ó la razas de esos pueblos, desaparece la pureza primitiva de las razas. Y entonces se verifica que la raza más pujante ó más culta de las que se mezclan, mata las lenguas de las otras y les impone la suya. Así, de las razas celtas, fenicia, romana, judía, árabe, germana, etc., que se han mezclado en España, la que ha predominado es la latina ó romana; y por eso es neo-latina la lengua que hablan los españoles, y por eso también es tan notalbe el parecido que se observa entre españoles, portugueses, franceses é italianos. Al cabo todos esos pueblos no son más que variedades de una misma raza, de la raza latina.

Esto es, en efecto, otra prueba evidente de la razón de nuestros argumentos. Sin embargo creemos necesario hacer notar que no es absolutamente necesaria la mezcla de sangre, como se puede comprobar en muchas aldeas de las regiones vascas y asturianas v. Gr., donde se hable castellano con exclusividad del vascuence y de dialecto alguno á pesar de conservar sus pobladores señaels evidentes de la pureza de su sangre. Por eso también creemos erróneo el dicho de que los pueblos españoles, franceses é italianos, no sean más que variedades de una misma raza, de la latina. Cualquiera que haya leído las invasiones de los bárbaros y el numeroso contingente de sus razas, y que tuviera en cuenta que los latinos no poblaron á España sino que la dominaron especialmente por la fuerza de las armas, no por el número como hicieron entre otros los godos y los árabes, entenderá que no pueden por consiguiente haber modificado la variedad de razas tan profundamente para predominarlas. Lo que predominó fue la superioridad del idioma. En efecto la superioridad del latín era tan grande sobre los idiomas primitivos de los invasores que sus mismos derivados, el castellano y el francés entre otros, por su pujanza y más cultura se les impusieron.

5.¿Pero en la lengua que habla un pueblo formado de diversas razas quedarán siempre vestigios de las lenguas que hablaron aquellas razas, antes de mezclarse? –Ciertamente, y no puede ser de otro modo; de ahí que la filología sea la mejor ayuda de la historia, tratándose de los tiempos primitivos.

La filología, como hemos dicho, aunque es muy importante para ayudar al estudio de las razas humanas, en muchos casos queda reducida á una categoría secundaria. Debido á que no siempre existe la posibilidad de adaptación y de formación de dialectos como sucede en Vizcaya y en Guipúzcoa y en todo lugar donde el predominio del idioma invasor se imponga de modo absoluto. La perfección y la cultura del idioma castellano ó del francés no toleran la formación de dialectos allí donde luchan con idiomas primitivos defectuosos y faltos de cultura. El vasco, como el negro del Senegal ó el indio de América abandona su idioma por completo para aceptar el que naturalmente le sobrepuja.

6.Además de los caracteres anteriormente enumerados, ¿no hay otros físicos ó corporales que distinguen entre sí á las razas? –Sí, señor; en virtud de esos caracteres, distinguimos fácilmente un negro de un blanco, y un amarillo de un malayo; todos hablamos de tipo francés, tipo inglés, tipo alemán, etc., y eminentes antropólogos han demostrado que la vasca difiere de todas las demás que pueblan el globo. Pero esa diferencia física nunca será tan importante, tan íntima, tan científica, como la de las lenguas y los caracteres morales.

Sostener que la diferencia física por consiguiente antropológica nunca será tan importante, tan íntima, tan científica, como la de las lenguas y los caracteres morales es un absurdo muy grande. La educación, la instrucción, el idioma iugalan tanto á los hombres, que en la mayoría es imposible diferenciar á un vasco de un castellano.

En cuanto á caracteres morales, los pueblos católicos poco ó nada se diferencian los unos de los otros.

Observación: Nos llevaría muy lejos el estudio y división general de los idiomas; dada la naturaleza de este libro, nos basta saber que su primera forma fue la monosilábica, constituída por palabras independientes; leugo la forma aglutinante, en la que por la unión de dos ó más sílabas se constituían palabras compuestas, persistiendo su anterior significación é integridad, y por último, la forma flexible ó de flexión en que la raiz ó palabra primitiva se modifica para expresar los casos y números del nombre, los modos, tiempos y personas del verbo, etc. Los idiomas monosílabos son hablados por pueblos rudos y primitivos, y solo se encuentran restos de ellos en alguns tribus asiáticas y oceáncias; los idiomas aglutinantes, en que las palabras se unen unas á otras sin modificarse, corresponden á civilizaciones poco avanzadas, y hoy tenemos muestra de ellas en China, el Tibet, la Tartaria y varias comarcas africanas y americanas.

En España tenemos una pequeña región, la vascongada, en que se habla un idioma aglutinante, circunstancia que ha desvanecido muchos errores históricos, demostrando que los vascos no son Iberos, como á principio se creía, sino una raza particular, procedente, según todas probabilidades, del norte de Tartaria y sur de Siberia, y que llegó al mediodía de Europa en una de las muchas emigraciones realizadas por las tribus asiáticas. Por útlimo, son idiomas de flexión el sanscrito, el griego, el latín y el castellano.
 
 

II.

ESTADO

7.¿Qué es Estado? –Considerado, no en su elemento formal y director, sino en su elemento material ó dirigido, podemos definirlo así: "El conjunto de pueblos ó individuos que viven sujetos á una misma autoridad soberana."

8.¿Es lo mismo Nación que Estado? –De ninguna manera. La Nación es cosa natural, es decir, creada por la misma naturaleza; el Estado es algo artificial, dependiente de la voluntad humana. La Nación es indestructible, mientras subsista la raza; los Estados se forman ó deshacen según los caprichos de reyes y conquistadores. La Nación liga á sus elementos con el vínculo de la sangre y de la lengua; el Estado, nada más que con el lazo de la autoridad que los gobierna.

Esta definición viene preparando el terreno para decir luego que la raza vasca forma una Nación distinta de la Nación española. Lo cual sería cierto si de todo tiempo y en nuestros días la mayoría de los vascos tuvieran aspiraciones ó tendencias distintas y opuestas á las tendencias y aspiraciones de España. Solo de ello pueden presumir los separatistas, pues el regionalismo no deja de interesarse, de seguir ó pretender dirigir los movimientos políticos españoles.

Siguiendo el conjunto de las aspiraciones, de las necesidades, del porvenir y de la historia de un pueblo, es evidente que el Estado debía ser siempre lo mismo que la Nación. Como por ejemplo sucede en las Américas, donde las razas humanas, las diversas razas blancas europeas, las negras importadas de Africa, las amarillas traídas del Asia y las cobrizas naturales del país, constituyen Estados, á pesar de su diversidad de razas y de idiomas propios (á los que predomina el castellano, por su perfección), vienen á constituir Estados distintos, verdaderamente Nacionales, debido á la comunidad de tendencias é intereses.

Allí, donde subsiste la forma impuesta por la fuerza, es donde la Nación se diferencia del Estado, porque éste representa la imposición y sumisión forzosa á constituciones políticas ó dominada. Y es una falsedad grande establecer entre la región vascongada y el Estado español esas diferencias. Solo pudieran ser verdaderas si las doctrinas propagadas por el perverso Arana-Goiri fuesen aceptadas de antiguo por la mayoría de los vascos, y aun así, siendo el nacionalismo vasco un producto del clericalismo, como desmostraremos más adelante, no puede considerarse sino como uno de los tantos medios que la Iglesia empela para dividir y dominar mejor en los pueblos y Estados. Por eso apremia combatirlo cara á cara y con mano recia y enérgica.

9.¿Podréis explicarme esta diferencia con algún ejemplo? –Sí, señor; comparad dos hermanos, nacidos de los mismos padres, con dos ó tres criados que sirven al mismo dueño, pero no ligados por ningún parentesco. La diferencia que hay entre la relación que liga á los primeros y la relación que liga á los segundos, esa misma existe entre los conceptos de Nación y Estado?

La diferencia de raza, indicadas en este ejemplo por la presencia de los criados, no impide que puedan formar un Estado único, como decíamos en el párrafo anterior. La base primordial del nacionalismo vasco como partido político es la diferencia de raza y de idioma; mediante estas diferencias propaga su doctrina separatista, en la que predomina la idea religiosa, de ahí que pretendan en la existencia de la Nación vasca, reuniéndolas y enlazándolas con la historia de los fueros y privilegios, á cuyos orígenes remonta. El peligro del desarrollo del separatismo consiste, por consiguiente, en que no son discutidas oficialmente ni cortadas de un modo radical y terminante las discusiones teóricas sobre el pasado histórico de las provincias vascongadas.

10.Según esto, ¿podrá una misma Nación formar diversos Estados, y al revés, un mismo Estado formarse de diversas Naciones? –No cabe duda. De lo primero nos ofrece un ejemplo la Nación ó raza anglo-sajona que forma dos Estados completamente independientes: Inglaterra y los Estados Unidos; y de los segundos el Imperio ruso con su variedad de razas –diez ó doce diferentes nacionalidades- sujetas todas á una misma ley fundamental.

En esta respuesta se confunde intencionalmente el concepto de Nación con el de raza. En ella se dice: "la Nación ó raza anglo-sajona que forma dos Estados completamente independenietes: Inglaterra y los Estados Unidos" y más adelante "diez ó doce diferentes nacionalidades, sujetas todas á una misma ley fundamental."

Este modo de confundir la Nación con las razas que la constituyen no puede ser sino intencionado. En los casos citados la diversidad de los Estados ingleses y americanos son una prueba á nuestro favor, de que las tendencias é intereses de ambas naciones constituyen la diversidad de Estado y de Nación. ¿Quién puede dudar que la Nación Ingelsa es una y distinta de la Nación Americana? ¡Los bizkaitarras!...

Grande y numerosa es, en efecto, la diversidad de razas que constituyen el Estado Ruso, pero también es grande el atraso de las mismas. Y no menos grande la desorganización que en ellas existe. En el Estado ruso existen verdaderas Naciones sometidas por la fuerza y por la arbitrariedad, que no se han confundido aún con el Estado, porque la verdad es que éste no tiene ningún atractivo. Sin embargo, el movimiento revolucionario entre ellas iniciado nos demuestra por su extensión que existe comunidad de intereses y de tendencias, por lo que podemos asegurar que cuando triunfe en Rusia el ideal democrático, todas las razas se unirán para formar un solo Estado Nacional. Es seguro que la unión se constituya á modo de confederación de Estados administrativamente autónomos, pero la idea común de progresar y de continuar en el socialismo caracterizará la Nacionalidad rusa.

11.En conformidad con vuestros principios, ¿podrá también darse una Nación ó raza que no forme ningún Estado propio independiente sino que esté sometido á Naciones extrañas? –Así es, y lo podéis probar con el ejemplo de las Naciones irlandesa, polaca, letona, vasca, finlandesa, lapona, etc. (2).

¡Aquí saltó la liebre! "Nación ó raza vasca que no forma ingún estado propio independiente, sino que está sometida á Nación extraña."

Será fácil ahora comprender la razón que guía al Nacionalismo vasco, al confundir el concepto de raza con el de Nación. La observación (2) puesta al pié de la página nos dá la razón á los que no queremos confundir la raza con la Nacionalidad y ponemos como principio fundamental de esta la comunidad de tendencias é intereses.

Nos dice "Iber" "que no hay nacionalidad irlandesa propiamente hablando" ¿se´ran acaso los irlandeses de nacionalidad española por el parentesco de la raza celta? ¿Serán rusos los poalcos porque aquellos son de raza eslava? Para "Iber" no hay nación irlandesa ni polaca porque son de la misma raza que sus opresores; sin embargo, para el Nacionalismo Vasco, hay Nación Vasca porque no son de la misma raza que los demás españoles, negando así las históricas tendencias políticas, religiosas y económicas que los han unido á la Nación Española. Estas causas y no aquellas son por ejemplo las que originaron y ocasionaron la ruptura definitiva entre Suecia y Noruega, hasta hace poco unidas para la misma monarquía y diplomacia pero separadas por distintas Constituciones é inclinaciones nacionales. En el parecido de esto con el pasado histórico del Señorío de Vizcaya y demás provincias vascas es en lo que se fundan las tendencias clericales para propagar el separatismo juntamnete con la distinción de raza y de nacionalidad negando descaradamente la unidad de sentimientos y de ideales que ha mantenido la unidad política de la región vasca con el Estado español y comparándola erróneamente, con perversa intención, con Irlanda, Polonia, Finlandia, etc.

El hombre que ha nacido y vive en el campo, que solo sabe el idioma primitivo de su lugar para salirse de los estrechos límites intelectuales de su pueblo y de otros pocos no menos atrasado que le rodean, para penetrar en la ciudad y seguir el progreso debe desembarazarse de su modo de ser, primitivo y atrasado, para poder llegar á ser un hombre culto y de su tiempo. Tal es el estado en que se encuentran esparcidos por valles y montañas (más por montañas que por valles) las razas típicas y originales en las Naciones europeas. Por eso el vasco liberal inspirándose en las ideas progresistas, al sentir que sus aspiraciones de civilización y de Justicia son comunes á su raza con las demás razas españolas y al notar que los obstáculos clericalas y de espíritu de clases que se oponen á su inclinación son también comunes á todos los españoles, el vasco liberal, decimos, se siente también como sus antepasados español y su brazo busca el apoyo de España para lograr cultura y Juticia para los suyos.

12.Y estas razas ó Naciones sujetas á extraño dominio, ¿no tienen derecho á la independencia, esto es, á formar uno ó varios Estados, independientes de aquel al cual están sugetas?-Ciertísimo que lo tienen, á menos que voluntariamente no se hayan sometido á yugo extranjero, cediendo todos sus derechos en favor de la raza dominadora.

"Y esta raza ó Nación vasca sujeta á extraño dominio, ¿no tiene derecho á la independencia, esto es, á formar un Estado independiente?" Esta razón es la madre del "zorro" nacionalista vasco; tratándose de un folleto tenido como programa del partido del Nacionalismo Vasco á quien interpreta con admirable claridad, ya sabíamos donde ibamos á parar: al separatismo ni más ni menos; á un separatismo que pospone toda idea de patria y de raza á la de la sumisión humildísima á la enseñanza de la Iglesia Romana (por supuesto no á la del Estado Español.) Aquí es donde precisa que demos el toque de atención á todos los vascos y a España entera. Una minoría ínfima pero cada vez mayor, inspirada por un espíritu verdaderamente jesuítico, por lo mal intencionado que es y el apoyo que merece de estos que hacen todo cuanto pueden para propagarle y protegerle como si fuese hijo suyo, se niega á seguir el camino trazado por la Historia á los pueblos que moran desde las vertientes de los Pirineos hasta las cumbres de la Sierra Nevada. Esa minoría que representa el retroceso político y filosófico, es la negación de todo progreso social y nacional. El espíritu director es el clericalismo confundido como todo el mundo sabe con el cristianísmo. Matar al liberalismo cada vez más triunfante ese es su fin. Combatir el Regionalismo, esa es su pretensión. Adquirir bae, afianzarla bien, para utilizarla para combatir las tendencias nacionales españolas hacia la democracia, ese es su objeto, Prestar apoyo á Roma en sus pretensiones sobre el derecho civil, esa es su intención. Nada le detien en el desarrollo de este programa venenoso aunque su fin, su pretensión, su objeto se basa sobre la ruina y la división del Estado español, despertando así de un modo criminal y maligno los dormidos fanatismos de las pasadas contiendas entre Liberales progresistas y Neos reaccionarios.

La intención que les guía á tergiversar y remover el pasado para oponerlo al porvenir es de sembrar divisiones y con ellas odios, cuyos efectos vienen sintiéndose desde bastante tiempo.

No hace muchos días, á ocasión de la fiesta de Ignacio de Loyola (el más grande de los degenerados españoles, cuya mención recuerda esta su recomendación á sus discípulos "habéis de convertiros en cadáveres vivientes para obrar según os sea mandado") el 31 de Julio de 1906, en el paseo del Arenal de Biblao vímos como los nobles y fieros hijos de Castilla hacían resaltar su amor á la patria española repartiendo palos y bofetadas al grito de ¡viva la Rioja! pocos días antes ultrajada en el escudo pisoteado de la muy noble é ilustre ciudad de Logroño. Al presenciar estos hechos, de mis labios agitados y nerviosos escapaban la palabra ¡guerra! Sí, guerra entre hermanos, entre amgios, ¿guerra queréis? guerra teneis, ¡hela aquí, aquí están sus gérmenes! Y tal espectáculo me representaba los sitios de Bilbao cuando las guerras civiles y mi imaginación comparaba las ideas Nacionalista-clerical, con los ideales de paz y tolerancia que caracteriza las ideas racionalistas al pretender unir los pueblos de todas las razas, de todos los idiomas, de todas las religiones, en el amor universal hacia el progreso de la perfección humana y social.
 
 

III.

NACIONALISMO

13¿Cómo se llama el sistema político que pretende reivindicar para cada Nación el derecho de gobernarse á sí propia, con las leyes que ella propia se ha creado, con sus costumbres tradicionales, con su constitución histórica, sin ingerencia de poder extraño?-Nacionalismo.

Por este capítulo entramos de lleno en materia Bizkaitarra. Leed esa definición del Nacionalismo y comprenderéis la idea clerical separatista. El Nacionalismo nos dice "es el sistema político que pretende reivindicar para la Nación vasca el derecho de gobernarse sin ingerencia de poder extraño."

Para nosotros el Nacionalismo es aspiración Nacional sí, pero: existen varias clases de aspiraciones nacionales, y que en conjunto pueden dividirse en dos: una que representa la reacción del espíritu retrógrado que pretende volver á las negruras del pasado y otro que es el racional que representa el derribo absoluto de lo ruinoso y malo que encumbre tiranías y crímenes sin fin, para edificar el futuro con criterio ámplio, llamado por eso liberal para establecer una sociedad donde reine y gobierne la Justicia y la Razón. En esto nos diferenciamos, ellos y nosotros. Son el pasado que se derumba, nosotros el porvenir que potente y luminoso vamos alzando sobre el horizonte.

14 ¿Luego no es cierto que el nacionalismo sea un sistema egoísta, opuesto á la caridad cristiana?-Bien decís, porque el nacionalismo concede á todas las Naciones por igual el derecho á la independencia ó á regirse á sí mismas; á lo que se opone es á que, ó bien por la fuerza, ó bien por la astucia, una raza subyugue á otra y la destruya. Y si ésto no es justicia y caridad y amparo del débil contra el fuerte, que venga Dios y lo vea.

En testimonio llamáis a Dios y nosotros ¿á quien llamarémos? A la diosa Razón, decís y decís bien; porque la Razón que escrutinia y analiza todo, lo llamado divino y humano, después de profundizar el pasado, lógicamente saca en consecuencia que los hombres no deben vivir divididos porque sus enemigos son comunes y viven en comunidades, y todos deben hacerles frente, á ellos que se unen y desunen según las circunstancias porque el Clericalismo en nuestros días si bien se encuentra débil ó completamente vencido en Francia, en nuestra patria se muestra fuerte y terco, hasta ser orgulloso y provocador. La Iglesia representa aquí como en todo el mundo, la regresión á la tiranía, el restablecimiento de la dominación religiosa y la supresión de la libertad de pensar y de escribir, así que el Nacionalismo no solo es exclusivamente suyo, es decir egoísta, por proclamar además la expulsión de la región vasca de todos los demás españoles, sino que es también testimonio eviente de falta de educación y de urbanidad á causa de su intransigencia é intolerancia.

15 ¿Cuáles son los enemigos principales del nacionalismo?-Tres: el imperialismo ó afán inmoderado de conquista y expansión territorial que impele á una raza á avasallar á otras; el extranjerismo, ó antinatural tendencia de una raza á repudiar todo lo característico de ella, así sea excelente y en alto grado loable, y á aceptar todo lo que de otras razas proceda, aunque sea reprobable y dañoso; el internacionalismo, ó pseudo-humanitarismo que aspira a fundir todas las razas humanas en una sola cloaca, borrando á la par que los caracteres nacionales, el nombre de Dios de la mente humana.

El imperialismo: ha sido en el pasado y sigue siendo la señal más característica de la grandeza del poderío civil, comercial y militar de un pueblo ó de una Nación. El curso de la Historia y los hechos presentes son testimonio de que el pueblo que no se expansiona, que no se extienda es pueblo sin energías, sin fuerzas é incapaz. El imperialísmo hoy en día solo amenaza á los pueblos salvajes ó incultos. Por esa prte el nacionalismo vasco todo tiene que temer.

El extrangerismo: indica influencia política, intelectual, artística, filosófica, etc., en general es un medio de propagación de cosas que por su superioridad se imponen á los usos y las costumbres nacionales. Lo "dañoso y reprobable" y eso de "otra raza" esta escrito refiriéndose al liberalismo, al socialismo, que se extiende y propaga por los pueblos mediante el concurso que les presta los libros, la prensa periódica y la gente forastera. Es malo porque abre los ojos y espavila á los aldeanos y obreros.

Roma sometió á Grecia, militar y políticamente, más Grecia conquistó y predominó en Roma por su cultura hasta tal punto que era de ver la desesperación de los patricios romanos por no poder imitar en absoluto la cultura y la educación de los griegos; pueden citarse cientos de casos parecidos pero este es suficiente para demostrar que ningún pueblo admite voluntariamente y sin protesta lo que sea reprobable y dañoso, como ninguno repudia definitivamente lo que sea loable y beneficioso. En estos casos es cuando es necesaria la libertad de elección: unos admiten lo que otros reprueban. Lo que es antinatural es la imposición y la intolerancia agena. En la naturaleza todo es progresivo ó retrógrado nada es eterno. Si el Nacionalismo reprueba el extrangerismo español porque contagia de liberalismo, como aseguran todos los Bizkaitarras, tendrán que imitar á China y Marruecos y cerrar el país vasco al comercio y á las relaciones con las naciones extrañas y si además el régimen político interior es absolutista y humildemente sumiso á la Iglesia, puedenle vaticinar como causa de mortal decrepitud y decadencia. ¿Hemos de recordar aquí la proposición del concejal nacionalista que quería imponer cinco pesetas de derechos á cada 100 periódicos exóticos que entrasen en Bilbao?
 
 

El internacionalismo: bien llamado humanitarismo es producto del conocimiento de las ciencias humanas y es tan antiguo como el intelectualismo. La vida próspera y feliz de las Naciones exigen dos cosas: paz universal y reconocimiento de los derechos del Hombre. El internacionalismo es malo para el Nacionalismo Vasco, porque es contrario á la propiedad y al predominio de las religiones. Es enemigo de la propiedad porque esta signfica abundancia de unos y escasez de muchos; es enemigo de las religiones porque según demuestran los hechos históricos y presentes las religiones representan en la sociedad el poco airoso papel de opresoras y desvirtuadoras del pensamiento humano, joya la más preciosa para el hombre intelectual. ¿Cómo es posible reconocer la autoridad de una Iglesia que elevó á la dignidad de director de almas al ignorante Caccini por haber sostenido ante el tribunal de la inquisición que las matemáticas eran una invención del diablo?

16.¿Es lo mismo e halla inculcado en sus leyes, en sus costumbres, en sus tradiciones, en sus fiestas, en lo más hondo de su ser; y mal se podrán conservar ó restaurar éstos elementos, si se les despoja del principal que los informa y les dá vida: la Religión de Jesucristo. De ahí que en Polonia, é Irlanda el clero y los católicos sean en su inmensa mayoría y á pesar de sus diferencias de partidos, fervorosos y entusiastas nacionalistas, y de ahí también que el liberalismo y la masonería hayan mostrado siempre gran enemiga á las tendencias nacionalistas de dichos pueblos.

Siendo el nacionalismo vasco un partido clerical, no es estraño que esté tan íntimamente ligado con la Iglesia católica, que, según le conviene, es universal; por consiguiente, no es vasca, ni española, ni francesa, ni italiana; absolutista por necesidad, es sin embargo liberal por conveniencia; vencida en tres guerras civiles, apadrina un rey liberal, defiende en contra un monarca absolutista; en Madrid reconoce el Estado español, en Vasconia lo niega. No admite en ninguna parte que le discutan el dogma cristiano, que quiere imponer á los hombres de viva fuerza. Su doctrina es contraria hasta á la humildad y desinterés de su fundador. Sus errores, sus crímenes, su ignorancia son tan grandes, que reprueba á los sabios y ensalza á los pobres de espíritu. Su intransigencia, su avidez de mando y de poder han ensagrentado veinte siglos de la historia humana; tiempo es ya que los hombres la reprueben. A la Sociología racionalista pertenece el derecho de reunir los factores que constituyen la sociedad para convertirlos en producto de riqueza y de bienestar.

18.Pero, ya que no nacionalismo anticatólico, ¿podrá haber nacionalistas enemigos de Cristo y afiliados al protestantismo, racionalismo, liberalismo, masonismo y otras sectas?-Estos tales serán nacionalistas de nombre y á lo más por amor á la independencia de su Patria; pero nunca completos y cabales nacionalistas que anhelan la restauración íntegra de las instituciones patrias y quieren devolver á su pueblo su antiguo modo de ser.

El racionalismo ó liberalismo que sobre la ruina del antiguo régimen levantó las naciones más poderosas, más ricas, más ilustradas que jamás han existido, á pesar de la antigüedad del mundo, ¡no es, según los nacionalistas vascos, un ideal completo ni cabal! ¡Lo que constituye el orgullo y la satisfacción de la humanidad pensante y trabajadora debe, según el Catolicismo, someterse sin condición á los hombres que alucinados, ignorantes é incapaces pasan sus vidas contando las cuentas del rosario! Creemos que no es necesario comparar aquí lo que produce un convento á lo que crea un laboratorio.
 
 

IV.

PATRIA

19.Ya que habéis pronunciado el nombre de Patria, ¿queréis decirme el significado del mismo?-Con mil amores. Etimológicamente, Patria (de pater), Nación (de nascor) y Raza son sinónimos. Pero no lo son en el uso corriente actual. Cuando la raza se halla históricamente localizada en un territorio geográfico dado, de cuya población forme ó haya formado la gran mayoría, se tiene la Nación ó Patria. Por extensión, aunque impropiamente, se dán también éstos nombres al suelo que sustenta á la raza. Así, existe la raza hebrea, pero por halarse diseminada por casi todo el globo, sin poseer un territorio definido que pueda considerar actualmente suyo, no sería exacto hablar de Nación ni de Patria hebrea.

Esta conjunción de Patria y de Raza es intencionada, como hemos visto anteriormente en Nación y Raza. Debemos tener en cuenta que se razona siempre refiriéndose á raza y á patria vasca.

Para nosotros Patria es nombre estensivo en España como en Francia, en Inglaterra y en la mayoría de las Naciones á varias razas de hombres, lo de "históricamente localizada en un territorio geográfico" solo puede aplicarse á la región vasca.

Patria solo se refiere, pués, al país en que ha nacido uno y no tiene nada que ver de las razas que la poblaron. Patria es el territorio donde se extiende la soberanía de la Nación á que pertenece uno. La Patria española es el territorio nacional desde los Pirineos hasta Cádiz.

20.¿Es decir que en el concepto de Patria entra por modo esencial la idea de raza, y tan solo accidentalmente ó por modo accesorio la idea de lugar ó region?-Sí, señor; y únicamente en este sentido se puede admitir aquella proposición tan corriente de que la Patria es una extensión de la familia.

"Iber" viene aquí preparando el terreno para decir luego como, para el nacionalismo vasco, no es la Patria española su patria. La patria no debe confundirse nunca con el pueblo, la ciudad, donde se ha nacido. Para un español, la patria es España entera, es el recuerdo de 2000 años de luchas, de prosperidades, de desgracias comunes á todos los españoles, sufridas para seguir adelante en pos de la felicidad popular, todo eso es lo que debe amarse y defenderse á precio de toda su sangre.

21.Luego, para que un hombre pueda tener por Patria suya á una Nación, ¿no bastará haber nacido en el territorio ocupado ó dominado por la misma?-De ningún modo; un negro ó un malayo nunca será francés por más que nazca en el centro de París; y un Fernández o un González jamás podrá llamarse vasco, así vea la luz primera en lo más escondido de los montes de Gipuzkoa. Tendría gracia que un judío se creyera babilonio por haber nacido á orillas del Eufrates en tiempo de la cautividad, ó que un zulú se llamase inglés y amase como á su Patria á Inglaterra y considerase como propias las glorias de esta Nación, por la chiripa de haberle parido su madre en London, ó que un japonés gritara: "¡Viva Rusia! Rusia es mi patria" por que sus padres, deportados á la Siberia, le dieron allí la vida! No habría en este caso Patria para el hombre nacido en un buque que navega por medio de los mares. No, no; eso que llamamos Patria, con los afectos que inspira, con los entusiasmo que infunde, con los sacrificios que exige, supone en los que la forman un vínculo más estrecho que el que consiste en haber nacido en la misma región del globo; supone identidad de origen, identidad de carácter identidad de costumbres, identidad de lengua, identidad de glorias y desdichas.

El espíritu antiespañolsita del nacionalismo vasco traspasa al través de las obscuridades de estos razonamientos. ¿Con que es decir que un Fernández ó un González (un español) jamás podrá llamarse vizcaino por la chiripa de haber nacido en Vizcaya? Demos, pues, vuelta á la frase y se destacará el espíritu maléfico del autor: un Goitia jamás podrá llamarse español, aunque nazca en Madrid!

Además, ¿no son los judíos de raza semita? Sí. ¿Por qué no han de ser de Babilonia? Por no pertenecer á la misma nación, por supuesto, la raza siempre queda á la misma nación, por supuesto, la raza siempre queda á segundo lugar en este caso como en el de un negro parisien, el cual, criado y educado en el espíritu francés, no podrá reconocer como patria suya al país de donde nació su madre, sino la Nación donde nació él y donde se formó su inteligencia. Será negro, pero negro francés.

22.Luego para conocer cuál es la Patria de una persona, ¿no será necesario saber en qué lugar ha nacido?-No, señor; como no es necesario saber la casa donde ha nacido uno, para conocer si pertenece á tal ó cuál familia; que no se es de la familia de Juan por haber nacido en casa de Juan, sino por ser hijo ó pariente de Juan.

El motivo de seguir confundiendo la idea de Raza y Patria, lo hallamso en la pregunta siguiente.

23.¿A qué hay que mirar, pues, para conocer la Patria de un individuo?-A la raza á que pertenece, ó lo que tanto monta, al apellido que lleva.

De ahí que en los acute;n, y entusiasmarse con sus glorias, y alistarse en sus ejércitos y hasta tomar parte en una guerra contra Francia. Mas quien tal hiciera bien merecería que se le apellidase traidor y renegado y digno de la maldición de sus padres.

Al llamar renegado al francés que se germanizaría hasta tal punto que defendiera á Alemania con las armas, encubiertamente no se hace otra cosa sino insultar á los vizcainos que tienen por muy honroso el poder llamarse españoles.

El hombre que nazca en territorio español, que reciba de España la instrucción que necesita para mantenerse él y su familia, ése hombres si que sería traidor á España si no acudiera á defender el territorio nacional.

Para el hombre ignorante ó corto de conocimientos que dificultosamente hilvana dos razones en castellano ó en vascuence, la Patria es bien poco, en general se reduce á su pueblo. Por el contrario para el letrado cuanto más extensos sean sus conocimientos, más extensa es su Patria, en todas partes del mundo hay para él amigos, y los intelectuales de todas las naciones son sus hermanos. Amará su Patria, la querrá ver grande por su cultura entre todas, pero nunca existirán extranjeros para él. La ciencia, las letras, las artes, la industria y el comercio son la Patria común de todos los hombres.

26.La unidad de gobierno ó autoridad suprema en un territorio, ¿implica también unidad de Patria para los súbditos?-Si Patria es sinónimo de raza ó Nación, claro se ve que un Estado político donde haya varias razas, habrá también varias Patrias. De lo contrario habríamos de decir que era una misma la Patria de los flamencos, españoles, húngaros, alemanes, italianos, indios, etc, sujetos al cetro del Emperador Carlos V de Alemania: proposición disparatadísima que nadie osará admitir, pues, entonces como ahora, la Patria del español era España, la del flamenco Flandes, la del húngaro Hungría, la del alemán Alemania, y la del italiano Italia.

Nos encaminamos hacia la probabilidad de que exista la Nación vasca dentro de la Nación española.

Ninguna de las Naciones sujetas al cetro de Carlos I de España estaban formadas por razas únicas. El carácter nacional diferenciaba los súbditos del Emperador y la desmembración del imperio que dejó á su hijos Felipe II, también de España, fue debido á su intransigencia religiosa inspirada en la enseñanza de la Iglesia Romana. Si en su lugar, el liberalismo hubiera dirigido la política del tristemente poderoso rey quizás aún el Estado español predominaría en Europa. Todo por entonces sonreía á la gloria y al poderío de España pero la Inquisición santamente criminal, allí donde levantaba un auto de fé, sublevaba á miles de rebeldes. El ejemplo de la lucha religiosa en Francia que ha terminado con el triunfo del liberalismo sobre la intransigencia clerical, triunfo alcanzado sin derramamiento de sangre, es una prueba más de la superioridad del Racionalismo como sistema de gobierno de los pueblos.

Porque la razón se impone de una manera tan evidente, tan penetrante, que para apagar el enfurecimiento y la ira de los intransigentes el gobierno radical socialista no empleó otra arma sino la bomba... de agua.

Compárese la República francesa con el Imperio ruso, tan peligroso era el movimiento clerical de la una como el revolucionario de la otra. ¿Quién durdará aún de la ventaja de los sistemas políticos modernos sobre los antiguos?

27.¿Y qué me decís de los que identifican la Patria con el Estado?-Que hacen de la Patria una cosa ficticia, convencional, pasajera, indigna por todos títulos del amor y de los sacrificios del patriota. El andaluz, por ejemplo, que ahora se dice español y ama á España con delirio y pierde gustoso la vida por defenderla, debería aclamar al Japón por su Patria el día que Andalucía cayese bajo el poder de aquel Estado. Y si mañana aparece un segundo Napoleón que una media España á la corona de Francia, la Patria del burgalés ya no será España, sino Francia, y franceses habrán de ser los que en mil ocasiones guerrearon contra sus vecinos de allende el Pirineos.

Esta pregunta y su respuesta tienen por objeto criticar y ridiculizar al vasco que tenga por suya la Patria española. ¿Ha de llamarse Japonés el andaluz sometido al Japón? Lo cual quiere decir: ¿Ha de llamarse español el vasco sometido al Estado español?

La soberanía del Estado español en el país vasco está reconocida desde muchos siglos por el pueblo vasco; á pesar de sus fueros y privilegios nunca desde hace muchos siglos, no se han sublevado contra los reyes de España reclamando su independencia nacional. El vizcaíno en todas las partes del mundo se consideraba y le consideraban, á mucha honra, como súbdito español. El partido "Nacionalista Vasco" no ha existido sino ahora, desde hace algunos años; durante las guerras civiles los que se hubieran titulado Nacionalistas con carácter radical hubieran sido considerados como traidores y fusilados po cualquier de los bnados que dividian á la Nación española. El Nacionalismo Vasco combate al Estado Español y la soberanía Nacional porque el espíritu liberal de su constitución ampara la prpaganda de las ideas democráticas y socialistas contagiando de ee modo á los descendientes de los defensores de la Iglesia. Por eso mismo el Nacionalismo es Católico y se aprecia de ser mejor hijo de la Iglesia que el carlismo y el integrismo los cuales son un tantico rebeldes á los obispos y á Roma. El Nacionalista vasco reprsenta el retraimiento á las lejanas fechas de la Edad Media cuando aún no se hallaba formada la unidad Nacional. Niega el progreso y sus beneficios hasta tal punto que es muy frecuente oir á los nacionalistas renegar de la existencia de las minas y demás industrias, especialmente en Vizcaya, porque según dicen ellas han traído el españolismo ó sea el liberalismo y la rebeldía obera. Abominan á los humildes invasores, á los que en vez de destruir acuden presto en cualquier parte donde haya una mina por avalorar, un acasa para edificar, un ferrocarril por construir, un puerto por crear... Y claro, como buenos católicos se extrañan de que los que extraen millones de las entrañas de la tierra exijan más jornal y menos horas de trabajo.

Por eso odian al Estado y á la Nación española. Por eso de ningún nacionalista hemos visto ni oido un escrito ni una frase de afecto para los "maketos" los de la otra raza, los de más allá del Ebro.
 
 

28.¿Cuál es la Patria del hombre cuyos padres son de distintas nacionalidades. el padre vasco, v.g., y la madre inglesa?-Este individuo poseerá, en general, por herencia caracteres morales propios de las dos razas. Las circunstancias, los gustos innatos y el ambiente en que se eduque determinará siempre la preponderancia de los unos caracteres sobre los otros, y si á esta determinación se agrega el libre ejercicio de la voluntad se obtendrá la preponderancia definitiva de la una raza sobre la otra. Y así, desde el punto de vista natural, subsistirá el vasco-mestizo, pero desde el punto de vista moral se obtendrá el vasco completo ó el inglés completo.

De esto se deduce que el hombre cuyo padre se avasco, v. gr., y cuya madre castellana, será desde el punto de vista natural vasco-mestizo y desde el punto de vista moral vasco ó español, pues el Nacionalismo no toelra medias-tintas, son como dicen radicales por eso les veremos más tarde prohibir la unión de vascos con individuos de otras razas españolas.

29.¿Por qué al amar la Patria amamos también la tierra donde la Patria está establecida?-Porque esa tierra ha sido morada y propiedad de nuestros mayores que durante siglos la han ocupado y cultivado; porque es el baluarte en que se ha defendido nuestra raza; porque encierra las cenizas de nuestro antepasados y ha sido regada con su sangre, lágrimas y sudores; porque en ella están enclavados los templos que á Cristo elevaron nuestros padres y donde millares de veces dirigieron al cielo sus plegarias; porque es como una herencia bendita que á sus hijos nos han legado después de trabajarla y de hermosearla.

Cierto es que el amor á la Patria arragia en el ciudadano por el conocimiento de la historia de su Nación. Su cariño se convierte en pasión pensando en el porvenir que dependerá de sus actos, y estos de su manera de entender el pasado. El nacionalismo ercuerda el pasado, porque está condenado el presente por la Iglesia, por contra nosotros huimos de él, porque representa ignorancia, intransigencia y negación de todo derecho humano.
 
 
 
 

V.

DEBERES PARA CON LA PATRIA

30.¿A qué se reducen los deberes de un hombre para con la Patria?-A trabajar sin descanso por la conservación ó restauración de la raza, lengua, leyes, instituciones políticas, costumbre, carácter, tradiciones, artes, territorio y demás elementos constitutivos de la Patria ó nacionalidad.

A conservar, á restaurar la raza, lengua, leyes, etc., se refiere sin duda alguna á las obligaciones del nacionalismo vasco, que dicho sea de paso, nada quiere entender de mejorar las leyes modernas y cuanto menos las antiguas, tan estimadas y apreciadas por ellos como el non plus ultra de las legislaciones humanas.

De las ventajas de los cruzamientos de razas no queremos tratar, por ser materia que no admite discusión ni aun entre ganaderos. Los nacionalistas los reprueban porque contaminan de sangre de la otra raza y de sus costumbres liberales.

De la necesidad de la conservación del vascuence poco ó nada hemos de decir, por su inutilidad para el estudio de las Ciencias y de la Literatura. El vascuence es un idioma aglutinante, por tanto imperfecto y dificultoso para producir variedad en sus expresiones gramaticales. En cada provincia puede decirse que existe un dialecto distinto aunque eso no impide que se entiendan entre sí los naturales de puntos diferentes. El número de obras en vascuence es corto en España, y en general todas ellas son sobre asuntos sagrados, catecismo, tratados ascéticos y otros asuntos que poco ó nada interesan al hombre moderno. Debido á eso el vascuence está relegado á las clases más atrasadas del campo y no alcanzará después de muerto la inmortalidad de los idiomas griego y latino.

Los pueblos dejan de hablarle por aprender el castellano, que se impone por su cultura, por lo que instruye y por su grandísima utilidad comercial é industrial. Tan completa es la desaparición del vascuence de las ciudades y de la vida social que hasta los periódicos Nacionalstas se escriben en lengua castellana y si en algunas ocasiones intercalan artículos en vascuence se ven obligados á indicar el significado de muchas palabras usadas en ellos, aún de las más sencillas y comunes, como por ejemplo, del número del periódico "Aberri" de fecha 28 de Juliod e 1906, anotmaos los siguientes: Noviembre.-Padre.-elegir.-Papa.-Familia.

Lo que precisa conservar es la ignorancia y predominio de la Iglesia, y para ello se aviva un idioma y un pasado enterado ya casi por completo, es una verdadera castración del espíritu liberal lo que se intenta.

Leemos en "La Gaceta del Norte":

Las clases de euskera.

"Ayer dieron comienzo en una de las cátedras del Instituto provincial, á cargo del ilustrado profesor don Evaristo Bustinza, las clases de euskera.

En las listas de matriculados de este curso, que son más numerosos que los anteriores, figuran, entre otras personas, el dignísimo presidente de la Diputación, don Adolfo G. de Urquijo, varios señores sacerdotes, médicos ingenieros, altos empleados de sociedades bancarias, y otras distinguidas personas, así como también un numeroso grupo de señoritas y conocidos jóvenes de esta villa."

31.¿Cómo trabajará por la conservación de la raza?-Impidiendo ó disminuyendo con su consejo y diligencia los matrimonios de sus compatriotas con gentes de extrañas razas. Esta obligación es más estricta tratándose de razas poco numerosas, como la vasca; pues las que cuentan con muchos millones de individuos es más difícil, por no decir imposible que desaparezcan.

Tratándose de renegados todo es posible, y por cierto que ningun Nacionalista seglar, cura o jesuíta ó demonio se atrevería á quitarle la novia á ningún individuo de la otra raza, cara á cara, como hacen los hombres, por temor á ir al hospital ó al cementerio.

El Nacionalismo vasco dá en esto testimonio de ser verdadera concepción jesuítica.

32.Mas, ¿no os parece que es sacrificio sobrado duro para una joven el renunciar a la mano de un hombre de diferente nacionalidad, cuando el casamiento le ofrece notables ventajas?-Comprendo la grandeza de ese sacrificio, pero mayores debemos hacer en bien de la Patria.

Si de ello esperan la grandeza y el bien de la Patria podemos asegurarles el menosprecio de todas las personas decentes y bien educadas.

Leáse este párrafo de "La Fortuna de Alejandro" por Plutarco y compárese la grandeza y belleza de la concepcón griega con la mezquina y asquerosa doctrina Nacionalista Vasca.

"Alejandro ordenó á todos los hombres vivientes, des estimar á la tierra habitable como su propio país, y á su campamento como al castillo ó fortaleza; á todas las gentes de bien como parientes los unos de los otros, y á los malos como únicos extranjeros; á los que permaneciesen, que el Griego y el Bárbaro no sería diferenciado por el manto ni por la manera de llevar la toga ó la espada, pero sí diferenciado y notado el Griego virtuoso y el Bárbaro vicioso, dando por Griegos á todos los virtuosos y por Bárbaros á todos los viciosos.....

Qué satisfacción daba el ver esos bellos y santos esponsales; cuando reunía en una misma tienda cien esposas casadas á cien esposos macedonios ó griegos; él mismo coronado de flores, entonaba el canto nupcial d’Hymeneus, como himno de amistad general"

33.¿Y qué? ¿tanto va en que una joven se case con un compatriota ó con un extranjero?-El que una sola joven se case con un extranjero no supone, en efecto, gran pérdida para la raza; pero si casamientos semejantes se verifican á centenares y á millares, fácilmente comprenderéis que una raza no muy numerosa tardará pocos siglos en desaparecer completamente.

¡La desaparición de la raza no es lo que se teme sino la muerte de los dioses!

34.¿Cómo ha de trabajar un patriota por la conservación de la lengua nacional?-Hablándola; ó si es que no la sabe y no está en edad de aprenderla, haciendo que la aprendan y hablen sus hijos.

La herramienta que no sirve, se tira. Decímos bien, pero se nos olvidaba hacer constar que este es uno de los medios de propaganda más á la mano para las ideas sediciosas y subversivas.

35.¿Y si el maestro del pueblo la ignora ó no la quiere enseñar?-Únanse los patriotas para obtener del gobierno el traslado de aquel maestro y el nombramiento de otro que sepa y enseñe la lengua patria.

No se atreverá el Nacionalismo á hacer una semejante petición (sin embargo, en la Diputación provincial algo se hace en persecución de los maestros maketos con aprobación de la más alta autoridad de la provincia) pero sí á declarar la guerra oculta á la cual podrán restringir y arruinar pero en cuanto al castellano todo será en vano, sin él no hay instrucción, ni educación posible; sin el castellano el vascongado no puede presentarse entre las personas bien educadas é instruídas.

Para impedir la propagación de las ideas liberales mantengamos el pueblo alejado del movimiento universal, dijéronse Sabino Arana y sus compinches, desenterremos el vascuence que reune la doble ventaja de no tener Literatura ni europeas, se siente la necesidad de alguna descentralización administrativa.

Como bien decíamos en el número 35, es la guerra declarada á los maestros españoles de la enseñanza oficial y particular; y esta guerra está protegida, amparada y dirigida desde las Diputaciones de las provincias hermanas especialmente en Vizcaya como nos es fácil demostrarlo por los recortes siguientes que hacemos en números diferentes de "Aberri".

Del número de fecha 25 de Agosto 1906, citarémos el artículo titulado "Las peticiones de los Maestros" que hace alusión á las peticiones que la Asociación provincial del Magisterio acordó dirigir al Gobierno de Madrid, peticiones publicadas en El Cántabro, el 30 de Junio 1906.

Hé aquí el resúmen de las peticiones, que hace el periódico nacionalista:

1.ª Que si se renueva el Concierto económico y en él se incluyen las atenciones de la 1.ª enseñanza sean las Diputaciones las que paguen á los Maestros sin intevención directa de los Municipios.

2.ª Que se consigne en el Concierto la obligación de las Diputaciones de garantir los derechos de los Maestros, para que estos disfruten de todos los beneficios de las vigentes disposiciones y de las que en adelante se dicten.

3.ª Que la organización de la 1.ª enseñanza, el nombramiento de Maestros, la dependencia de estos respecto de las Autoridades y cuanto se refiera á la vida oficial, se rijan siempre por las mismas disposiciones que estén en vigor en todas las provincias del Reino (subrayado está en el texto).

Pues bien; léanse los siguientes comentarios del semanario nacionalista y se evidenciará la persecución que se ejerce hasta por las autoridades provinciales y municipales á la enseñanza del Estado porque enseña en español y en liberal. "Queremos que los Maestros sean nombrados en nuestro país, sean naturales de nuestro país, (como si nuestro país no fuera España) pagados por el país, dependientes de nuestras Autoridades, (de ningún modo á las disposiciones generales del Reino) y su vida oficial se regule por disposiciones hechas en nuestro país."

Esto no es nada, ¿qué puede importar al Estado Español lo que diga "Aberri"? si pero... léase más abajo.

"Las Diputaciones vascas deben inspirarse y se inspiran (¿no lo decíamos?) ahora en sentimientos vascos y trabajarán seguramente por conseguir lo contrario de lo que piden los Maestros."

¡Y si no están contentos que se marchen! "¡Ya encontrarémos Maestros que regenten nuestras escuelas y no prohiban en ellas hablar la lengua de nuestra raza!"

Y, en el mismo periódico, en la cuarta plana publica un tal "Rocambole" un programa de despedida titulado ¡¡Adiós!! que empieza así. ¡¡Señores viajeros al tren, y... maestros también!! para seguir llenando de insultos al Magisterio Español.

Por si no fuera bastante, copiarémos también del número de "Aberri" de fecha 1.º de Septiembre 1906, los párrafos siguientes extraídos del artículo titulado "La Muger", "El Sacerdote", "El Maestro" firmado por "Euzkindara", que no tiene el valor de poner su nombre y apellido para insultar á los pobres y humildes pioniers de las inteligencias infantiles.

"Pero bien sabemos los nacionalismos que estos bárbaros usos no podremos evitarlos mientras por indisculpable desidia, cruzamiento de brazos é insustanciales levantarse de hombros, nos veamos los vascos obligados á sostneer maestros maketos;...

Bien sabe el maestro español lo mucho que nos entristece y contraria verle en nuestras aulas atormentando el niño, con el puntero en lamano señalando en el mapa de España las cuarenta y nueve provincias y con la lengua española en su española lengua.

Saben los maestros aludidos que el nacionalismos firme en la brecha trabajará con todas sus energías por la reintegración total de libertades que constituyeron la principal grandeza del pueblo más libre y mientras esto no pueda por carecer de fuerzas para imponerse, con la pluma, en la tribuna, en todas partes y terrenos, si fuera preciso menospreciando la propia vida, alentará al benemérito Presidente de la Diputación Bizkaina Adolfo de Urkixo para que continúe en su plausible labor de esalonamiento al mañana venturoso. Nuestro partido ama más que ninguno el bienestar de la legítima Patria.

Y más adelante. "Los nacionalistas no cejaremos hasta desterrar de la enseñanza en Euzkadi al maestro extrangero, al maestro que no habla ni siente el euzkera."

Si esto no es anti-españolismo y una prueba de la complicidad de quienes están más llamados á defender á España, nos resignarémos á creer que somos duros de entendimiento.

¡El descaro de esta gente, en frente del Estado Español, también tiene... gracia!

37.Mas en tanto que llegan las cosas á término de poder enseñar á los hijos la lengua nacional, ¿qué deberá hacer el padre patriota?-Infundirles entrañable amor hácia ella y vivísimo deseo de aprenderla en la primera ocasión que se ofrezca, y repetirles mil veces que la lengua que él y ellos hablan es lengua extranjera, lengua de otra raza que aspira á destruir á la suya.

Y los que escriben esto, luego negarán que son enemigos de España, que odian, menosprecian y rechazan todo lo que sea español, que no son separatistas.

Son unos miserables clericales que se valen de la falta de raciocinio, de la ignorancia y la humilde sumisión á la Iglesia de roma y á la Residencia Jesuítica para explotarlas con fines criminales en provecho de los derechos de una Iglesia que ni es vasca, ni española, ni francesa, sino... del altar y del confesionario que la sostiene.

Pretenden y en parte consiguen que un pueblo que siempre con orgullo y mucha honra ha ostentado el nombre de español lo odie y no lo conozca como suyo.

El vascuence no es combatido ni perseguido se muere por ser inútil para la vida moderna, ellos pretenden avivarlo para sembrar discordia y religión, que todo es una misma perfidia.

38.¿Cabe esta imposibilidad de enseñar á los hijos la lengua patria en los padres que tienen criadas ó amas de leche?-No, señor; porque estos tales bien pueden proporcionarse amas y criadas que hablen la lengua nacional y la enseñen antes que ninguna otra á sus hijos.

Entorpecer, impedir si posible fuera las uniones matrimoniales por medio de "consejos y diligencias" , fiscalizar en casa agena, son cosas reprochadas á los Jesuítas de todo el orbe y que revela el espíritu de la secta que inspira al nacionalismo vasco. En la residencia de los Jesuítas se dan funciones de iglesias expresamente para las criadas, existen también conventos de recogidas bajo la dirección más ó menos oculta de los mismos, y que son otros tantos medios de que se sirven para conocer las vidas de los particulares. Las sirvientas que aquí vienen de Castilla son bastante menos religiosas que las aldeanitas del país y que si no saben mucho castellano, es decir, sino tienen contacto con el liberalismo, tanto mejor sirven para utilizarla en el espionaje á que se les dedica.

Enemigos del idioma español, son los nacionalistas por esencia enemigos de España y del Estado español.

39.¿Qué pensais de los padres que hablando la lengua de su Nación ó raza no la enseñan á sus hijos?-Que son traidores á la Patria y que como tales merecen ser fusilados por la espalda.

Aquí renace el fanatismo y la intransigencia homicida que animaba al partido carlista de las pasadas contiendas. La Razón y la Justicia se imponen por otros medios que por la fuerza. Esta frase demuestra lo peligoros que es el partido nacionalista para la paz pública y la seguridad del Estado.

40.¿Interesa mucho á una Nación el conservar su lengua?-Más que ninguna otra cosa; pues la lengua es como el alma de una raza, manifestación primera y esencial de su manera de ser, ejecutoria de su nobleza, testimonio irrecusable de su orígen, principal elemento diferenciador, prenda segura de su existencia.

El idioma es en efecto una manifestación que caracteriza las naciones y que como tales las diferencia de manera especial. Pues bien, ¿si el nacionalismo vasco no existía hasta que lo propagara Arana Goiri puedese hablar de la existencia de la nación vasca? No, pero... si el espíritu nacionalista crece, se impone, fomenta la enseñanza de un idioma que está muerto en las ciudades conseguirá tener partidarios, claro que serán hijos sumisos á la Iglesia pero que formarán un elemento que por la importancia adquirida, aunque sea sobre bases artificiales, constituiría aspiraciones típicas de una Nación. Los vascos españoles lo saben, luchan y combaten la idea separatista pero sin concierto sin la entereza precisa para quitarle la careta de un patriotismo artificial y descubrir el artificio de su constitución. ¿Acaso nos diferencia el idioma en que escribís? ¿No es verdad que para que haya diferencia y tengáis éxito en vuestra propaganda separatista anti-española es preciso hacerlo todo, inventarlo todo y construirlo artificialmente?...

41.¿Cómo debe trabajar el patriota por la conservacion ó restauracion de las leyes patrias?-Estudiándolas, defendiéndolas de palabra ó con la pluma, demostrando la ventaja que llevan á las de otras razas, sometiéndose con gusto á ellas si están en vigor, no acojiéndose á leyes extranjeras por ningún interés ó ganancia.

¿No saben, seguramente, los que esto practican que las leyes antiguas han sido en todo el mundo civilizado derrogadas por abusivas, por erróneas y faltas de todo sentido igualitario y liberal?

Las leyes de la Constitución española están calcadas de las constituciones modernas y ninguna Nación las reprueba, solo trata de mejorarlas y desarrollarlas. China, Persia, Turquía, y otros Estados no menos atrasado están próximos á establecerlas, y no será porque son inferiores á las leyes de favoritísmo, de privilegios y arbitrarias que regían en el país vasco como en los demás países antes de las revoluciones que caracterizan el siglo XIX.

El progreso de Japón, el progreso europeo y americano son pruebas irrefutables a favor de las legislaciones modernas. La rebelión de los rusos testifica la superioridad y la necesidad del liberalismo, sublime conquista humana base de las sociedades futuras, gran destructor de los absolutísmos de un Luis XVI, de un Don Carlos, de una Iglesia Romana, tanto como de la tiranía civil, militar y religiosa de un Nicolás II. Cristiano es el zar de todas las Rusias pero también papa y rey como los pontífices de Roma.

La alianza del altar, del trono y del capital es propia para mantener, para conservar, para restaurar la tiranía pasada; todo lo cual se derrumba ante la unión del Trabajo y de la Ciencia.

42.¿Y por las instituciones políticas?-Alistándose en el partido que con más brío, más íntegramente y por modo más adecuado á la raza las patrocine y defienda.

El pueblo que mira al pasado para revivirlo es un pueblo que carece de valor para continuar la lucha por la democracia. Así lo entienden los liberales bilbaínos que con entusiasmo figuran en los partidos democráticos; sin temor á las reformas necesarias, pues es tiempo ya que existan gobiernos que se interesen por la felicidad del pueblo y defienda al ciudadano pobre contra la avaricia de los ricos.

43.¿Y por el carácter?-Inpidiendo que se pierda ó bastardee, y acentuando lo que lo distingue del de las naciones ó razas vecinas.

Las ciudades industriales ó comerciales se parecen tanto á las aldeas, como la tierra inculta y salvaje al vergel frondoso.

Respecto á acentuar lo que distingue recordémonos de lo que decíamos en el número 40, como testimonio de la elaboración artificial de un espíritu nacional.

44.¿Y por las costumbres?-Adhiriéndose fuertemente á ellas, estimándolas como prez y gloria de la raza, abominando de las que intenten corromperlas, reprendiendo á los que las truequen por otras.

¡O las costumbres antiguas! qué ventura que vayan desapareciendo, si algunas cosas tenían buenas cuántas muchas de malo y de ridículo. No hace pcoo asistí á un entierro en una aldea y ví como á la manera antigua, curas, monaguillos y otros amigos de ocasión aprovechaban la costumbre establecida para comer y beber bien á cuenta de la desgraciada viuda. La ignorancia y la candidez es buena para explotarla y conservarla sin mancilla del rebelde liberalísmo español.

¿Puede el que se siente español abominar de las buenas costumbres españolas? La educación y la urbanidad no son invenciones vascas.

45.¿Y por las tradiciones patrias?-No olvidándolas nunca, consignándolas por escrito si sabe escribir, y, si no, encomendándolas á la memoria de los hijos.

Si creerá Iber que estámos aún en los tiempos patriarcales, en los tiempos de rosarios de cuentas y cuentos!

46.¿Y por las artes?-Fomentándolas con el consejo, el aplauso, el trabajo y el dinero.

Claro, como no hay sino escasez para conservar.

47.Finalmente, ¿qué debe hacer el patriota por la conservación del territorio nacional?-Tomar las armas y hasta perder la vida, si preciso fuera, para impedir que caiga en manos del enemigo:

Con dos puntos significativos termina la frase inacabada. Guerra á España, pues á Nacionalistas que no quieren ser de la Nación Española va dirigido este consejo. Esta guerra se prepara en combinación con todo el movimiento católico no solo español sino universal; todo el mundo sabe que en el extranjero, especialmente en Alemania, no queda otra arma que el catolicísmo para oponer á la democracia liberal. Es una de las tantas mañas de la Iglesia que lo mismo apadrina á un rey liberal que bendice las banderas de sus enemigos y de los enemigos de la patria en que reina.

48.Mas, ¿nada me decís del deber que tiene todo nacionalista católico de defender la Religión de su Patria?-Este deber es por un lado tan claro y manifiesto, y por otro tan superior á todos los demás deberes, que de propósito no he querido juntarlo con ellos, ni hablaras de él, hasta ahora que me lo habéis preguntado. Pero constes de una vez para siempre, que antes es Dios que la Patria, y que ésta, como cosa terrenal y caduca que es, nada vale comparada con la Religión de Jesucristo, obra sobrenatural y divina, destinada á salvar á todos los hombres sin distinción de razas y Naciones. El deber primero, el deber capital de un nacionalista católico es, pues, el mantener á su Patria en el conocimiento y amor de Cristo por medio de la sujeción á la autoridad y á las enseñanzas de la Iglesia.

¡Antes es Dios que la Patria! El Dios católico romano por supuesto. ¡Antes es Alá y su profeta! dice el Roghi y sus secuaces. ¡Antes es la cristiana autoridad de nuestro padrecito el Zar, sumo Pontífice de la Iglesia rusa! proclaman los grandes duqeus que fusilan, cañonean ó deportan al pueblo ruso hambriento de libertad y de justicia.

Vascos. ¡Viva la tiranía religiosa tan criminal como los padrecitos de las Bastillas nacionales! Temed incautos del monstruo que herido de muerte exhala su postrer aliento.

Recordad la frase histórica ya, aunque recién nacida del Presidente del Gobierno inglés. "La Duma ha muerto, ¡viva la Duma!" victoreaba en un congreso internacional parlamentario, donde se hallaban reunidos diputados de 22 Naciones. Españoles vascos decid con ellos. ¡Viva la rebeldía al dogma! pues no otra cosa significa esa frase aplaudida por todos los concurrentes mientras del salón salían, emocionados y extraordinariamente pálidos los diputados rusos envíados por la Duma para justificar ante el mundo civilizado, la revolución rusa.
 
 

VI.

NACIONALISMO VASCO (EN RAZON DE RAZA)

49.¿Qué es Nacionalismo vasco?-El sistema político que defiende el derecho de la raza vasca á vivir con independencia de toda otra raza.

Si vivir independiente no es vivir del Separatísmo renegamos de nuestra falta de entenedimiento. ¿Aquién están sometidos los vascos? Viven libres de la libertad garantizada por la Constitución Española como ciudadanos que son de España.

50.¿Cuál es la base de éste sistema?-La distinción que existe entre la raza vasca y las demás que pueblan la tierra.

De las demás razas que pueblan á España, evitando confundirla con la raza clerical.

51.¿Es cierta esa distinción?-Eslo tanto que ningún hombre de sano juicio y mediana cultura se atreverá á negarla.

Ya lo creo, tan cierta que si no nos negarían las enseñanzas de la Iglesia se notaría enseguida. Hemos de medir á los hombres por su capacidad intelectual.

52.¿Cómo la probaréis?-Con una razón decisiva, irrebatible, que está al alcance de todos. En efecto: os he dicho antes que la diferencia de raza se prueba por la diferencia de lenguas. Es así que la lengua vasca difiere radicalmente de todas las demás lenguas. Luego también la raza vasca difiere de todas las restantes.

No sabemos vascuence, pero sí sabemos que hablais y escribís en español y eso nos bastaría para teneros por facedores de entuertos.

53.No entiendo esa relación que decís entre las razas y las lenguas.-Os la explicaré con un ejemplo. Imaginad que dos hermanos españoles, casados, se embarcan con sus mujeres en un buque; que el buque naufraga; que tras mucho bregar y venciendo gravísimos peligros uno de los matrimonios logra salvarse en una isla, y que el segundo consigue también arribar á otra isla; que estas islas están en total aislamiento, sin comunicarse para nada entre sí ni con otras gentes; que no saben leer ni escribir, ni han llevado consigo ningún libro español; que, por consiguiente, no saben del castellano más que los términos aprendidos en la conversación. Con el andar del tiempo, es innegable que las lenguas de ambas familias y sus descendientes irán diferenciándose más y más. Habrá en ellas muchas palabras distintas, porque al desembarcar en las islas las dos familias, se habrán encontrado con mil objetos diferentes, á los cuales habrán puesto nombres también diferentes; será distinto el modo de conjugar, de declinar, de modificar las palabras, de derivarlas unas de otras, de unirlas entre sí; hasta los términos españoles, de uso común al principio en ambas islas, sufrirán distintas transformaciones. En suma: al cabo de cierto número de siglos resultará que los descendientes de aquellas dos familias hablarán dos lenguas diversas. Pero con todo, esas lenguas serán siempre hermanas, hijas de la española; tendrán muchos puntos de semejanza; permitirán notar en ellas numerosos vestigios de la identidad de su orígen y cualquier filólogo estudioso y de talento descubrirá con facilidad el parentesco que las une.

Si Tubal, hijo ó nieto de Noé, pobló a España como pretenden los historiadores católicos. ¿Cómo es que las razas que pueblan á España son diferentes y distintas? Y si los vascos son los descendientes más directos de Tubal no dejará Noé de se el progenitor de las demás razas españolas.....

No queremos continuar hablando de la Biblia porque nos sentimos incapaces de razonar con los piés al estilo nacionalista católico.

54.¿Y si las dos familias se comunican algún tanto y comercian entre sí?-En este caso, ó hablarán siempre una misma lengua, ó, si crean dos lenguas distintas, será el parentesco de éstas mucho mayor y mucho más perceptible que en el caso de un total aislamiento.

Y es natural que debido á la mayor pujanza y á la mayor cultura del castellano éste se imponga no por la fuerza sino, naturalmente por su superioridad y su elevación intelectual.

55.Comprendo vuestra explicación y veo que sabéis probar lo que afirmáis.-Pues, aplicad ahora eta doctrina general á la raza vasca, y convenid conmigo en que si el vasco perteneciera á la raza latina, sería latina su lengua, como lo son la del italiano, la del francés, la del español, la del portugués y la del rumano; en que si perteneciera á la raza germánica sería germánica su lengua como lo son la del sueco, la del noruego, la del danés la del alemán, la del flamenco, la del inglés la del austríaco; en que si perteneciera á la raza eslava, sería eslava su lengua, como lo son la del ruso, la del polaco, la del bohemio, la del servio y la del búlgaro; en que si perteneciera á la raza celta, sería céltica su lengua, como lo son la del bretón, la del highlander escocés y la del irlandés; y así de las demás razas. Pero salta á los ojos que la lengua vasca no es ni latina, ni germánica, ni eslava, ni céltica, y que tampoco está comprendida en ninguno de los grupos ó familias á que se reducen las lenguas restantes. Luego fuerza será admitir que la raza vasca es una raza distinta de las demás.

¿Puédese hablar de la raza española, como se hablaría de la raza latina, goda, visigoda, árabe y de otras muchas más que pueblan el territorio español? No, porque la raza española no existe como tal raza sino como afinidad, comunidad é unión de todas las razas que pueblan á España.

La Nación Española tiene veinte siglos de historia común, solo interrumpida por la invasión de los árabes y el tiempo empleado en la reconstitución de la unidad nacional. Si en esa constitución los vascos hubieran superado á los castellanos, en todo aquello que caracteriza un pueblo grande y glorioso, vasca sería el calificativo de la nacionalidad española. Pero no fue así, á Castilla le fue conmendada la misión noble y generosa de constituir una Nación grande por sus fuerzas y bella por las heroicidades innumerables de sus hijos. No es extraño pues que los hijos más ilutres de la región vasca lo hayan sido bajo el glorioso pabellón de España. Y si un genovés apadrinado por España descubrió nuevas tierras para el bien de la humanidad, un vasco, Sebastián Elcano, tuvo á mucha honra seguir la ruta trazada por su infortunado capitán, el ilustre Magallanes, para pasear triunfante y gloriosa la insignia Española al través de los mares tenebrosos y desconocidos para devolverla á su Patria, á España, que esperaba fébril y ansiosa el término del primer viaje alrededor del Mundo.

A un partido neo le está encomendado la misión de dividir lo que el amor, la gloria, las ciencias, las artes, la religión, han unido con lazos razonablemente indiscutibles.

56.Acepto vuestra consecuencia, pero no me negaréis que á pesar de esa distinción de razas tiene que haber algún parentesco entre la vasca y las demás que habitan la tierra.-Claro que tiene que existir algún parentesco remoto ó lejano, puesto que, según la fe no se enseña, todos los hombres procedemos de Adán y Eva; pero, así como el que negros y blancos procedan de Adán y Eva no quita el que constituyan razas diversas, sí también el que vascos y latinos sean hijos del primer hombre no impide que pertenezcan á razas completamente distintas-Del propio modo, entre la lengua vasca y las demás que se hablan en el mundo es seguro que habrá algún parentesco, más no ese parentesco próximo é inmediato que hay entre el castellano y el francés, ó entre el ruso y el polaco.

¡Miserables, que de vuestra creencia de un padre común para sembrar odios y recoger beneficios particulares deducís diferencias fraticidas! Se puede amar el terruño sí, se puede sentir cariño por el idioma en que se ha pronunciado por vez primera el dulce nombre de madre, más no para convertir esas concepciones de amor en pérfida cizaña entre hermanos de un mismo hogar.

Cuando el Internacionalismo proclamando la obra redentora del Trabajo, reune en un solo abrazo universal á todos los pueblos del mundo, los nacionalistas vascos levantan fronteras con materiales artificiales y adulterados. ¡Alabada sea la doctrina que ha de dar Paz y Felicidad al hombre!

57.¿Infiérese de lo dicho que el vasco no es genéticamente español?-Sí, señor; como se infiere también que no es francés, ni inglés, ni alemán, ni ruso, ni húngaro, ni turco, ni griego, etc.. Afirmar que el vasco sea español es incurrir en un triple desatino étnico, geográfico y político. Desatino étnico, si por España se entiende la raza española, pues ya se ha visto que la raza del vasco es distinta de la del español. Desatino geográfico, si por España se entiende la Península ibérica, pues parte de la raza vasca habita al otro de los Pirineos. Desatino político, si por España se entiende el Estado español, (3) pues hasta 1839 el vasco de aquende el Pirineo no ha estado sometido al gobierno de España, ni aún ahora lo está el de allende el Pirineo.

Esto mismo sostiene el autor de la respuesta á "La Constancia" de San Sebastián publicada en el "Aberri" especialmente en el artículo número II, de 8 de Septiembre 1906, titulado "Lo que no somos".

Dicho artículo concuerda en un todo con lo dicho en este número 57, dejando por un parecido más, identificado el parentesco del autor de "Ami vasco" con dicho periódico órgano oficial del partido Nacionalista.

No somos anti-españoles, no somos separatistas dicen porque "hasta 1839 los vascos no pudieron razonablemente ser llamados españoles" sin embargo no quita que á continuación pidan "la derogación de la ley de 15 de Octubre de aquel año" que según su parecer les hizo españoles bien á su pesar.

En las "Bases fundamentales" publicadas en ese mismo número del "Aberri" se estipula "la extinción total y perpétua" de toda la organización actual del Estado Español, para acabar diciendo que:

"Los conciertos con el Poder de Madridse verificarán "indispensablemente de mútua conformidad de los representantes del País con los del Gobierno de Madrid."

"Su duración será estos primeros años la máxima de dos idem."

¡Dos idem!, dando á comprender dos años, dos días, dos horas, dos minutos.

58.Pues siendo verdad, y verdad tan clara y manifiesta que el vasco no es español, ¿por qué se ha tildado de locos á los defensores de ella?-Porque para los espíritus protervos, obstinados en el error, no hay verdades ni claridades que valgan. Verdad y gran verdad, y bien fácil de persuadir á un espíritu sencillo es el Evangelio; y ello no obstante la tuvieron por escándalo los judíos y por necedad y majadería los paganos. Mas no hagáis caso de semejantes epítetos; la verdad se abre paso á despecho de todas las dificultades que se le oponen, y presto llegará el día en que se llame loco al ignorante y mentecato que ose afirmar que el vasco es español.

Tan falsos son vuestros argumentos como los de los cuatro evangelistas. La mayoría de los vascos fueron carlistas y aún no hay hoy un carlista de buena fé que no dude que es español y que no os trate de separatistas y de farsantes. Si desde la aparición del Nacionalsmo, con Arana Goiri, nos remontamos hasta el tiemo de Carlos I y aún más allá, no encontrarémos nada que nos indique la existencia de una Nación y de un Estado vasco. Tanto es así que para establecer vuestras pretensiones necesitais remontaros al siglo XIV, cuando no al XII. Carlistas, integristas, conservadores, liberales, republicanos y socialistas solo conocen una región vasalla, primero de los reyes de Castilla y luego parte de la Nación Española con más ó menos independencia administrativa pero siempre ligada á la fortuna española, siempre sujeta á sus destinos, sin protesta alguna guerrera.

No nos extraña que comparen sus Verdades con las del Evangelio, las cuales desde que nacieron han sido siempre discutidas y si han durado hasta nuestros días es porque fueron impuestas por el hierro y el fuego de la Inquisición persecutora, y mantenida por la ignorancia de los pueblos medievales. Aún así tanto crédito han tenido que Chateaubriand, el autor del Genio del Cristianísmo, en su historia razonada de Francia puede citar de Petrarque cierto parafito sobre la creencia y la fé de los ministros de Cristo, que dice así: "Avignon, residencia actual de los papas, convertida en infierno, la cloaca de todas las abominaciones. Las casas, los palacios, las iglesias, los púlpidtos del pontífice y de los cardenales, el aire y la teirra todo estaba impregnado de mentira; se consideraba el mundo futuro, el juicio final, las penas del infierno, las alegrías del paraíso, como fábulas absurdas y pueriles."

El papa Clemente VII, en 1351, á los prelados reunidos en Avignon, les decía: "¿Hablaréis de humildad, vosotros vanidosos y tan pomposos en vuestras monturas y en vuestros equipos? ¿Hablaréis de pobreza, vosotros tan ávidos que todos los beneficios del mundo no os bastarían? ¿Qué diré de vuestra castidad?... Odiáis á los mendigos, les cerraís las puertas, y vuestras casas están abiertas á sicofantas y á infames!

"La simonía era general, añade el eminente escritor católico, los sacerdotes violaban casi en todas partes la regla del celibato; vivían con mujeres perdidas, con concubinas y amas de llave; un abate de Noreis tenía diez y ocho hijos. En Vizcaya no admitían más que curas que tuviesen sus comadres, es decir, mujeres supuestas legitimas."

Todo lo cual hace recordar los milagros de Lourdes que producían cuatro millones al Vaticano y cuya falsedad é infecciosidad motivaran el cierre del establecimiento milagroso.

¡Ay! y que no habrá quien castigue vuestras miserable y falsa propaganda anti-española.

¡Ay del día en que España levante su hermoso brazo para reduciros á polvo!

59.La raza vasca, distinta de todas las demás, ¿ha conservado hasta nuestros días su integridad y pureza?-Sí, señor; porque de haberse mezclado con otras, siendo como es tan reducida, seguramente hubiera sido absorbida por ellas, y ésta es la hora en que no hubiera quedado ni memoria de la lengua vasca. Además, la existencia de la mezcla de razas se echaría de ver fácilmente en la misma lengua vasca. Mas en ésta no hay vestigios ni de latín, ni de francés, ni de español, ni de celta, ni de germano, ni de ninguna otra lengua europea. (4) Débese concluir, por consiguiente, que la raza vasca se ha mantenido pura hasta nuestros días.

Lo cierto es que el vascuence ha abandonado las ciudades. No podría suceder de otra manera; si los vascos hubieran superado en lo intelectual al español, el vascuence predominaría en España y en América, pero no es así. El vasco que quiera seguir el movimiento científico y literario abandona el vascuence por inservible, por inútil. Entonces ¿porqué conservarlo? Porque conviene mantener á los ignorantes que viven en las villas en el mayor grado posible de incultura. ¿Y por qué? No será para engrandecer sino para empequeñecer á los hombres. Así lo enteinden los vascos que noblemente se reconocen españoles y por eso se defienden de la última convulsión del clericalísmo en España. ¿Qué no es verdad? ¿Porqué pues á cada paso os dicen que primero es la Iglesia, aún antes que la Patria, á la cual prefieren ver humillada y vencida antes que impere en ella el liberalísmo? El fin justifica la obra, dicen los Jesuítas.
 
 

60.¿Y en nuestros días persevera en la misma integridad y limpieza?-No, señor, porque muchos de los actuales vascos, olvidando su originaria nobleza y las leyes y costumbres de sus antepasados, y atentos únicamente al material interés, no vacilan en multiplicar sus casamientos con gentes extranjeras. De ahí que en Bilbao, Pamplona (Iruña), San Sebastián (Donostia) y Vitoria (Gazteiz), y en las llanuras de Alaba y de la Ribera nabarra, los apellidos vascos vayan cediendo lugar á otros apellidos que nunca jamás debieran haberse oído entre euzkerianos. Urge, pues, que el vasco despierte de su letargo y que movido por el instinto de conservación comience á purificar su raza de los elementos extraños que pudieran contaminarla.

¡Urge purificarse de los elementos extraños que udieran contaminarla! Miserables bandidos; á pesar de la careta y del manteo con que os cubrís se os comprenden vuestras artes criminales. ¡Oh! vascos degenerados. ¡Si queréis patria sumisa y humilde á Roma, no os contamineis al racionalismo moderno, no habléis sino en vascuence! (¡Que muchos, ignorais!)

Mas vosotros vascos liberales, dignos descendientes de los defensores de Bilbao, fortificaos en las letras españolas y en la democracia española para no convertiros en viles mendigos de sopas de conventos.
 
 

VII.

NACIONALISMO VASCO

(EN RAZON DE HISTORIA)

61.El derecho de los vascos á vivir con independencia de todo otro pueblo ¿estriba únicamente en la distinción que media entre su raza y las demás?-No, señor; se funda también en el ejercicio de ese derecho, del que los vascos han disfrutado por espacio de muchos siglos, hasta que fueron de él despojados.

¡Decidnos si los castellanos, los aragoneses, los gallegos, etc., tienen también esos derechos! Ya lo creo, ¡remontándonos á los tiempos de mari-castaña! Y, ¿por qué no los ejercen? porque de puro absurdos solo caben en cabezas degeneradas y sumisas á Roma ó al diablo.

62.¿Qué es Euzkadi?-Euzkadi históricamente suena lo mismo que raza vasca, pueblo vasco, Nación vasca, conjunto de Estados vascos.

¿Euzkadi? Sí, aunque como Nación, como Estado no ha existido nunca. Entónces, ¿porqué? Porque es necesario hacer revivir el clericalismo histórico, que se muere con el carlismo.

63.¿No dán algunos idéntico significado á la voz Vasconia?-Si señor, pero impropiamente; pues hablando con propiedad Vasconia sólo significa Nabarra y parte de Gipuzkoa.

Porque Vasconia es nombre españolizado y porque neceistamos mucha gente para nuestros propósitos de agitaciones clericales.

64.¿En cuántos Estados se dividía antiguamente Euzkadi ó la Nación vasca?-En varios, de los que los más importantes eran seis: Alaba, Gipuzkoa, Bizkaya, Nabarra, Laburdi, y Zuberoa; todos completamente independientes entre si y de otro cualquier Estado.

Nación ó Naciones completamente independientes y agenas las unas de las otras, eso era Vasconia. En cambio lo que los Nacionalistas llaman Euzkadi es cosa nueva, artificial de pura conveniencia.

Tampoco eran los vascos independientes en el sentido en que lo aplican los Bizkaitarras, porque ya, á principios del siglo XIV D. Diego López de Haro fundaba á Bilbao otorgando á la nueva Villa los fueros de Logroño. Y es bueno recordar que la sobrina de este noble castelano, D.ª María Díaz de Haro fue despojada por su tio. Don Diego, de los derechos indiscutibles que tenía aquella al Señorío. Y dicho sea esto de paso para que veamos ya como por el año 1300 los castellanos influían en la vida del pueblo vasco.

65.¿A qué gobiernos están actualmente sometidos estos seis Estados vascos?-Bizkaya, Alaba, Gipuzkoa y cinco de las merindades de Nabarra (las que componen la Alta-Nabarra) están sometidas al gobierno de España. La Baja-Nabarra, (ó sea la sexta merindad de Nabarra, separada de las restantes en tiempo del Emperador Carlos V) Laburdi y Zuberoa están sujetas el gobierno francés. Con estos Estados vascos perdieron también su libertad los Estados que he dejado de citar antes, pues á uno ó á otro de aquellos estaban confederados últimamente.

Decid bien; desde remotos tiempos los castellanos y después los españoles (por españoles entendemos los ciudadanos de todas las regiones de España) han predominado en Vasconia, ora como señores, ora como ciudadanos de una Nación libre y poderosa. La comunidad de intereses han mantenido á los vascos españoles en perfecta unión y armonía con los gobiernos españoles, de ahí el que no ha habido conquista ni sumisión; lo que hubo á principio del siglo XIX fue una revolución filosófica, política y moral que todo transformó en Europa, reemplazando los fueros y privilegios injustos para proclamar los derechos del Hombre y del Ciudadano.

El espíritu anti-españolista es nuevo en Vasconia, y artificial, pues en cualquier tiempo los vascos nunca han discutido y defendido otra cosa sino sus fueros, otorgados por cierto, por señores castellanos tales como D. Juan Núñez de Lara en 1342, época en que su historia (la de los fueros) empieza realmente.

66.¿Cuándo perdieron su independencia los Estados vascos?-Los de allende el Pirineo en 1789, en tiempos de la Revolución francesa. Los de este lado del Pirineo 50 años más tarde, en 1839.

La revolución francesa, como todo el mundo sabe ó debe saber, señala en la historia humana la ruina del pasado y el nacimiento de los tiempos modernos. Ante la avalancha popular que derriba la Bastilla y ajusticia á un rey por traidor á la Patria francesa, Europa entera se pone en movimiento. Los principios revolucionarios se defienden en los ejércitos republicanos; más tarde el genio colosal de Napoleón I proclama, desde las heladas estepas rusas hasta los ardientes arenales de Egipto, los inmortales derechos del Hombre. Libertad, Igualdad y Fraternidad, son los tres gritos de redencíón humana, que en Francia, en España... en todas partes agitan, estremecen, y levantan á todos los pueblos, á todas las razas, á todas las generaciones del glorioso siglo XIX. Todo lo antiguo fenece, todo lo ruinoso se derrumba en la aurora de la Libertad. Un siglo entero de luchas, millones de vidas sacrificadas para edificar los cimientos á la sociedad futura. Nada resiste á la avalancha redentora, hasta Roma Pontifical vé escaladas sus murallas por las tropas del gran Garibaldi –Y, ¿han de pretender los bizkaitarras que Vasconia ha permanecido ó ha de permanecer diferenciada del movimiento universal?- La reacción vencida se sometió al liberalismo triunfante. Las nuevas ideas hablaban de patrias tan grandes que comprendía á toda la Humanidad. Napoleón fantaseaba la idea, que renace hoy con señales de triunfo, de la Confederación de los Estados Europeos.

¡Cómo no habían de sufrir alteración las caducas leyes del país de los vascos, que siempre han ido á remolque del espíritu nacional español ó francés!

Y si el liberalismo español vencedor en las contiendas civiles, pero debilitado, ansioso de paz, estableció este régimen transitorio de Conciertos á plazos y de Constituciones... que hoy se derrumban y de cuyas ruinas el espíritu reaccionario pretende aprovecharse ¿qué hemos de hacer sino, seguir adelante en el camino trazado por nuestros padres? ¡Ved, como el imperio ruso, baluarte del absolutismo y de la intransigencia se derrumba con estrépito! ¡Ved, al militarismo imperialista alemán ú austriaco impotente sujeto como por los piés por las minorías parlamentarias socialistas, y cómo desaparecen ante la Razón y la Justicia humana los pretendidos derechos divinos, explotadores y embrutecedores de los pueblos.

La razón del Bizkaitarrísmo es preparar el útlimo esfuerzo clerical, esperemos que no entorpecerá mucho tiempo la marcha progresiva del pueblo español hacia la Igualdad y la Fraternidad.

La Regencia representa la pérdida total del imperio colonial: el reinado de D. Alfonso ¿representará la desmembración nacional?

67.¿Con qué derecho se les privó de su independencia?-Con el derecho de la fuerza.

Es preciso recordar aquí que nuevamente y con malsana intención se confunde una época revolucionaria con una guerra de conquista. Los vascos no sostuvieron una guerra de independencia, sino una guerra civil. Si no fuera por el interés que este asunto tiene para nuestra empresa patriótica no merecía siquiera que la discutiéramos.

68.Y los vascos, una vez sometidos, ¿han renunciado, por ventura á su libertad?-No hay hecho que lo justifique.

Claro: como no tenían ni tienen los bizkaitarras derecho alguno á la independencia ó libertad nacional. La concepción de un Estado vasco, Euzkadi por ejemplo, es nueva, artificial y clerical, como más adelante demostrarémos.

69 No me explico cómo decís que los Estados vascos de aquende el Pirineo fueron independientes hasta 1839, siendo así que Gipuzkoa en 1200, Alava en 1332, Bizkaya en 1379, y Nabarra en 1512 proclamaron ó acataron por su Rey ó Señor al Rey de Castilla.-Os lo explicaréis fácilmente, si tenéis en cuenta que dichos Estados vascos continuaron siendo, después de acatar por su Rey ó Señor al Rey de Castilla, tan libres é independientes como antes: puesto que conservaron sus leyes propias, sus Cámaras legislativas propias, todas su organización política, judicial, militar y económica propia. No hubo otra mudanza que el reconocer por Rey ó Señor al Rey de España en vez de tener un Rey ó Señor exclusivamente propio (5) Y aún respecto de ésta mudanza conviene advertir que las atribuciones de esos Reyes comunes eran en Castilla muy diferentes de las que tenían en los Estados vascos; que no mandaban en Euzkadi como Reyes de Castilla, sino como Reyes de Nabarra, Alaba y Gipuzkoa y Señores de Bizkaya; y que no por ser Reyes de Castilla eran de hecho Reyes ó Señores de los Estados vascos; sino en cuanto éstos los aceptaban como tales, después de recibirlos juramento de respetar y guardar sus fueros.

Todo cuanto dice Iber para defender la base del partido bizkaitarra es puramente especulativo. No dice la causa de la desaparición de semejante maremagnum de leyes y privilegios. No nos habla de su orígen ni porqué motivos fueron abolidos.

Si ha habido en la tierra sisemas de gobierno pésimos, el feudalismo fue sin duda alguna uno de los peores, por no decir el peor. El derecho feudal nació del derecho de conquista y del reparto de las tierras entre los jefes y sus compañeros de armas. Y, para defender la propiedad en los tiempos en que algunos meses de ocupación sin protesta alguna daba derecho á apropiarse de cuantas tierras uno ocupaba, se acudía con homenajes á los señores de horca y cuchillo. Y esos señores á la vez buscaban el apoyo de otros más fuertes, y de ahí el orígen de las geraquías que el feudallismo creó.

El que concedía un feudo se llamaba señor, y el que lo recibía vasallo; el que lo recibía del vasallo, valsasior; el que lo recibía del vasasior, valsasino; y el que lo recibía del valsasino, villano ó campesino. Pero el villano pegado á la tierra no reconocía más autoridad que la del valsasino que se la había conferido; el valsasino solo reconocía á la autoridad del valsasior, y éste, á su vez la del vasallo, así como el vasallo solo reconocía al señor. De ahí, por ejemplo, vemos que el rey de Inglaterra era vasallo del rey de Francia porque poseía la Normandia; el rey de Francia lo era á su vez de los monjes de San Dionisio, porque en terreno de éstos habíase construido la Torre del Louvre.

Con frecuencia el vasallo imponía condiciones á su señor, antes ó después de aceptarle como tal, y en muchos casos los señores, de buen grado ó por fuerza, conferían fueros á sus vasallos, como por ejemplo en el siglo XIV D. Juan Núñez de Lara confirmó á Vizcaya sus primeros fueros escritos.

Estos derechos desaparecieron paulatinamente á medida que medraba el poderío de los Reyes, los cuales fueron absorbiendo los privilegios de la nobleza, á la par que libertaban al pueblo llano, para acabar por constituir esos grandes Estados ó Monarquías absolutas, base de las sociedades modernas, en las cuales el pueblo vive ya libre de toda autoridad de derecho.

Es, pues una ridiculez grande y un testimonio del mayor atraso en sociología el recordar las cosas antiguas para fundamentar derechos modernos. Solo el clericalismo es capaz de sostener que no hay perfección posible, ni redención para el hombre.

La ignorancia en que viven aún los aldeanos y la mayoría de los habitantes de las poblaciones, comparadas á la gloriosa historia de las conquistas militares, literarias y científicas de la nación española, es prueba evidente de las ventajas de la patria grande y de la unión nacional de España.

70.Pues si los vascos de aquende el Pirineo conservaron hasta 1839 sus leyes y cuerpos legisladores propios, síguese que nunca hasta esa infausta fecha rigieron en Euzkadi las leyes emanadas del Rey de España y de las Cortes españolas.-Así es, como decís; y con esto me dáis pié para presentaros un argumento incontrastable en pró de la independencia de esta parte de Euzkadi después de su llamada unión con Castilla. En efecto: en tanto un Estado pierde su independencia y queda sometido á otro, en cuanto pierde la facultad de legislarse á sí mismo y recibe de otros las leyes que ellos mismos hacían para su gobierno en sus Cortes ó Juntas Generales, y las leyes de Castilla ó España obligaban y se cumplian en Euzkadi lo mismo que las leyes de China ó de Inglaterra. Luego hasta 1839 los Estados vascos de aquende el Pirineo fueron completamente independientes del Estado español.

No sabemos qué admirar más, si la perfidia y mala intención con que Iber envuelve su pensamiento ó la odiosincracia del bizkaitarra que lo acepta como pan bendito.

A pesar de la libertad administrativa que gozaban las provincias vascas hasta el año 1839, sin involucrar ni tergiversar la historia, no se puede poner en duda la soberanía, la tutela, la fiscalización que ejercieron los reyes de España en Vasconia. ¿Gozaban acaso los vascos en los siglos XVIII y XIX de los derechos internacionales necesarios para contratar alianzas y hacer guerra prescindiendo de la autoridad Real? A eso contestará Iber que en el siglo XIII firmó Guipúzcoa un tratado con Inglaterra y que en lo sucesivo podría hacerlo, pues nada constaría en contra, como si esas facultades, verdaderos indicios de la independencia de un Estado, no pertenecían á los reyes de España desde mucho antes del año1839. Sin embargo, si fuera materia discutible, ¿no existe en España una Academia Nacional de Historia capaz de aclarar la cuestión? ¿No tenemos un Estado con autoridad suficiente para cortar las dudas, las insinuaciones falsas que se propagan sobre sus perfecto derecho á gobernar y á legislar para las provincias vascas como para cualquier otra provincia española? ¿Es que el Estado español duda de la existencia legal de la unidad de la patria española?

Si hemos de decir claramente nuestro modo de pensar, hemos de recordar aquí los alardes de fuerza de los gobiernos para oprimir al proletariado rebelde, y sus debilidades enfrente de la coalciión clerical-separatista y capitalista que pone en evidencia á diario la autoridad del Estado. Los gobiernos de alpaca, de jipi, de verano, á nuestro sentir traicionan á España por la pasividad con que ven desarrollarse la desmembración de la Nación española.

71.¿Y qué me decís del poder judicial de los vascos?-Que continuó siendo tan independiente del de España como lo era el poder legislativo; pues los vascos tuvimos hasta 1839 tribunales inferiores y supremos distintos de los tribunales españoles, y claro es que aquellos tribunales habían de administrar justicia en conformidad con las leyes vascas, no con las españolas.

No concebimos cosa más absurda y más necia que el movimiento separatista que en España se desarrolla con gran intensidad.

Aprovechando las ocasiones cuando se presentan, se recuerda en la prensa, en el libro, o en el meeting, que hace tres ó cuatro siglos había ó no había independencia absoluta para legislar ó administrar sobre tal ó cual asunto. Que lo hagan los reaccionarios no nos extraña, pero que lo fomenten los pseudo liberales halagando el regionalismo, nos parece un tanto fuerte. ¿No quedamos en que desde el establecimiento de la democracia ha dejado de interesar á las naciones modernas el antiguo régimen?

El movimiento social universal conduce á la humanidad por senderos muy diferentes á los que ha seguido hasta la revolución francesa; nunca volverá al feudalismo ni al absolutismo monárquico. El mundo entero espera con ansiedad febril el advenimiento absoluto, completo, de la soberanía popular y el establecimiento de la única legislación capaz de atender á las necesidades de los ciudadanos. ¿Por qué, pues, dividir á España y extraviarla por caminos perdidos y abandonados? Así como vemos al imperialismo alemán arrojarse en los brazos de los jesuitas y del Vaticano para huir de la resolución radical de la cuestión social; creemos ver en el bizkaitarrismo como un hipócrita motivo clerical, encubierto con la máscara del vasquismo, posponiendo la patria á los derechos de la Iglesia. Y nótese bien, el movimiento regionalista es sobre todo propagado, defendido y sostenido por las clases capitalistas y por las más ignorante; el regionalismo apenas existe en las regiones donde el industrialismo está aún por desarrollar. El pueblo trabajador debe solo preocuparse del desarrollo de sus cajas de resitencia y de la unión universal del proletariado, harto ya de miserias y de explotación.

Los políticos pretenden dividir la Nación española; el socialismo la reune bajo la bandera de la Justicia y la Solidaridad obrera.

72.Y de la organización militar, ¿teneis que decirme algo?-Sí, señor; los vascos no debían tomar las armas sino en defensa del territorio vasco, y sólo cuando las Cortes ó Juntas vascas se lo concedían podía el Rey de España sacarlos fuera de Euzkadi y emplearlos á sueldo en sus empresas ó conquistas guerreras. (6)

Esto nos persuade de la exactitud de nuestro modo de razonar. ¿Qué tenemos que ver los ciudadanos de una Nación constitucional y democrática con los feudos ó vasallajes? Sí no gozamos aún de una ley militar que imponga el servicio obligatorio, no debe atribuirse la falta de la misma al espíritu moderno. Además cuanto la Nación española, dejando de ser propiedad de Reyes y Señores, ha proclamado la soberanía popular, ha exigido la son un testimonio seguro de su superioridad. Respecto á la igualdad de los ciudadanos ante el fisco, el régimen reprobado es la negación absoluta de todo principio de justicia.

74.¿Tenían los Estados vascos citeriores antes de 1839 sus fronteras propias, distintas de las de España?-Sí, señor; como también tenían sus aduanas propias, distintas de las españolas (7). Las aduanas de España se hallaban entonces al Sur de los Estados vascos, en las orillas del Ebro; no como ahora entre Irun y los montes de Jaca. Y á propósito de aduanas debo deciros que con solos los ingresos de ellas y el producto del estanco del tabaco hubieran podido los Estados vascos sufragar todos sus gastos, sin necesidad de imponer ninguna contribución.

No es fácil probar que pudieron tener aduanas, porque no sabemos cuál sería la actitud de los gobiernos españoels de entonces ante semejantes pretensiones.

Como puédese, además interpretar el sentido de esta supuesta afirmativa "también tenían sus aduanas propias" con la advertencia (7) "nunca tuvieron aduanas", sino como producto de un espíritu faccioso y embustero.

Bien se vé que aquí Iber extiende hasta lo imposible los argumentos que le son necesarios para infundir la idea de qu eantes de 1839 existían Estado vascos y Naciones vascas con todas las atribuciones de unos Estados independientes, que aceptaban solo por capricho ó por lujo la autoridad Real española.

Habrá que advertir que no fueron los castellanos los que impusieron las reformas liberales, sino el movimiento revolucionario triunfante, sostenido y combatido por españoles de todas las razas y de todas las regiones de España.

La reivindicación de esos derechos puede extenderse como exigencias reaccionarias, mas nunca como exigencias nacionalistas.

La guerra civil fue fomentada por el espíritu de dos tendencias ú opiniones filosóficas distintas y contrarias; es una falsedad grande interpretarlas y exponerlas en sus consecuencias como guerra de expoliación y de violencia perpetrada sobre derechos y libertades de pretendidos Estados y supuestas naciones vascas.

Españoles eran los que luchaban, y sus descendientes liberales ó carlistas, españoles son. El nacionalismo vasco es nuevo, artificial y equívoco.

75 ¿Se extendía la independencia vasca al orden internacional?-Sí, señor; los Estados vascos, lo mismo que cualquier Estado que nada tuviese que ver con la Monarquía española, podían hacer alianzas ofensivas y defensivas con otras Naciones. Así, en 1482 reinando los llamados Reyes Católicos, Gipuzkoa celebró con Inglaterra un tratado de paz y amistad por diez años, en el cual se estipuló que en el caso de estallar la guerra entre España e Inglaterra, Gipuzkoa permanecería neutral, sin romper las hostilidades y sin sufrir las consecuencias de la ruptura.

Es tal la perversidad que inspira á Iber al remover el pasado con el fin de encontrar bases para sus afirmaciones, que no podemos explicárnosla sino por la completa seguridad que tiene de la ignorancia de las personas á quienes se dirige, sobre la historia de España á fines de la Edad Media.

El menor examen del estado en que se hallaban entonces los pueblos europeos es suficiente para hacer caer en el mayor ridículo la pretensión de Iber de probar, con esa cita, la independencia internacional á que, según él, tienen actualmente derecho las provincias vascas. ¿Es que podríase hoy también sostener la independencia del ducado de Borgoña, que en 1465 pactó alianza con el rey de Inglaterra, Eduardo IV, en contra del rey de Francia? Podríase entonces asegurar que la Cerdeña debe ser francesa y no italiana, porque D. Juan de Aragón la cedió al rey de Francia Luis IX juntamente con el Rosillón, por trescientos mil escudos de oro.

Y si durante el reinado de los Reyes Católicos se efectuó la unión de Castilla y de Aragón, y luego la de Navarra y una parte del reino de Nápoles, no es esto prueba evidente que aquellos hechos no pueden tener ningún valer para nuestros tiempos y servir de fundamento á un pretendido derecho internacional, de un derecho que no existía por entonces, pues solo se reconocía el de la fuerza, y á los ciudadanos se les consideraba como cosas adherentes á la propiedad territorial.

El duque de Orleans, también en 1488, unido á los ingleses, fomentó guerra contra el rey de Francia Carlos VII, y deiz y nueve años más tarde, en 1517, el cardenal Cisneros se negaba á entregar el gobierno de España al deán de Lovaina, enviado por el rey Carlos I, al cual, como asegurara que los derechos alegados por el cardenal no eran suficientes, el gran Cisneros le mostró los cañones alineados en el patio de su palacio, y le dijo que "con aquellos le bastaban".

Por entonces también fue cuando acabaron los fueros y privilegios de Castilla, con las vidas de los jefes comuneros Bravo, Padilla y Maldonado.

La unión del país vascos á las demás regiones para constituir el Estado y la Nación española se verificó después de 1482, y desde entonces nunca jamás han pretendido erchazar la autoridad de España en los asuntos internacionales.

76.¿No es la facultad de hacer alianzas supremo atributo de la soberanía?-Sí que lo es; y por ahí comprendereis mejor la absoluta independencia en que con respecto á España vivía Euzkadi antes de 1839.

La mala fé que existe en esta pregunta y su respuesta, es tan grande como la diferencia de fechas, entre 1482 y 1839.

¿Qué hubiera sucedido si en tiempos de Carlos I, Felipe II,... Carlos III, se hubiesen permitido los guipuzcoanos esas libertades? La razón de Estado hubiérase impuesto por la fuerza y la historia de España narraría una guerra más.

77.Pues entonces, ¿a qué se reduce la tan cacareada unión ó incorporación de los Estados vascos á España?-Ya lo habeis visto: no á la fusión de dos nacionalidades en una, puesto que la raza vasca se ha conservado hasta ahora distinta de la española, ni siquiera á la unificación de Estados, puesto que los Estados vascos permanecieron enteros é independientes del español, sino, á lo sumo, á tener vascos y españoles el mismo Rey, como le tuvieron, en tiempo de Carlos V, alemanes y españoles. Mas así, como á nadie le ocurrió decir que España era Alemania ó que Alemania era España cuando ambos Estados obedecían al mismo Monarca, así ménos debe afirmar nadie que Euzkadi ha sido parte integrante de España por el mero hecho de que los Reyes de los españoles fueron simultánea aunque separadamente Reyes ó Señores de los vascos.

¡Hay que fijarse en que la raza vasca es distinta de la española!

¿Cómo es que Portugal es hoy independiente y no lo son las provincias vascas?

Porque Portugal conservó y reivindicó su derecho á permanecer alejado de la unión Ibérica; respecto á los vasocs no puede decirse otro tanto.

Los vascos vivieron, como hasa ahora, de la vida nacional española, y doquiera se encontraban los marinos ó los militares en guerra, ahí estaban los vascos españoles; desconocíase el pueblo vasco como Nación y como Estado. El vasquismo es una invención artificial y novísima; el nacionalismo vasco es combatido hasta por los carlistas é integristas, solo germina en cabezas desprovistas del sentido común á todos los vascos antes que Arana Goiri empezara la campaña antiespañola.

Aquí es menester recordar el dicho de qu eno son separatistas porque nunca fueron españoles. Tan de la raza española es un vasco como un gallego, como un catalán, porque la raza española no existe en el sentido categórico de la palabra: España no significa raza, sino Nación, ó sea unión para constituir la fuerza y lograr la felicidad común. A esa unión española siempre, desde la constitución de la unidad nacional, han pertenecido los vascos. Españoles son los nombres de Legazpi y Elcano, como los de Hernán Cortés y Pizarro.

78.¿Cuáles eran las atribuciones del Rey de España en los Estados vascos?-Pertenecíale parte de la administración de justicia, pero aún ésto, más que como derecho, como deber.

Claro, como se hace hasta lo imposible por quitar atribuciones al Estado español. Ha de saberse que los fueros eran á modo de constituciones que limitaban el poder absolutista de los reyes y señores. La revolución española vino á aumentar los derechos y las libertades de los ciudadanos, suprimiendo las leyes antiguas para sustituirlas por las actuales, que proclaman la soberanía absoluta del pueblo. Si los gobernantes han adulterado el sufragio universal, con objeto de mantener su caciquismo, solo puede atribuirse al espíritu conservador de los mismos. Es indudable que si en España existiera un sufragio sin pucherazos, los descendientes de Sagasta y Cánovas habrían desaparecido ya de las esferas gubernamentales.

79.¿Qué hacían los vascos cuando el Rey de España les ordenaba algo?-Si les ordenaba algo contrario á sus leyes desobedecerle: oponerle el uso ó pase foral. Y si no, confirmar aquella orden sancionándola ellos.

De igual modo sucedería hoy en España si el rey interviniera directamente en las cosas del gobierno. Los reyes constitucionales no tienen derechos, sino debers; á los representantes elegidos por el pueblo español pertenece la ejecución de la soberanía nacional. Al rey que se propasara no se le opondría uso ni pase alguno, sino suela.

80.¿Es decir que el Rey de España, aún en los tiempos de mayor absolutismo, no pasó de ser para los vascos un Rey meramente constitucional?-Ni siquiera llegó á Rey constitucional, y bien puedo aseguraros que la realeza fué para los vascos no más que nominal, un como lujo supérfluo que se permitieron sin duda los mismos Reyes. Y por esta ninguna importancia que la realeza tenía entre los vascos, se explica perfectamente la facilidad con que se avinieron á reconocer por Reyes á Reyes extranjeros, ó sea, á los Reyes de España. Era la realeza una institución que se compadecía mal con sus leyes y costumbres verdadera y legítimamente democráticas.

Aunque no perfecta, la Constitución actual del Estado español es en mucho superior á las leyes antiguas del país vasco. La democracia moderna deja chiquita las leyes y costumbres antiguas. Y nos encaminamos á pasos agigantados hacia una democracia de Igualdad y Justicia nunca alcanzadas. Francia nos abre ya el camino por donde debemos ir los hombres justos y honrados. Suprimiendo privilegios de castas y de clases religiosas y militares, los gobiernos franceses nos enseñan cómo debemos alcanzar la verdadera y legítima democracia. Decretando la ley del 14 de Julio de 1905, de asistencia á los ancianos é incurables á favor de unas 320.000 pesonas, de las cuales 208.000 son ancianos y 112.000 enfermos incurables; presentando proyectos de leyes para atender á la asistencia de los ciudadanos pobres enfermos ó faltos de trabajo, de las viudas y de los huérfanos, los gobiernos radicales socialistas franceses nos enseñan que ya ha empezado la era redentora del trabajo. No somos exagerados ni demasiado optimistas al asegurar que el derecho moderno es mil veces más humano que la pseudo democracia aludida por Iber; es el triunfo del hombre sobre la maldición divina, inventada por aquellos que tienen interés en dividir los hombres en rojos, blancos ó negros, para explotarles mejor.

La democracia moderna es la mejor, porque dá el triunfo seguro á la Unión Universal de los Trabajadores para establecer un régimen donde no habrá ni pobres ni ricos, ni hartos ni hambrientos, ni alemanes ni franceses, ni vascos ni maketos. El Trabajo, durante tantos siglos considerado como cosa que rebaja y envilece, redimirá al Hombre. El antiguo esclavo, el que fue siervo, el que es actualmente libre pero mísero jornalero; los que talaron las selvas, los que araron la tierra, los que trazaron caminos y ferrocarriles, los que los mares cruzaron, los que á las aguas opusieron diques, los que en esta tierra maldita, con el sudor de su frente, sujetaron á las fuerzas ciegas de la naturaleza, ven ya por fin acercase la aurora de la Redención Obrera.

No más capital, no más libertad de trabajo, no más libertad de explotar al hermano; es hora ya que la Sociología reuna las mal dirigidas fuerzas creadoras para reunirlas todas en una y lanzarlas á la conquista de la Felicidad humana.

Si los cuatro mil millones gastados en las guerras coloniales para sostener el caciquismo y el robo se hubieran gastado en escuelas, en obras públicas; si el Capital, en vez de matar con tareas y con hambre al ciudadano, repartiera con justicia el producto del Trabajo; si los necestiados estuvieran asistidos de derecho en un elevado espíritu de justicia, ¿no sería España la mejor, la más culta Nación del mundo?

¿Existe ese espíritu de Justicia social en las leyes antiguas? No. ¿Es posible alcanzarlo? Al hombre, que nació desnudo, desprovisto de todo conocimiento, reducido á vivir como los demás animales, de la caza y de los frutos naturales; al Hombre, cuyas conquistas científicas y espirituales son asombro universal, solo necesita huir de las doctrinas que le embrutecen, que cortan vuelo á su inteligencia para alcanzar por la fuerza de la Razón lo que su necesidad de Justicia y de Amor le exigen para ser perfecto, para ser civilizado, para ser el verdadero rey de la creación.

81.¿En que ocasión acabó la independencia de los Estados vascos de aquende el Pirineo?-El día 25 de Octubre de 1839, á raíz de la primera guerra carlista que dejó á los Estados vascos citeriores exhaustos, desangrados, sin fuerzas para resistir más tiempo, el Gobierno de Madrid dió una ley declarando á dichos Estados vascos partes constitutivas del Estado español, suprimiendo sus Cuerpos legisladores y sometiéndolos á la Constitución española y á las leyes que emanasen de las Cortes de Madrid. Desde entonces aquellos Estados vascos han perdido su personalidad, y son provincias de España.

¿Cómo es posible que unos Estados, unas Naciones, hayan desaparecido mediante una simple ley? Dónde estaban sus ciudadanos, sus ejércitos, sus diplomáticos?

Cuanto más embrutezcan al ignorante, más terriblemente se vengará. No había Estados vascos, ni ciudadanos vascos, lo que había eran ciudadanos españoles liberales y carlistas. No desapareció Estado alguno, pero sí, sobre la ruina de la monarquía absoluta y del poder religioso, alzóse triunfante la soberanía del pueblo español. Sobre el cao de la guerra civil lució el sol de la Libertad.

82.¿Tiene para los vascos algún valor ó fuerza obligatoria aquella ley?-Los vascos no reconocían en 1839 otra autoridad que la de sus Cortes ó Juntas Generales; la autoridad del Gobierno y de las Cortes de España sobre ellos era en 1839 completamente nula.

Si el cansancio producido por largas horas de trabajo no nos ofusca nuestro entendimiento, aquí creemos comprender que los nacionalistas vascos discuten y niegan la soberanía de las Cortes y de los gobiernos españoles.

Más adelnate dirán que los vascos carlistas y liberales hicieron mal en tomar parte en las guerras civiles, como si les hubiera sido posible. Los vascos de entonces defendeiron con sus vidas el porvenir de la Nación española, para nada debieron acordarse de Estados que hacía siglos habíanse desvanecido en el mayor olvido. El espíritu nacionalista, como ya hemos dicho, es artificial, nuevo, y está fundadno en una doctrina falsa é interesada en el rejuvenecimiento del clericalismo intransigente.

83.Después de aquella infausta fecha de 1839, ¿ha celebrado el Estado español algunos pactos ó convenios con los antiguos Estados vascos?-Sí, señor; y los Estados vascos los han aceptado con mejor intención que acierto, creyendo que salvaban, á falta de otra cosa, algunas reliquias de su antigua independencia económica y administrativa.

En las razones que motivaron á los vencedores á pactar convenios á plazos breves, expresadas en el núm. 66, hallará el lector nuestro juicio sobre esta cuestión.

Nótese bien que el capitalismo y el clero son los únicos interesados en el mantenimiento de los Conciertos económicos y en el restablecimiento de las leyes antiguas. Este pueblo, aun en este régimen de libertad sin Igualdad ni Fraternidad, perdería toda esperanza de redención con el establecimiento de las leyes antiguas, rechazadas por todos los pueblos que han querido abrir paso al porvenir humano.

84.Pero estos pactos no legitiman en manera alguna la injusticia cometida en 1839.-Muy bien decís, y el vasco que afirme lo contrario es indigno de la sangre que corre por sus venas. Además, aquellos mismos pactos han sido violados por el Gobierno español en mil distintas ocasiones.

El objeto de esta pregunta y su respuesta, como el de las anteriores, es de producir impresiones patrióticas nunca sentidas. Hacer creer al que las lea que existe una Nación vasca atropellada, al estilo de Irlanda y de Polonia, ese es el fin buscado.

No ha habido violación de pactos, sino que no ha habido fuerza ni energía suficiente para mantener íntegro el espíritu constitucional de igualdad ante la ley y el fisco.

85.¿Tienen, pues, los vascos completo y absoluto derecho á recabar del gobierno de Madrid su estado político anterior a 1839?-Lo tienen sin ningún género de duda, y para conseguirlo todo vasco debe estar dispuesto á cualquier sacrificio, por grande que parezca.

Lo tienen, ese dercho, como los anarquistas, á pedir la supresión de los Códigos y de las Ordenanzas.

¿Por qué, pues, no os habeis dirigido ya en ese sentido á las Cortes? ¿Es que no teneis aún masa nacionalista suficiente? ¿Es que veinte años de propaganda no son suficientes para despertar una Nación?

Exigis la sumisión completa á la Iglesia, y cuando ella tenga que dar su último esfuerzo para combatir al Estado civil, llamará á su socorro á sus hijos y os vereis confundidos vascos anti-españolistas, carlistas anti-alfonsinos, católicos conservadores-liberales, y entonces comprendereis el interés del separatismo-clerical á dividir para tratar de vencer mejor.

Y menos mal si la lucha, merced al liberalismo del sufragio universal, se desarrolla en el terreno pacífico, como en Francia, donde bastó las mangas de aguas para apagar el belicoso fuego clerical militarista y nacionalista. No creemos á los gobiernos puentes, de verano, de encajes, capaces de resistir á tales empujes, pero sabemos que detrás de ellos hay una España liberal y una Vasconia española amante de la paz y del progreso, tres veces vencedoras en otras tantas contiendas que harían pagar caro la homicida perversidad de los que se atreven á encender la tea de la guerra civil. El pueblo español, más ávido de Justicia que nunca, pronto dejaría sin aliento al mónstruo fraticida.

Es digno de notarse aquí la debilidad suicida de los gobiernos actuales, que si bien combaten con mano recia y arbitraria la propaganda de las ideas de solidaridad obrera nacional, deja libremente desarrollarse el clericalismo, que divide y crea odios separatistas.
 
 

VIII.

PARTIDO NACIONALISTA VASCO

86.¿Cuáles son las aspiraciones del Nacionalismo respecto de los Estados vascos?-Retrotaer las cosas en lo fundamental á la situación en que se hallaban antes de 1839, y, sin menoscabo de la libertad de ninguno, formar con todos una federación que vele por la conservación y por los derechos de la raza vasca.

Trátase de crear una federación vasca, la cual se denominará Euzkadi, con independencia absoluta del Estado español en lo tocante á la legislación, á la administración de justicia, y finalmente, con derecho á establecer aduanas y á pactar tratdos de comercio y de alianza con cualquier potencia, amiga ó enemiga de España. En fin, un Estado vasco, que por lujo quizás reconozca como señor ó rey al de España; decimos quizá, porque nada les obligaba ni les obligará entonces. Además habrá expulsión general de maketos, vulgo españoles, no solamente los veraneantes (A "La Constancia" de el Aberri, núm. 20), sino también de los establecido en Euzkadi. Habrá cierre de fábricas, destrucción "de esos grandes centros que absorben la vida del pueblo vasco y destrozan la Religión, la raza, el idioma y el carácer nacional", que por instintos de conservación ha de huir al monte, donde no le alcance la Cinecia liberal, vil destructora del género Vasco y de las Religión Vasco-Romana, la cual no hemos de confundir con la Iglesia española, que según el Aberri, núm. 18, artículo "El Sacerdote", "Afortunadamente para la causa de Jel (Dios clerical por excelencia) los sacerdotes adictos á ella (á la causa vasca) van aumentando en una progresión muy consoladora, y sabemos que en los Seminarios de Vitoria –donde hay más contigente de seminaristas vascos,- nuestros futuros sacerdotes forman el núcleo avasallador de la demás tendencias."

¿Compréndese ahora por qué calificamos al nacionalismo vasco de movimiento clerical-separatista? La complicidad eclesiástica no es ya dudosa; sin embargo, aún encontraremos más pruebas.

87.¿Hay algún partido político que tenga por único y exclusivo programa la realización de semejantes aspiraciones?-Sí, señor; y ese partido es el Partido Nacionalista Vasco.

Partido anti-españolista por excelencia, no confundirlo con los regionalistas, que no pecan por falta de exclusivismo y radicalismo.

88 ¿Quién lo fundó?-Arana-Goiri tar Sabin, nacido en Abando (Bizkaya) en 26 de Enero de 1865, y muerto en Sukarieta (también en Bizkaya), con la muerte de los justos, en 25 de Noviembre de 1903.

A lo cual añadiremos: Inspirado, adoctrinado y dirigido por mano oculta, que expulsa del partido todo aquel que pretenda discutir la autoridad de los herederos de don Sabino Arana y se rebele conra toda sumisión humildísima á las enseñanzas de los ministros de Jel.
 
 

89.¿Qué prendas adornaron al fundador del Partido Nacionalista Vasco?-Todas las que se pueden apetecer en hombres destinados á empresas de tamaña grandeza: convicciones católicas arraigadísimas; piedad profunda, conducta intachable, amor inextinguible á la Patria, inteligencia asombrosa, carácter de hierro, afabilidad extraordinaria, valor á toda prueba, alma grande hecha para los grandes triunfos y los grandes sufrimientos.

Es bueno recordar aquí lo que dijo el periódico nacionalista Euskalduna en su número del 4 de Agosto de 1906 respecto á ¡Ecce Homo!:

"Euskalduna no ha acibarado aquellos días de Sabino, no; quienes tal hicieron han sido los Bayardos, y lo prueba aquella fortuna saneada del pobre Sabino, sacrificada en su mayor parte en aras de su amistad con los Bayardos; esto seguramente amargó sus días; pensaba en su familia, en su porvenir... y como consecuencia de esto, ahí teneis la biblioteca de Sabino, las monedas con que se casó Sabino, á raiz de su muerte pasaron á manos de los corredores y anticuarios. ¿Es ó no verdad, bravos Bayardos?"

Estas líneas van dirigidas contra el Sr. Zabala, jefe actual del partido bizkaitarra por derecho de herencia; del cual deducimos que Arana Goiri no estaba solo, sino que le explotaban y dirigían, acaso gentes ocultas, que hoy en dia mantienen su autoridad con ukases de expulsión y tiranía semejante á la santa inquisición romana ó moscovita.

El Nacionalismo Vasco, queridos lectores, tiene muchos y muy profundos misterios; en eso se parece á su amigo y compinche el Jesuitismo.

90.¿Cómo surgió en su cerebro la idea Nacionalista?-Estudiando el origen, la lengua, la historia, las instituciones y el carácter de Euzkadi, y las relaciones que han mediado entre el Pueblo vasco y el francés y el español.

Si hubiera sido eso solo no hubiera exigido la completa y humildísima sumisión á la Iglesia, posponiendo la idea de la patria á la del dogma religioso.

91.¿No hubo antes que él nacionalistas en Euzkadi?-El amor á la independencia fué siempre patrimonio de todos los vascos. Los fundamentos étnicos é históricos de aquella independencia eran también más ó menos conocidos de algunos vascos. Con todo eso, á Arana-Goiri le cabe la honra de haber expuesto con más claridad que nadie los principios del Nacionalismo vasco, de haberlos asentado sobre base de granito, de haberlos convertido en cuerpo de doctrina, de haberlos-sobre todo-encarnado en un partido fuerte, vigoroso y pujante que ha de ser, si las cosas siguen su curso natural, la salvación de Euzkadi.

Luego antes de Arana-Goiri no había partido Nacionalista vasco; luego el concepto de patria y nación vasca, opuesto á la patria y nación española, es nuevo, recien edificado con elementos discutidos por todo el mundo, y que no convencen sino á individuos que no saben pensar libremente; el no convencer sino á individuos que no saben pensar libremente; el nacionalismo vasco no es como el nacionalismo español, francés, irlandés ó polonés, que datan de cuatro ó cinco siglos, sino que es nuevo..., artificial.

92.¿Cuál es el lema en que sintetizó Arana-Goiri sus ideas y las de su partido?-El siguiente: Jaun-Goikua eta Lagi-Zara, ó sea, Dios y Ley Vieja: la palabra Dios significa acatamiento absoluto y humildísimo de los derechos de Cristo y de la Iglesia sobre Euzkadi, con radical exclusión de toda herejía, de todo cisma, de todo espíritu racionalista ó liberal, de todo culto no católico, de toda tolerancia pública ú oficial con el error. Lagi-Zara, ó Ley Vieja, quiere decir restauración completa de las antiguas leyes de Euzkadi, de sus cortes ó Juntas legisladoras, de su lengua veneranda, de sus costumbres patriarcales, de su perfecta soberanía en los órdenes legislativo, ejecutivo, económico, judicial, militar e internacional.

Ya podemos probar nuevamente que el bizkaitarrismo es enemigo de la unidad del Estado español, enemigo de España, es decir, de la unión nacional española, y que es contraria á todo progreso político y social; es, pues, clerical.

La "perfecta soberanía en los órdenes legislativo, ejecutivo, económico, judicial, militar é internacinal" podrá haber existido hace cuatro ó cinco siglos antes de la formación de la unidad nacional española, ahora en nuestros tiempos significa y caracterizan el movimiento clerical separatista, contrario en absoluto á la autoridad del Estado español.

93.¿Por manera que el partido nacionalista vasco es un partido íntegramente católico?-Sí, señor: ese partido quiere para Euzkadi la unidad católica con todas sus consecuencias; quiere, ante todo y sobre todo, á Jaun-Goikua, Dios; y á Euzkadi para Dios, como antes de su caída de 1839. Y no os quepa la menor duda: entre ver á Euzkadi en el pleno ejercicio de sus derechos, pero apartada de Cristo, y verla como en 1906, pero fiel á Cristo, el partido nacionalista vasco optaría por lo segundo.

Este párrafo podría ser nada más que consecuencia de un puro sentimiento religioso, aunque la advertencia que dice "Euzkadi para Dios" nos hace pensar que como Dios no tiene su reino en este mundo, pero su Iglesia sí; luego nos las tenemos que ver, no con un movimiento nacionalista patriótico, sino con un movimiento clerical nacionalista.

Por fortuna el contenido de este párrafo, número 93, ha sido reproducido y comentado por el Aberri, órgano oficial del partido nacionalista.

"No lo olvidemos" es el título del artículo que aludimos que empieza recordando la última frase del párrafo que comentamos. Más adelante recuerda la siguiente indicación de Arana Goiri: "La restauración política de Euzkadi, el retorno al gloriosísimo Lagi Zarra de nuestra raza, es puro objetivo, y no fin, del partido nacionalista vasco." Por lo que entendemos que el fundador del bizkaitarrísmo fue el primer elemento clerical de su partido, en el cual no hay más gloriosísimo ral que las leyes de la Iglesia Romana. Nótese bien: El patriotísmo vasco y su derivado el nacionalismo no es un fin sino solo un objeto. Sin el fin clerical "no habría para que hace rresurgir esas viejas costumbres de nuestra raza que aparecen en abierta pugna con el espíritu moderno."

"...Nosotros aspiramos á la restauración total, íntegra y completa del catolicísmo en Euzkadi, y solo en orden á ese altísimo fin dirigimos nuestros afanes y nuestras luchas por conseguir el retorno de nuestra constitución política tradicional..."

"...Antes que sacrificar el término primero de nuestro lema renegaríamos mil y una veces de nuestra patria, de nuestra sangre y raza..."

No queríamos ser muy extensos pero el importantísimo fin de nuestras intenciones nos obligan imperiosamente. Clericales son, y capaces de hacer traición á su patria. Razón tienen los curas y fieles cristianos que rebelándose contra el Papa de Roma hanse sometido á la ley de asociaciones culturales de Francia; hermoso patriotísmo es el que dice: Antes de someternos á un papa blanco italiano y á un papa negro alemán, antes de ser cura, antes de ser cristiano, somos franceses. ¡Bizkaitarras, ese patriotismo es grande, el vuestro es... ruín chupa-cirios!

Por eso, son enemigos del españolismo, por eso, esos hombres que de sumisos y humildes servidores de Roma se convierten en insultadores de la Iglesia española, leed estas lineas:

"Yo he presenciado este año dos procesiones en Madrid: la entrada del nuevo Obispo y la de Corpus-Christi, y para mí han sido un desencanto; he visto al peublo riéndose y mofándose de los sacerdotes, y á estos, triste es decirlo, los he visto, salvo honradísimas excepciones, no con la debida corrección que á su ministerio correspondía guardar.

Los sacerdotes españoles, siempre salvo excepciones, fuman en la calle y á diario visten de paisano, frecuentan los cafés y van á los toros; como se ve, son bien distintos de los sacerdotes vascos."

En general España es cosa perdida para el clericalísmo, pero aún queda el antiguo país carlista, del fanatísmo clerical, y como el carlismo esta muerto, les es preciso resucitar el clericalismo de otra manera.

Podemos creer que los nacionalistas vascos viven engañados y nos toca llamarles la atención sobre el particular. No es patria la que reconstruyen es... Iglesia é Inquisición.

Los romanos cristianos entregaron Roma á los bárbaros, los romanos franceses quieren entregar á Francia á un Jesuíta alemán; los romanos vascos quieren entregar Vasconia á un papado Italiano protegido de Austria, absobido por el jesuitísmo alemán.

¿Quién está dispuesto á traicionar á su patria, el vasco español ó el vasco nacionalista?

¿Puédese dudar aún de la existencia del clericalismo separatista?

Los gobiernos monárquicos tiemblan ante un obispillo rebelde ó enmudecen cuando se les habla del separatismo-clerical. ¡Ya sonará la hora del castigo!

El movimiento democrático universal ha hecho fracasar las pretensiones de la Iglesia Romana. Su derrota es un verdadero desastre, porque lejos de defender decididamente, radicalmente al pobre en su lucha contra la avaricia del rico, como debiera hacerlo según las enseñanzas del Evangelio que asegura que es imposible á un rico alcanzar la bienaventuranza porque sus riquezas demuestran ser insensible ante la miseria de los pobres, de los hermanos de Jesús; la Iglesia declara la existencia del capital de derecho divino y las reivindicaciones obreras del dominio de la buena voluntad caritativa del rico.

El obrero no quiere caridad, no quiere limosna; Jesús amenazando con el infierno al rico que tenga más de un vestido para cubrir sus desnudeces, que almacene en su provecho el pan del pobre, autoriza al pobre á exigir le sea restituido el fruto de su trabajo.

He aquí una parte de la proclama del Manifiesto de Babeuf al pueblo de París y que aclarará la razón del triunfo de los principios revolucioarios de 1789, en Francia, en España... en el mundo entero. "Juan Jacobo Rouseau ha concretado mejor este principio. (Ama á tu prójimo como á ti mismo), cuando escribe: Para que el estado social sea perfecto, es menester que cada uno tenga bastante y que nadie tenga demasiado. Este corto pasaje es, en mi sentir, el elixir del contrato social.
 

Hora es ya de que el pueblo, pisoteado, y asesinado, manifieste de una manera más grande, más solemne, más general de lo que ha hecho hasta ahora, su voluntad, para que no solo los signos, los accesorios de la miseria, sino la realidad, la miseria misma, sean anonadadas. Proclame el pueblo su Manifiesto solemnemente defina en él la Democracia como entiende verla establecida y tal como con arreglo á los principios puros debe existir; pruebe que la Democracia consiste en la obligación, de parte de los que tienen demasiado, de cubrir todo lo que falta á los que no tienen suficiente.

Probarémos que todo lo que un individuo del cuerpo social tiene demás para la suficiencia de sus necesidades de toda especie y de todos los días, es el resultado de una expoliación de su propiedad natural é individual, cometida por los acaparadores de los bienes comunes."

...Que los razonamientos más sutiles no pueden destruir tan inalterables verdades.

...Que nuestras instituciones civiles, nuestras transacciones recíprocas, son actos de un perpétuo bandolerísmo, autorizado por absurdas y bárbaras leyes, á cuya sombra solo nos hemos ocupado en robarnos unos á otros.

...Que la educación es una monstruosidad cuando es desigual, cuando es patrimonio exclusivo de una porción de la sociedad, porque entonces se convierte, en manos de aquella porción, en un hacinamiento de máquinas, en una provisión de armas de todos géneros, con ayuda de las cuales esta primera porción combate á la otra, que está desarmada, y logra fácilmente, subyugarla, engañarla, despojarla, maniatarla con las más vergonzosas cadenas." ¡El hambre y la miseria!

"Que no hay verdad más importante que la que ya hemos citado y que un filósofo ha formulado en los términos siguientes: Discurrir cuanto gustéis acerca de la mejro forma de gobierno; no habréis hecho nada, mientras no hayais destruido los gérmenes de la codicia y de la ambición.

...Que el único medio de llegar á este resultado es establecer la administración común...

Que la igualdad de hecho no es una quimera. Su ensayo práctico fue realizado con buena fortuna por el gran tribuno Licurgo. Sabido es como llegó á instituir aquel admirable sistema en que las cargas y los beneficios de la sociedad se hallaban igualmente repartidos, en que lo suficiente correspondía á todos y que nadie podía alcanzar lo supérfluo.

...Que con semejante Gobierno desaparecerán las lindes, los vallados, los muros, las cerraduras; las disputas, los pleitos, los robos, los asesinatos, todos los crímenes; los tribunales, las cárceles, los patíbulos, las penas, la desesperación que causan esas calamidades; la envidia, los celos, la insaciabilidad, el orgullo, el engaño, la doblez y, finalmente, todos los vicios..."

Estas son las razones del triunfo de la Democracia, que gobierna ya en algunas importantes colonias inglesas y en Francia, que en Inglaterra, en Italia, en Bélgica, en Alemania constituyen un número imponente de diputados, y en todo el mundo hasta en el Japón constituyen un factor importantísimo y creciente de la opinión general.

La Iglesia defendiendo al capital odioso se ha enajenado la reprobación del pueblo; de los bienaventurados que tienen hambre y sed de justicia.

La constitución del Estado Civil y su soberanía absoluta, se ha impuesto. El espíritu nuevo democrático ha sacudido á Europa y á las Américas; algunas naciones que como Rusia, Turquía, Persia, sufren las consecuencias de su atraso político, si gozaran de una Constitución liberal como la de Francia y la de España, su evolución política y social se desarrollaría pacíficamente y no de la horrible manera que se desarrollan las matanzas en Rusia y en Turquía.

Comparad el manifiesto dirigido á los aldeanos rusos, que extractamos a continuación con los párrafos, del discurso que el elocuente tribuno francés Vergniaud pronunció el 3 de Julio 1792, en la Asamblea Nacional y veremos como la lucha en la que triunfaron los revolucionarios franceses y más tarde los españoles, entre otros, se reproduce en Rusia. Para evitar tan grandes males y dejar campo libre á la avalancha evolucionista humana el Sha de Persia ha concedido una Constitución á su imperio, el Sultan de Turquía, se propone imitarlo, el progreso social se estiende hasta en las naciones más incultas y... sin embargo la Iglesia Romana se niega á reconocerlo y alza la bandera de discordia civil. Verdad es que la ignorancia del aldeano es tan propicia á ser explotada como la del fanático musulman, es pues preciso acabar con el movimiento españolista que fecunda el liberalismo.

El manifiesto está dirigido á los "aldeanos y compañeros". Después de criticar enérgicamente la disolución de la Duma y haber demostrado las desastrosas consecuencias para todos, especialmente para los aldeanos, el manifiesto hace alusión al apoyo que los emperadores de Alemania y de Austria hubieran prometido al tzar para combatir al pueblo ruso, termina así:

"Esta es una evidente conspiración con el extranjero contra la nación. Es una traición de la parte de un gobierno ilegal hácia la patria. Nadie tiene el derecho de someterse á ella; sería criminal ejecutar sus decretos.....

Las tropas deben también obedecer á las órdenes de los elegidos por el pueblo. Su deber es marchar á defender el pueblo y la patria contra un gobierno traidor. Reunidos á las tropas, los obreros de las ciudades, todos los trabajadores y todos los que tengan la confianza de los aldeanos deben tomar sus asuntos por sus propias manos. No se les ha dado la tierra y la libertad; ellos deben tomar la libertad, deben tomar toda la tierra, no de una manera desordenada, pero sí entregándose á las autoridades elegidas.....

...El pueblo rehusa de someterse á los opresores; rehusa continuar su vida actual de bestia de carga. Quiere una vida libre y conveniente; preferiría mejor la muerte á volver al antiguo régimen.

....¡La patria está en peligro! ¡Salvemos la nación! ¡Tierra y libertad para el pueblo! ¡Mueran los traidores! ¡Abajo el gobierno del zar! ¡Que nuestra querida nación rusa sea libre!"

Pasando revista á los peligros exteriores, Vergniaud continúa en estos términos su discurso: "Es al nombre del rey que los príncipes franceses han tratado de levantar contra la nación todas las cortes de Europa; es para vengar la dignidad del rey que se ha firmado el tratado de Pilnitz, y firmada la alianza monstruosa entre las cortes de Viena y Berlín; es para defender al rey que se ha visto acudir á Alemania, bajo la bandera de la rebelión, las antiguas compañías de guardias de corps; es para venir al socorro del rey que los emigrados solicitan y obtienen empleos en los ejércitos austriacos y se preparan á combatir la patria francesa.... (aplausos). Es contra la nación ó la Asamblea Nacional solo, y para el sostenimiento del esplendor trono, que el rey de Bohemia y de Hungría nos hace la guerra y el rey de Prusia avanza hácia nuestras fronteras; es al nombre del rey que la libertad es combatida.... es el solo nombre del rey que sirve de pretexto ó de causa!

Y yo leo en la Constitución: "Si el rey se pone al frente de un ejército y dirige sus fuerzas contra la Nación, ó no se opone, por un acto formal y terminante, á semejante empresa que se ejecutaría en su nombre, será considerado que abdica la corona."

........................................................................................................

........................................................................................................

"No sois nadie (dirigiéndose al rey) que no se hallaba presente) para esa constitución que habeis indignamente violado, para ese pueblo que habies cobardemente engañado!.... (Aplausos repetidos).

........................................................................................................

Creemos inútil decir que este hermosísimo y patriótico discurso fue impreso y de orden de la Asamblea nacional repartido en los 83 departamentos y en el ejército.

Ese mismo Vergniaud decretó el destronamiento del rey en la forma siguiente:

"La Asamblea considerando que los peligros de la patria han colmado la medida, que sus males provienen principalmente de las desconfianzas que han inspirado la conducta del jefe del poder ejecutivo en una guerra emprendida en su nombre contra la Constitución y la independencia nacional, decreta lo siguiente: Artículo 1.º El pueblo francés está invitado á elegir una Convención Nacional.- Artículo 2.º El jefe del poder ejecutivo queda provisionalmente suspendido en sus funciones, hasta que la Convención haya tomado acuerdo sobre las medidas que crea debe adoptar para asegurar la soberanía del pueblo y el reino de la libertad y de la igualdad."

Vergniaud, en su calidad de presidente de la Asamblea, tuvo el doloroso honor de proclamar el resultado del escrutinio: "Ciudadanos, dijo, vais á ejercitar un gran acto de justicia; espero que la humanidad os exigirá guardar el silencio. Cuando la Justicia ha hablado, la humanidad debe tener su turno."

Después, con una voz profundamente emocionada: "Declaro, en nombre de la Convención Nacinal, que la pena que ella pronuncia contra Lusi Capet es la de muerte."

Trescientos treinta y cuatro miembros de la Convención habían votado la muerte ó habían votado la muerte bajo ciertas condiciones. Trescientos ochenta y siete votos se habían pronunciado por la muerte sin condición. Veinte y ocho miembros no habían tomado parte en la votación. Diez y ocho sacerdotes católicos votaron por la muerte.

Así es como un pueblo grande se hace justicia.

La lucha entre la potestad civil y la Iglesia romana es de tiempos muy remotos. El triunfo obtenido por la Iglesia contra las herejías que asolaron el cristianismo en los primeros siglos de su propagación, el estado de anarquía en que se encontraban los restos del Imperio Romano, la invasión de los bárbaros, dio al Papado un poder, en algún tiempo, absoluto sobre los príncipes de Europa y sus vasallos. A media del crecimiento del poder Real vemos á las naciones separarse más y más del poder eclesiástico y restablecerse el poder civil, única fuente de la soberanía del pueblo. Toda la historia europea puede resumirse, durante mil años, en la formación de grandes Naciones y Estados, empezando por el establecimiento de las monarquías absolutas, en detrimento de la nobleza, de los fueros y privilegios, y por último, en la proclamación de la soberanía popular con el establecimiento de las Constituciones vigentes.

El poder temporal de los papas era ya discutido en fechas muy remotas. A continuación extractamos de la "Historia Razonada de Francia" por el eminente autor católico, conde René de Chautebriant, autor del Genio del Cristianismo, con objeto de demostrar el carácter violento que algunas veces tomó la ingerencia eclesiástica que pretende reconquistar el poder sobre las naciones y los estados civiles.

"Una multitud de reyes habían fallecido, á un tiempo cuando Felipe ocupó el trono; empezó su reino en medio de generaciones renovadas. Sus querellas con Bonifacio VIII son célebres: se trataba en primer término del establecimiento de diezmos hechos ó por hacer sobre el clero. Bonifacio se exaltó; Felipe respondió que no se sometería jamás al papa para cosas temporales.

El obispo de Pamiers, legado de Bonifacio, insultó al rey en plena audiencia; el rey lo expulsa de su concejo, y le hace acusar del crimen de alta traición; una bula de Bonifacio ordena entregar el obispo á los tribunales eclesiásticos. Otra bula declara que el rey de Francia esta sometido al papa, tanto en lo temporal como en lo espiritual. El ministro de Estado, Pedro Flotte, dirige al papa de la parte del rey una carta que empieza en estos términos: "Felipe, por la gracia de Dios, rey de los Franceses, á Bonifacio pretendido papa, poco ó ningún saludo. Que vuestra gran fatuidad sepa que no estamos sometidos á nadie para lo temporal, etc."

Sobrevino entonces una bula donde están descritos los principales defectos de Felipe: "Agobia sus súbditos de impuestos; altera las monedas; percibe los productos de los beneficios vacantes. En vano echaría todo estos males sobre malos ministros, el debe cambiar sus ministros según le ordene el papa." Si estos reproches estaban fuera de tiempo, eran justos, y sus violencias mismas eran útiles. El papado solo tenía el derecho de hablar, y reemplazaba la opinión pública para las naciones; las réplicas á que obligan á los reyes revelaban los abusos de la corte de Roma: por las dobles pasiones de la corona y de la tiara, los pueblos obtenían una parte de las luces que son hoy el resultado de la libertad de prensa.

Las tres órdenes escribieron á Roma, el clero en latín, la nobleza, y probablemente el tercer estado, en francés. La carta del clero era respetuosa, pero firme; la de la nobleza, violenta; y la del tercer estado, que ya no se posee, probablemente tan vigorosa como la de la nobleza, á juzgar por la contestación de los cardenales. El papa trató á la Iglesia francesa de hija loca, y se quejó de que la nobleza y las villas no se habían dignado acordarle el título de soberano pontífice.

Después de la celebración de un consistorio, la asamblea de un concilio en Roma, y la promulgación de nuevas bulas, Guillermo de Nogaret, caballero del rey, en una asamblea de prelados y de nobles (año 1303), declaró que Bonifacio noera un papa; que según los términos de los Evangelios, era un ladrón y un bandolero; que ya era tiempo de detener á ese miserable, de encarcelarlo, de reunir un concilio para juzgarlo; lo que habiéndose hecho los cardenales elegirían un verdadero papa. Bonifacio lanzó una bula de excomunión contra Felipe y puso el reino en suspenso: se equivocaba de época; el siglo de Gregorio VII estaba ya lejos (8).

Los dos nuncios encargado de llevar al rey la sentencia del papa fueron presos; las bulas, embargadas; los bienes de los eclesiásticos frances que habíanse ido á Roma, confiscados; los notables del reino convocados en el Louvre, con objeto de vengarse del pontífice. En esa asamblea, un proceso público se intentó contra Bonifacio por Guillermo de Plasian; los principales artículos decían que el papa negaba la inmortalidad del alma, que dudaba de la realidad del cuerpo de Jesus-Cristo en la Eucaristía, que estaba manchado del pecado infame, y que llamaba á los Franceses Patarinos. El rey, sobre las conclusiones de Nogaret y de Plasian, protesta de las bulas de Bonifacio ante los futuros concilios y los futuros papas. Los tres estados, el clero, la nobleza, y el pueblo, se adhirieron á estas declaraciones.

Nogaret se encontraba entonces en Italia; fue encargado de comunicar al papa la resolución de la asamblea general de Francia. El violento pontífice, retirado en Anañi, su villa natal, preparaba nuevas bulas y excomuniones. Nogaret había recibido orden de apoderarse de él, de conducirlo á Lyon, donde sería despojado de las llaves en un concilio general: era la vez de los reyes de destituir los papas.

Nogaret se entendió con Colonne, de aquella poderosa familia romana que Bonfiacio había perseguido. La empresa fue conducida en secreto y con éxito: Nogaret y Colonne, con el apoyo de algunos señores ganados á su causa y de aventureros alistados, introdúcense en Anañi, el 7 de Septiembre de 1303, al apuntar el día. El pueblo se une á los aslatantes, y penetra en el palacio del papa. Las puertas de sus habitaciones son destrozadas, penetran: el pontífice estaba sentado sobre un trono, teniendo sobre los hombros el manteo de San Pedro; sobre su cabeza, una tiara ornada de dos coronas, símbolo de las dos potestades, y teniendo en las manos la cruz y las llaves.

Nogaret, extrañado, se acerca con respeto de Bonifacio, cumple su misión, y le invita á convocar en Lyon el concilio general. "Yo me consolaría, respondió Bonifacio, de ser condenado por Patarinos." El abuelo de Nogaret era Patarino, es decir; Albigés, y había sido quemado vivo como herético. "Quiéres desposeerte de la tiar?" gritó Colonne. "He aquí mi cabeza, replicó Bonifacio, moriré en la Silal donde Dios me ha sentado." Pío VI, prisionero, casi expirando, despojado de las insignias de su poder, había llegado á Valencia; el pueblo rodeaba la casa donde estaba depositado, le llamaba á gritos; el vicario de Jesus-Cristo se arrastra á una ventana, y, enseñaándose á la multitud, dijo: ¡Ecce homo! Era esta otra grandeza y otro modo distinto de morir.

Bonifacio, después de su elevada respuesta á Colonne, se extralimitó en insultos contra Felipe. Colonne dio una bofetada al Papa, y le hubiera hundido su sapda en el pecho, si Nogaret no le hubiera detenido. "Mísero Papa, gritó Colonne, mira de mi señor el rey de Francia la bondad, que te guarda por mí y te defiende de tus enemigos." Bonifacio, temiendo el veneno, rehusó todo alimento; una pobre mujer le alimentó durante tres días con un poco pan y cuatro huevos. El pueblo, por una de esas inconstancias acostumbradas, libertó al soberano pontífice, que partió para Roma, donde murió de una fiebre frenética (11 de Octubre 1303). Algunos autores han escrito que se rompió la cabeza contra los muros, después de haberse comido los dedos."

Eso sucedía hace seiscientos años, y aún sucede. No con el carácter violento de la época en que predominaba la fuerza sobre la razón, sino con carácter político-religioso-clerical propios de estos tiempos de libertad de pensamiento.

El general de los Jesuitas, padre Werny, ha escrito un libro titulado las Decretales, en que concluye que el poder láico debe someterse en absoluto al eclesiástico, que el civil no debe hacer nada que perjudique á la Iglesia, y que debe obedecer á las órdenes de la Iglesia y contribuir, colaborando dócilmente, á su prosperidad. Eso es lo que significa el fin del partido bizkaitarra, sin el cual "no habría para qué hacer resurgir esas viejas costumbres de nuestra raza que aparecen en abierta pugna con el espíritu moderno" "...antes que sacrificar el término primero de nuestro lema renegaríamos mil y una vez de nuestra patria, de nuestra sangre y raza...."

Por ello nos produce indignación y pretendemos quitar la máscara de farsantes á los que hablan de patria vasca, de nación vasca, de Estados vascos, de derechos vascos, de costumbres vascas, etc., etc., con el solo ánimo de reproducir una cuarta guerra civil y producir odios más hondos que los que produjo el carlismo en su tiempo. Divide y vencerás, es la fórmula de los que ignoran ó pretenden ignorar que desde la condenación de la democracia cristiana por Pío X en su encíclica "Pieno l’animo" se ha profundizado más el abismo que separa al proletariado pensante de la Iglesia secular, "que aparece en abierta pugna con el espíritu moderno."

Hé aquí, para terminar este número, lo que sobre el particular piensa D. Miguel de Unamuno, el sabio rector de la ilustre Universidad de Salamanca:

"Hay que confesar, sin embargo, que ese estado de vergonzosa hipocresía se debe muchas veces á que perdieron una supuesta fé, para no cobrar otra. Y sin una fé no se hace nada.

¿Vendrá á España esta otra fé, sea la que fuere? Nadie puede afirmarlo ni negarlo; mas, desde luego, cabe aseverar que de algún tiempo acá empiezan a sentirse conmovidas las entrañas religiosas de nuestro pueblo, y no menos en los clérigos que en los seglares. La reforma, la revolución acaso, anda por dentro.

Síntomas de ello son lde una parte la libertad, cada día mayor, con que puede expresarse públicamente, sea cual fuere su posición, quien se sienta con valor para ello, sin correr riesgo alguno mientras no falte á la ley, y de otra la singular manera de necedad y de insidia con que la Prensa que se llama por autonomasía católica, la buena Prensa, la Pensa de la ñoñez y la ramplonería, cunao no de la zafia grosería, responde á este estado de cosas.

Créame, mi buen amigo (el Director de España Nueva), que dá grima toda esta série de grotescas autinomias y de ridículos conflictos que surgen de un estado de mentira."

94.Luego, ¿ó mienten descaradamente, ó ignoran lo que se traen entre manos los que en nombre de la religión y de la piedad cristiana combaten al Nacionalismo vasco?-Muy bien decís; y... haré yo también una disyuntiva: ó hay que desenmascarar sin piedad á tales pillos, ó hay que escuchar con compasiva sonrisa los dislates de semejantes necios.

¡Nécios! los que siendo católicos, especialmente carlistas é integristas, no comprenden el fin religioso del Nacionalismo vasco.

¡Y un español ha de ser católico para que le insulten faltando á su amor por España!

95.¿Cómo recibieron las doctrinas de Arana-Goiri sus compatriotas?-Algunos pocos con ardoroso entusiasmo y la mayoría con glacial indiferencia, y muchos tildaron á su autor de loco, visionario, soñador, utopista y acometedor de posibles.

Y tan imposible, si no fuera por el decidido apoyo que le prestaron los clericales y sigue prestándole á su partido. Esa glacial indiferencia es lo que nos hace decir que el espíritu nacionalista de los Estados vascos no existía, y el que hoy existe es producto de la propaganda, es nuevo, hubo que crearlo, es artificial.

Este es uno de los últimos recursos del poder eclesiástico que se derrumba.

96.Y el Gobierno de Madrid, ¿cómo se portó con él?-Como era de esperar. Conociendo la trascendencia suma, el alcance inmenso de las enseñanzas de Arana-Goiri, quiso ahogarlas en las aguas de la persecución. Supresión de periódicos nacionalistas, cierre de círculos, procesos continuados, encarcelamientos injustos, ataques furibundos en la prensa y en el Parlamento: de todos estos medios echó mano para acabar con el Nacionalismo. Mas la verdad nacionalista y el empuje avasallador de Arana-Goiri, unidos á las simpatías que inspira la persecución, triunfaron, al cabo, de todos aquellos obstáculos; y esta es la hora en que el Nacionalismo vasco cuenta con varios periódicos que lo propagan, con muchísimos círculos que lo fomentan, con infinidad de partidarios que lo defienden; y no pasarán treinta años sin que alcance completa victoria de todos los partidos exóticos que tienen engañada á Euzkadi, y vea alistarse bajo sus banderas á la inmensa mayoría de los vascos.

La culpa del desarrollo del Nacionalismo es debida á la debilidad de los gobiernos españoles, de Madrid, que suelen nacer más muertos que vivos ó solo para lucirse en traje de alpaca y sombrero de jipi por la playa de San Sebastián. De esos liberalotes que tiemblan ante el fantasma carlista y que de noche soñando creen ver suspendido sobre sus cabezas amenazándoles, el báculo de cualquier obispo desagradecido y enemigo del régimen.

Vergüenza les debía de dar á los políticos de altura si supieran que los que más se han distinguido combatiendo el Nacionalismo-separatista es el partido carlista, el partido de unos cuantos que de buena fé creen que la idea de la Patria española es compatible con Dios y con su Iglesia.

¿Dónde está ese patriotismo monárquico que llevó á la muerte á 300.000 hijos de España?

No es fuerza liberal democrática la que falta, es Dirección y sinceridad en la Dirección. Sinceridad liberal, diferene de la de Sagasta y sus democráticos, que mucho pregonan de radicales mientras que á callanditas entregan las llaves de España á los que la han de desmembrar.

97.¿Cómo estaba recientemente organizado el partido nacionalista vasco?-Lo que pudiéramos llamar su jerarquía se dividía en tres grados: 1.º Delegado General del partido que preside á todos los nacionalistas; 2.º Delegado Regional que preside á los nacionalistas de un ex-Estado vasco; 3.º Delegado Municipal, que preside á los de un Municipio. Hay además Delegados Extraterritoriales para los nacionalistas que viven fuera de Euzkadi, como en Madrid, Valladolid, Buenos-Aires, etc.

Mucho también pregonan de democráticos los herederos de Arana-Goiri; sin embargo, los cargos son en el partido Nacionalista herditarios y las leyes ukases de expulsión para aquellos que no se someten sumisos y humildes á la camarilla nega que administra al futuro Señorío.

Hereditarios, hemos dicho, porque no ha habido elección para el cargo de Delegado General, de miedo quizás á que el resultado del escrutinio perturbe la alta armonía de la dirección general.

¡Un partido clerical no se gobierna á la luz del día como cualquier partido liberal!

98.¿Tiene el partido nacionalista su bandera propia?-Hay bandera bizkaina, bandera nabarra, etc.; mas todavía no ha creado el partido nacionalista una bandera común á todos los vascos, que sirva de símbolo á todos los vascos, que sirva de símbolo á sus aspiraciones respecto de Euzkadi.

Si no son separatistas, ¿por qué han de tener otra bandera que la española?

"Pero de que nosotros entendamos que hasta 1839 los vascos no pudieron razonablemente ser llamados españoles y de que queramos y persigamos la derogación de la ley de 15 de Octubre de aquel año (¿que los hizo españoles?) que hasta ahora los íntegros han puesto sobre su cabo se sigue de ningún modo que nosotros seamos ni separatistas ni antiespañoles."

¿Cabe mayor hipocresía? ¿Cuándo en los centros nacionalistas háse oído un ¡Viva á España!?

"No somos antiespañoles porque fría y sosegadamente sostengamos que los vascos solo fueron vascos hasta 1839, (¿no es esto negar la integridad de la patria española?) pue son existe paridad entre la razón y el odio." Del Aberri, número 19.

Leemos en el mismo periódico que antes de 1839 "Guipúzkoa constituía un Estado, cuando el nombre España, el Estado español, como entidad política, tal como hoy se le considera, no había nacido aún, y, por consigueinte, los guipuzkoanos eran pura simplemente vasko-guipuzkoanos y no otra cosa, no habiéndoseles pegado todavía á la ropa el adjetivo de francés y español como polvo y barro del camino...." Lo cierto es que no son del partido fuerista porque quieren producir un estado de independencia absoluta, de unión tan solo á España por la persona del rey, como señor de Nabarra, Alaba, Bizkaa y Guipuzkoa, haciendo la prévia advertencia que al rey de España le reconocían solamente por lujo y que están los futuros Estados vascos facultados para elegir al soberano que les plazca.

La unión con los carlistas no existe, porque este partido está de capa caída y es españolista.

99.¿Y sería muy útil la creación de esa bandera?-Lo sería en sumo grado; porque lo que ha perdido á los vascos es el desconocimiento de su personalidad y de la identidad de su origen, junto con las divisiones que los han debilitado. Urge, pues, unirlos apretadamente bajo un solo pendón y darles conciencia de que todos son unos, de que todos son hermanos, no obstante las diferencias de organización política que los separan.

¿Se ha comprendido bien? La confederación vasca, Euzkadi, no ha existido, pero es conveniente crearla y darla otra bandera que la española. Un partido que rechaza la bandera española, que predica la expulsión de los españoles (maketos) de las provincias vascas, que rechaza el idioma español, que mira como gente extranjera á los ciudadanos de la otra raza (española) ¿puede no ser anti-españolista? ¿puede no ser enemigo de España?

100.¿Anulará esta bandera las particulares de Bizkaya, Alaba, Gipuzkoa, Nabarra, Laburdi y Zuberoa?-No señor. El partido nacionalista aspira á fundir á todos esos miembros en uno solo. Tenga, pues, cada uno su bandera peculiar, pero ondée sobre ésta la bandera de Euzkadi, como emblema ó símbolo de toda la raza vasca. Así sabrán los vascos que por encima de los intereses de su Región están los de su raza; que forman un solo Pueblo, aunque dividido en Regiones distintas que nunca deben luchar unas contra otras.

Y por encima de todo la Iglesia.

¡Qué bello ideal! De los pobres, de los míseros ciudadanos, para nada han de acordarse sino para explotarles... en todas partes.

101.¿Cuál os parece que debe ser la bandera de Euzkadi?-La siguiente: cruz blanca, sobre fondo rojo, rodeada de estrellas verdes. El fondo rojo significaría la pureza de la sangre vasca y el valor con que los vascos estamos prontos á derramar hasta la última gota de la sangre por la causa de Euzkadi. La cruz blanca expresaría nuestra fe inquebrantable en Jaun-Goikua y la piedad y pureza de nuestras antiguas costumbres que queremos resucitar. Las estrellas verdes simbolizarían á los ex-Estados vascos, con su independencia histórica y sus Constituciones políticas tradicionales, y la esperanza de verlos restaurados en su organización y confederados para la conservación y defensa de nuestra raza.

Todas estas bellas fantasías están dedicadas al Corazón de..... Loyola, que sería el futuro rey y señor.

102.¿Posée el partido nacionalista un Himno nacional que exprese cumplidamente las aspiraciones del vasco?-Sí, señor. Ese himno es el titulado Euzko-abendaren ereserkia, con letra de Arana-Goiri, y música de un tema popular vasco antiquísimo, arreglada por el maestro Zabala tar Kelda.

Claro, á bandera nueva, himno nuevo.

No es una Nación la que hay que conservar: es un nacionalismo que se inventa, que se crea.

¡Para una Nación que desde luego, supedita su soberanía en un poder extranjero y dogmático; es decir, absolutista!

103.¿Qué cualidades realzan ó avaloran al himno vasco?-Todas cuantas se pueden apetecer en composiciones de índole semejante. La letra, castiza, expresiva y enérgica como la que más, se adapta maravillosamente á las dos partes del lema nacionalista, Jaun-Goikua eta Lagi-Zara, representadas en sus dos símbolos de la Cruz y el Arbol de Gernika. La música es viril, digna, majestuosa, solemne, de sabor netamente vasco, sencilla y fácil de aprender, y tan apacible, serena y grave que lo mismo puede ejecutarse en la calle que en el templo de Dios. Ningún vasco debe desconocer el himno. Nunca los nacionalistas debieran congregarse en sus centro ó batzokis, sin abrir y cerrar sus reuniones con el Euzko-abendaren ereserkia.

La letra es enérgica... la música viril... y ¿cómo no?

De la virilidad del esclavo sumiso y humilde.

¿A que el himno vasco no será nunca lo que es aún la Marsellesa en el mundo entero? Porque en vez de libertar al hombre, lo encadena.

104.¿Qué medios empléa el partido nacionalista para el logro de sus fines?-Periódicos, conferencias, mitines ó asambleas, fiestas públicas, viajes de propaganda, batzokis ó centros de recréo, veladas literarias, representaciones teatrales y otros por el estilo.

Y hemos de añadir la propaganda que hace el clero, la influencia capitalista que procura empleos, la protección de las autoridades provinciales y de los directores de los Seminarios.....

105.Y ¿no echará mano de las armas como de último recurso para conseguir la libertad de Euzkadi?-Para el partido nacionalista vasco, la guerra es la mayor calamidad que puede venir sobre Euzkadi, la que bastante ha sufrido con las dos que en el pasado siglo sostuvo en favor del carlismo

Esto es predicar paciencia y mala intencion. Por lo pronto, guerra sin cuartel á todo españolismo.

106.Pero, ¿no es pretender imposibles el aspirar á la restauración de Euzkadi?-Á esta objeción que no se les cae de los labios á los enemigos del Nacionalismo vasco, me contentaré con responder cuatro cosas: 1.ª que los hombres flojos y cobardes siempre llamaron imposible á lo arduo y dificultoso, sin duda para cohonestar su ruindad y pereza; 2.ª que cuando un pueblo lucha acorde y unido y con constancia infatigable por su libertad, al cabo la consigue. Tardará cincuenta, cien, doscientos años en sacudir sus cadenas, pero las quebrará al fin, si no desiste de su empeño; 3.º que si es imposible lo que pretenden los nacionalistas, por el mismo imposible trabajan el integrismo, el carlismo, y los otros partidos fueristas, pues todos parece que quieren (9) volver las cosas de Euzkadi al estado en que se hallaban antes de sernos arrebatados los Fueros; 4.ª que no es precisamente el statu quo de sus mayores lo que salva á un Pueblo, sino el amor al statu quo de sus mayores. Que restaure, pues, Euzkadi su lengua hasta desterrar el francés y el español de sus dominios; que purifique su raza; que se aisle cada día más del extraño en carácter y en costumbres; que recobre su antiguo fervor religioso; que ansíe con ferviente anhelo su modo de ser anterior á 1839. Esto basta para que Euzkadi sea salvada, y dure, y se perpetúe vigorosa y lozana hasta el fin de los siglos.

Sí, el statu quo ante bellum, es decir, antes que lo sucedido en 1839; el artículo 4.º es todo un programa anti-español.

107.Mas, aún dado caso que Euzkadi recobrara su perdido estado político, ¿cómo podría conservarlo hallándose rodeada de Estados grandes y poderosos?-Al oir esa dificultad, cualquiera diría que no hay más que grandes Estados en el mundo. Pero prescindiendo de Rusia, Alemania, Austria, Hungría, Francia, Inglaterra, China, Japón y los Estados Unidos: ¿dónde están los otros grandes Estados? ¿No es Euzkadi con respecto á Francia tanto como Servia ó Montenegro comparados con Rusia?-Se dirá que los pequeños Estados sólo viven de la compasión de los grandes. No viven sólo de la compasión, sino también de la enemiga que los grandes Estados se tienen entre sí; y es claro que esta enemiga dura tanto como los mismos grandes Estados.-Mas... concedo que Euzkadi necesite de la compasión de Inglaterra ó Alemania para vivir como ha vivido antes; lo que es de la compasión de Francia... Recordad lo que costó vencer á los vascos en las dos guerras carlistas. Á buen seguro que no costaría tanto á Alemania el apoderarse de Holanda ó de Dinamarca. Y eso que Euzkadi, vilmente engañada, luchaba entonces más que por sí por los derechos de un extranjero; que si hubiese luchado únicamente por su derecho, dispuesta á perecer antes que someterse, no sabemos cuál hubiera sido el fin de aquellas guerras, á pesar de la cuádruple alianza de España, Portugal, Francia é Inglaterra.-Los pequeños Estados disponen, además, de un gran medio para conservar su libertad: el de las alianzas internacionales. Imaginad que Polonia, conseguida su independencia, hace mañana alianza con Inglaterra, los Estados Unidos ó el Japón: ¿creéis que Alemania y Rusia no se tentarían la ropa antes de declararle la guerra ó de atentar contra su libertad?-Y en último caso, concretándonos á Euzkadi, ¡qué! ¿No han sido antes de 1839 Francia y España mucho mayores que Euzkadi? ¿No registran ambas Naciones en su historia épocas de más grandeza y poderío que la presente? Pues así como Euzkadi se mantuvo independiente en los tiempos de Carlo Magno, Luis XIV y Napoleón, y en los de los Reyes llamados Católicos, Carlos V y Felipe II, así también podría mantenerse ahora, en la posesión de su derecho histórico, si, sobre todo, Francia y España quisieran obrar un momento en conformidad con las enseñanzas católicas y de eterna justicia en el orden internacional.

¿Dónde está ahora la pretendida unión con España, la unión en la persona del rey?

Todo, cada palabra, cada frase, es una falsedad hipócrita que encubre el crimen separatista del partido clerical, el más execrable!

¿Qué compasión ha de merecer Euzkadi de... España?

Y más aquí se revela lo que hemos sostenido varias veces: "si hubiera luchado únicamente por su derecho" es un pretexto para hacer más encarnizada la lucha civil. ¡Y que haya muchos incautos que se dejen engañar, con eso de amor á la patria chica por encima de la grande; de la grande, de la única digna cuando se encuentra en pugna con el espíritu reaccionario, que empequeñece, que entorpece la obra redentora del Trabajo!

¿Compréndese aquí por qué recuerdan la independencia internacional de hace seis siglos? Si vemos, en sentido figurado, á Euzkadi independiente con esa facultad comprenderemos que es probable verla como aliada de una nación extranjera guerreando contra España.

Gracias á que Francia no volverá á ser católica, y que España, que ha ganado tres guerras anti-católicas, está más que bastante fuerte para ganar definitivamente la cuarta guerra.

108.Razonáis de tal manera que no puedo menos de asentir á vuestras conclusiones.-Pues aún me he dejado la razón más poderosa. Héla aquí: Euzkadi es cristiana: Euzkadi cree en Dios; Euzkadi sabe que Dios no abandona nunca á los Pueblos que bien le sirven: Euzkadi ha oído de labios infalibles que no está la victoria de la guerra en la multitud de los ejércitos, sino en la fortaleza que viene del cielo. ¿Qué ha de temer, pues, Euzkadi de ningún poder de la tierra el día en que, dueña de sí y libre de los errores y maldades con que otros Pueblos la han contaminado, se convierta por entero á Dios, y se esfuerce por servirle como le sirvieron los antiguos vascos?

Euzkadi cristiana, nos hace recordar una caricatura de Le Rire, publicada en tiempo de la guerra anglo-boers. Representaba dicha caricatura á Irlanda católica crucificada y á su alrededor sus míseros hijos. ¡Dios de Israel!, decía Irlanda, ¿acaso eres inglés?

Pues ¿y qué dirá Polonia?

Dejemos de chancear y hablemos en serio. El movimiento clerical, dirigido por las órdenes monásticas, especialmente por los Jesuítas, que son los verdaderos señores de Euzkadi, amenaza al mundo entero. Francia ha visto el peligro de cerca y ha sacudido la mosca clerical, que ha caído un poco en todas partes, especialmente en Alemania y en España.

En Alemania no ofrece peligro grave. Allí se encargarán los religiosos de defender al Kaiser, protestante sí, pero persona honrada, según dicho de Pío X, y de ver de hacerle la guerra á Francia y de intervenir en eso de Rusia. Todo lo cual no ofrede peligro; la minoría imponente, escasa de muy contados votos, de las partidos radicales-socialistas, en el Parlamento alemán, aseguran la paz de Europa y la derrota á plazo corto de la conspiración entendidos á su modo.

Debemos añadir á modo de advertencia: que los partidos fueristas combaten las teorías del Nacionalismo vasco, la falsedad de sus fundamentos y su separatismo, el cual es evidente para todos menos para quien debe tener mejores entendederas: el Gobierno.

110.¿Cuántos son esos partidos?-Muchos, y no sé si acertaré á enumerar á todos. Son el integrista, el carlista, el conservador, el liberal, el republicano, el legitimista, el bonapartista y aún tal vez el socialista. Y cuenta que dentro de algunos de estos partidos todavía se pueden distinguir matices ó grupos diferentes.

No nos ocupemos de bonapardistas y legitimistas, reducidos á mínima expresión, sino de las cosas nuestras, de España.

111.A pesar de tanta diversidad, ¿no podrían reducirse todos los partidos fueristas á dos grupos?-Sí, señor; el integrista, el carlista y el legitimista
se pueden comprender bajo la denominación de católicos; y bajo la denominación de liberales, el conservador, el bonapartista, el liberal, el republicano y el socialista.

¡Cuántos desatinos! ¡Hasta los conservadores, cuyo jefe es D. A. Maura, no son comprendidos entre los partidos católicos.

112.¿A qué se dá el Partido Nacionalista ha desterrado de su lema la palabra Fueros, y la ha substituído con Lagi-Zara ó Ley Vieja?-Porque Fuero significa, según la Academia española, "cada uno de los privilegios y exenciones que se conceden á una provincia, ciudad ó persona", mientras que los llamados Fueros vascos, no son privilegios concedidos por Reyes ó Gobiernos extranjeros, sino leyes propias que los vascos hicieron por sí mismos para su régimen, con absoluta y soberana potestad, sin intervención de ningún poder extraño.

113.¿Por qué el Partido Nacionalista ha desterrado de su lema la palabra Fueros, y la ha substituido por Lagi-Zarra ó Ley Vieja?-Porque Fuero significa, según la Academia española, "cada uno de los privilegios y exenciones que se conceden á una provincia, ciudad ó persona", mientras que los llamados Fueros vascos, no son privilegios concedidos por Reyes ó Gobiernos extranjeros, sino leyes propias que los vascos hicieron por sí mismos para su régimen, con absoluta y soberana potestad, sin intervención de ningún poder extraño.

Vamos á ver si es verdad, si son concesiones ó no.

La carta de población expedida por D. Diego López de Haro en 1300, al fundar Bilbao, dice así: "En el nombre de Dios..... fago, en Bilbao da parte de Begoña nuevamente población, et villa, que le dicen el Puerto de bilbao, et do et franco á vos los pobladores deste lugar que seades francos, et libres, et quitos para siempre jamás..... et que hayades cumplidamente el fuero de Logroño, et que vos mantengades por él noblemente et en justicia, et en derecho,..... como el fuero de Logroño manda...; en tal guisa que podades labrar, et planar, et ensanchar, et facer todas ganacias et mejorías.... et comprar, et ender francamente heredades et todo lo vuestro como homes francos et libres deben facer.... Et do et otorgo vos que hai dades por vuestros vecinos los mios labradores....., et defiendo firmemente que ninguno non sea osado de vos los embargar, ni menguar, nin contrariar por ninguna razón, estos fueros et mercedes que vos yo fago...."

Este privilegio fue confirmado por el Rey Don Fernando IV, en Burgos á 4 de Enero de 1301.
 
 

La historia foral comienza realmente en el siglo XIV, puesto que los Fueros escritos más antiguos que se conocen, son los que dio á los vizcainos D. Juan Núñez de Lara en 1342. De los 37 capítulos, 27 tratan de la necesidad de cartigar á los criminales. Posteriormente, en 1394, en Guernica, se dispusieron y ordenaron 55 capítulos, condenando y castigando con rigor bárbaro á los delincuentes.

A los delincuentes se les condenaba á ser traidos públicamente desnudos (aunque fueran mancebas), et una soga á la garganta, et las manos atadas atrás, por la villa más cercana.... se les dividía por la mitad de su cuerpo.

Cuando, en la Edad Media, algún Señor, Rey, duque ó lo que fuese, fundaba una villa, libertada del servilismo feudal á todos los que quisieran poblarla, del servilismo feudal á todos los que quisieran poblarla, con objeto de atraer gente y facilitar su prosperidad. Se trata, por consiguiente, de "privilegios y exenciones".

Respecto á los Fueros generales del país vasco, sería muy largo hacer aquí la historia de los mismos. Pero partiendo de su principio, y dada la forma en que se instituyeron, llegaron con el tiempo á constituir derechos. Pero.... ¿hay algo eterno en este mundo? Tantos pueblos, tantas Naciones, tantos Estados, tantos idiomas.... que han brillado con verdadero esplendor, muy por encima del pueblo vasco, han desaparecido, hanse modificado. ¿Hemos, pues, de volver atrás, como los ya famosos cangrejos?

No, mientras existan explotadores y explotados, mientras que la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad no sean más que pura farsa, el hombre que no haya nacido para siervo, debe con auxilio de la Ciencia buscar la resolución del problema social, planteado en concreto por los revolucionarios del siglo XIX, y aún sin resolver, porque á los inteligentes, á los vivos no les tiene cuenta.

La pomposa Caridad ha fracasado, le reemplaza el Derecho del Hombre, apoyado por el sufragio universal.

114.Pero el haber sido los Fueros en un principio leyes propias de los vascos, hechas por ellos mismos, no quita que los vascos, después de su llamada unión con España, los conservaran ó guardaran por gracia, concesión, permiso, privilegio, ó como queráis, de los Reyes españoles.-No digáis, por Dios, tales desatinos. El respeto y guarda de los Fueros ó leyes vascas eran una condición sine qua non que los vascos imponían á cada uno de los Reyes de España, antes de reconocerle como Rey ó Señor; por manera que tan obligados á guardar los Fueros como los mismos vascos estaban los Reyes de España, y aún más, pues los vascos podían en sus Juntas ó Cortes alterar ó suprimir sus leyes, en parte ó en todo, lo cual no podían hacer bajo ningún título los Reyes de España, como Reyes ó Señores de esta parte de Euzkadi.

"....haia la ira de Dios, et de Sancta María, et la mia irada con la maldeciente de Judas Escariote el traidor dentro de los infiernos para siempre jamás: et de esto vos mandé dar esta carta sellada, con mio sello de plomo: dada en Valladolid á quince de Junio Hera de 1300."

¡Por vida de Judas, cualquiera contravenía las órdenes de Don Diego!

Ya se comprende por qué los antiguos se imponían á los Señores. Hoy en día al Monarca ó Presidente que faltase á la Constitución le llevarían á la guillotina, ¡pero eso de castigar con el infierno para siempre jamás! No es difícil comprender el sine qua non de esas condiciones; pero ahí está la historia de Europa entera, que dice que todos los privilegios fueron absorbidos por el poder Real, lo cual indica poco miedo á Satanás, y cuando llegó la época revolucionaria todos, salvo contadísimas excepciones, desaparecieron.

Los gobernantes españoles, al dar á España una Constitución, adecuada á las Constituciones de los demás Estados europeos, tuvieron la debilidad de no establecer la igualdad absoluta de los ciudadanos españoles, especialmente ante el fisco. ¿Esperaban evitar nuevos pretestos para algaradas carlistas? ¿O que el espíritu de soberanía nacional y de igualdad ante la ley al cabo de treinta años triunfase en las regiones más opuestas al espíritu moderno?

115.Volviendo á los partidos fueristas de entre nosotros, ¿cuáles son los derechos vascos defendidos por ellos en sus programas?: ¿los que provienen de los pactos posteriores a 1839, ó todos los que los vascos poseían antes de esa malhadada fecha?-Hé ahí una pregunta á la que no sé cómo responder: ni creo que los mismos partidos fueristas sabrían contestar á ella de un modo claro, terminante y satisfactorio. Al menos sus programas no se hallan limpios en este asunto. Parece, sin embargo, que los partidos fueristas católicos manifiestan querer la restauración íntegra de los Fueros vascos, y que los partidos fueristas liberales únicamente aspiran á mantener intactos los últimos convenios posteriores al año 1839.

El espíritu moderno necesitó establecer el centralismo administrativo para educar y sujetar. Hoy no solo las capitales de provincia, sino que la mayoría de los pueblos de alguna importancia, han llegado á la mayoría de edad, y como es natural, exigen la descentralización administrativa, en España como en todas partes; esas son las razones de los partidos fueristas liberales, es decir, que con paso más o menos acelerado, siguen la corriente moderna.

El Nacionalismo vasco representa la reacción más radical aún que el integrismo, pues quiere volver no al año 1839, porque entonces no había tantos derechos como los que quieren, sino seis ú ocho siglos atrás, cuando podían los reyes de España ser señores de Vizcaya, reyes de Guipúzkoa, Alaba y Nabarra si lo fuesen para las Juntas ó Cortes.-Aberri, núm. 21, A la Constancia.

Quieren los bizkaitarras volver á cuando no existía la unidad nacional española. ¿No es, pues, ir contra la integridad del Estado?

116.¿En qué os fundáis para hacer estas dos reflexiones?-En que el ideal político de carlistas é integristas es el siglo XVI, ó sea el siglo de los Reyes Católicos, de Carlos V y de Felipe II; y en que si los fueristas vascos liberales desearan retrotraer las cosas al estado en que se hallaban antes de 1839, no militarían en los partidos liberales españoles, pues estos son precisamente los que destruyeron nuestra Constitución foral con su nefasta ley del ya citado año.

No lo decíamos: los fueristas más reaccionarios no quieren retroceder más allá del siglo XIX; en cuanto á los Nacionalistas, no hay que hablar. Ellos quieren restablecer el estado de cosas anterior á la época de la constitución de la unidad nacional. Pretenden dar vida á un espíritu ó sentimiento nacionalista ageno y opuesto á España y á todo lo que signifique españolismo.

Los partidos republicanos y socialistas no tienen nada que retroceder; el principio radical de la igualdad ante la ley y el fisco, no les puede permitir retroceder en la obra democrática del siglo XIX. Los liberales monárquicos son liberales de pega ó de hojalderes, propios para pasteleros.

117.Verdaderamente, parece incomprensible que vascos que se dicen fueristas puedan pertenecer al partido de un Espartero, de un Cánovas, ó de otro cualquiera de los verdugos de nuestros Fueros.-Razón teneís en maravillaros, ya que eso de apellidarse fuerista y liberal-español á la vez, es lo mismo que llamarse amigo de una persona y ser al propio tiempo amigo, partidario y defensor de los sayones que la están martirizando.

No hay que ser fuerista, ni liberal-español. ¡Los vascos son vascos y nada más!

¡Titularse liberal-español es deshonra! ¡Es cosa de verdugos!

118.¿Y no se colige de ahí que el fuerismo de los fueristas vascos liberales es una tapadera para cubrir ambiciones ó un señuelo para engañar incautos?-Sí, señor, y tened por cierto que al hacer esa deducción no habéis faltado á ninguna regla de raciocinio.

Para engañadores no hay quien gane á los fundadores del vasquismo. Hablan sin ton ni son, de patria, de raza, de país, de idioma, de libertades, de derechos, de... bailes y de música vasca, para acabar diciendo que "antes de sacrificar el término primero de nuestro lema renegaríamos mil y una vez de nuestra patria, de nuestra sangre y raza...."

¡Adios patriotismo! Bien se vé que naciste entre elementos enemigos de la lucha franca y noble sino entre los partidarios de la intriga, de la hipocresía y de la traición.

Leemos en un diario: "La Liga nacional italiana de los demócratas cristianos ha declarado publicamente que obedecen al Papa en materia religiosa, pero no en materia política, en la cual no admiten, por ejemplo, que el Papa les designe el nombre del diputado por quien hay que votar.

"Si el Papa llegase á declarar en rebeldía á los demócratas cristianos, éstos seguirían estando perfectamente tranquilos, pues no se consideran rebeldes al dogma ni á hierarquía, sino sencillamente á los falsos conceptos de una autoridad que pretende imponer fórmulas y principios anticuados que impiden el desarrollo de la verdadera civilización cristiana."

Todo lo cual es una buena lección de patriotismo de los conciudadanos de aquel famoso ministro que dijo: Iglesia libre, dentro de un Estado libre. El caciquismo más miserable y cobarse es el que amenaza con el infierno, con castigos que solo pertenecen á Dios.

119.¿Tienen muchos seguidores en Euzkadi los partidos fueristas liberales?-Excepto el partido socialista que ha hecho algunos prosélitos entre nuestros obreros (la inmensa mayoría de los socialistas que pululan por Bilbao y otras ciudades de Euzkadi son exóticos), los otros partidos fueristas liberales nunca han sido verdaderamente populares entre los vascos, y casi se podrían contar con los dedos las personas que en ellos se han afiliado. Lo que sucede es que esos fueristas liberales son los caciques de los ex-Estados vascos, y como reparten á su talante los empleos y los destinos de los Gobiernos á que hoy obedecemos, siempre encuentran aduladores y paniaguados de quienes servirse á toda su voluntad en elecciones y otros negocios políticos.

En Vizcaya se ha desarrollado el socialismo porque es la lógica consecuencia de la explotación industrial y minera.

Los hombres que socaban las montañas, lso que cargan ó funden el mineral, los que en la lucha sobre la naturaleza sufren mayores bajas, víctimas de un hundimiento, de un cartucho que estalla, del calor de los hornos que agota las fuerzas físicas, esos hombres sienten la necesidad de mejorar sus condiciones de vida. Solo las leyes, las reformas radicales, pueden proporcionarles lo que la Caridad no ha podido, ni aun en veinte siglos. La Caridad significa: Pan para hoy y hambre para mañana.

El partido republicano tiene actualmente la representación de Bilbao, y dada la importancia de esta villa, es testimonio suficiente de la fuerza del liberalismo en Vizcaya.

120.¿En qué partido se halla, pues, alistada la generalidad de los vascos?-Descontados no pocos neutros, ó indiferentes en política, casi todos los demás son carlistas ó integristas.

No pocos neutros, indica la mayor parte, y los neutros ó indiferentes para nosotros son productos de liberalización, toda vez que han roto con los partidos intransigentes.

El bizkaitarrismo, más católico que el mismo integrismo, viene á avivar el hogar de la intransigencia clerical, aun á trueque de hacer traición á la patria española, hasta á la misma vasca, que tanto realza y enaltece por encima de la primera.

121.¿De manera que el integrismo y el carlismo son hoy por hoy los principales enemigos del Partido Nacionalista?-Sí, señor; y el día en que arrebate á aquellos dos partidos la gente del pueblo, ó las masas, según ahora se dice, ya veréis qué pronto dá razón de los partidos fueristas liberales.

Lo veremos, jóvenes somos y podemos esperar que se cumpla el plazo que señala de treinta años, en el núm. 96.

122.¿No hay algo en que convengan todos los partidos fueristas, lo mismo liberales que católicos?-Sí, señor; todos convienen en el exotismo y en acusar de separatistas á los partidarios del Nacionalismo Vasco.

¡Voz populi, voz Dei! Tiempo llegará en que sereis juzgados.

123.No entiendo eso de exotismo.-Quiero decir que todos los partido fueristas de Euzkadi están acordes en declarar (y también en repetir, venga ó no venga á cuento) que los vascos no son vascos, y que, por tanto, los Estados vascos, aún antes de 1789 y de 1839, eran partes de Francia y de España.

Los nacionalistas pretenden que los vascos no eran españoles ni franceses, antes de 1839 y 1789, (ver núm. 98.)

Si los nacionalistas quieren restablecer un régimen en el cual, según ellos, los vascos no eran españoles, ¿qué son pues, sino anti-españoles? Son contrarios á España, ó lo que es lo mismo, á la unión nacional. ¿No es esto separatismo?

Solo lo niegan por la única razón de Arana-Goiri cuando fue preso: por la cobardía.

124.Pero, ¿no se les ha demostrado mil veces que ni étnica, ni geográfica, ni históricamente se puede sostener que el vasco es francés ni español?-Sí, señor; mil veces se les ha demostrado eso que decís: mil veces se les ha demostrado que decir que el vasco es francés ó español envuelve mayor contradicción que decir que el italiano es alemán o ruso; mil veces se les ha demostrado que Pueblos que tienen diferente Constitución, diferentes leyes, diferentes Cuerpos legisladores, diferente organización política, judicial, militar, administrativa y económica, no pueden de ningún modo constituir un solo Estado; mil veces se les ha demostrado que la parte peninsular de Euzkadi, antes de 1839, no tenía de común con España más que la persona del Rey, y que, por consiguiente, Euzkadi no era España, como no lo era Alemania en tiempo de Carlos V, ni lo sería Finlandia el día en que emancipada de Rusia aclamara por su Rey á Alfonso XIII, pero conservándose independiente del Reino español. Mil veces, repito, se les ha demostrado todo esto; mas... ¿qué queréis? Los fueristas vascos se han empeñado en decir lo contrario y lo dirán, así comprendan que dicen un disparate. Son como el villano del cuento, empeñado en afirmar que el tren no podía moverse sino arrastrado por animales. Pusiéronle, para sacarle de su error delante de una locomotora en marcha, y él entonces; no sabiendo qué decir, salió con esta patochada "á mí no me la pegan: los caballos van dentro de la máquina."

Con que "no pueden de ningún modo constituir un solo Estado." ¡Y aún se atreverán á decir que no niegan la integridad y la soberanía del Estado español!

Hé aquí cómo aún tienen el descaro de decir que tienen en frente de ellos á todos los partidos políticos españoles. Ni la autoridad católica del carlismo y del integrismo los detiene.

El Jesuitismo dijo: "Divide y vencerás." ¡Pobres ilusos!
 

La mejor arma del hombre, la Razón, combate tenazmente al catolicismo clerical, y éste para defender falsea, miente con el mayor descaro.

La Verdad está en marcha, dijo Zola: ¿cuándo lo diremos nosotros?

125.¿Y qué pruebas suelen aducir en apoyo de su tésis?-Prueba, ninguna. Lo que hacen es repetir la eterna cantinela de que vascos y españoles han luchado juntos en varias guerras.

El Papa Julio II autorizó á D. Fernando el Católico, en 1515, á incorporar á Castilla el Reino de Navarra.

Por entonces ya hacía tiempo que los Señores de Haro y los reyes de Castilla eran Señores ó reyes de las demás provincias vascas. No queremos volver aquí á tratar del derecho feudal; solo hemos de recordar que, según los mismos nacionalistas, "está reñido con el espíritu moderno."

126.¿Pero qué? ¿el que dos Naciones hagan alianza ó junten sus ejércitos para combatir a una tercer demuestra que las primeras constituyen una sola Nación ó un solo Estado?-Para los fueristas vascos, sí.

Los vasallos tomaban parte en las guerras de sus señores, prévio ejercicio de sus fueros ó privilegios; ese era el motivo de las diferencias que separaban á vascos y castellanos. Los vascos, sin embargo, tomaron parte en todos los hechos históricos que colocan á envidiable altura el nombre de España entre el de las demás Naciones de Europa. Volveremos á decir que España no es castellana, ni andaluza, ni gallega, ni catalan, ni navarra, ni vascongada.... España, ahí está la historia que lo dice, es la Unión, es el Esfuerzo común á todos. Negar la Unión nacional, es negar la imposibilidad de reconstituir la historia patria.

127.Es muy rara la lógica de esos señores.-Ya lo creo que lo es. Figuraos que una de las batallas que siempre tienen en labios para demostrar que el vasco es español, es la de las Navas de Tolosa. Pero, por lo visto ignoran los pobres fueristas que aquella batalla fué efecto de una cruzada mandada predicar por Inocencio III; que en ella no se luchó por Castilla, sino por la fe de Cristo; que los vascos que fueron, unos fueron á ella libre y espontáneamente, porque quisieron ir, y otros por estar ligados con compromisos especiales con sus Reyes ó Señores, no forzados por el Rey de Castilla; que los nabarros guerrearon en aquella batalla á las órdenes de su Rey D. Sancho el Fuerte, y los bizkainos á la de su Señor Lopez de Haro; que ese Rey D. Sancho el Fuerte y ese Señor Lopez de Haro eran como Rey de Nabarra y Señor de Bizkaya, tan independientes del Rey de Castilla, como lo son actualmente el Rey de Inglaterra y el Emperador de Rusia; que de los vascos que acudieron, únicamente los gipuzkoanos y los alabeses debieron batallar entonces á las órdenes de Alfonso VIII: los primeros porque doce años antes había elegido Gipuzkoa por Rey al Rey de Castilla, y los segundos, porque á dicho D. Alfonso, acaso por la estancia de D. Sancho en África, había Alaba elegido por Rey ó Señor suyo; que aún á esos mismos gipuzkoanos y alabeses que acudieron, no pudo llevar D. Alfonso VIII á tierra de Andalucía á guerrear contra la morisma, sino en cuanto tenía con ellos una obligación especial, de carácter feudal, siendo las tropas de estos Estados vascos alíadas, y nada más que aliadas, de las tropas castellanas; que los vascos andaban por entonces reñidos y enemistados con Castilla, á la cual no más que agravios debían; y, en fin, que á no haber sido por su encendido amor á la fe de Cristo, los vascos se hubieran alegrado lo indecible de que la invasión de los almohades hubiese acabado para siempre con Castilla.

Como decíamos, el derecho feudal, el juramento de sumisión que prestaba el vasallo era lo que unía á vascos y castellanos.

Este era el juramento: Desde este día soy vuestro hombre y os consagraré mi fé por las tierras que de vos tengo.

Bien es conocido el engranaje del feudalismo, y algunos ejemplos hemos dado, cuando de él hemos tratado. La historia de España feudal debe indicarnos lo que debemos evitar, no lo que debiéramos imitar. La época más triste de la vida de los pueblos europeos, es sin duda alguna, la llamada Edad Media.

A partir del siglo XVI, no es posible separar de España ninguna de sus regiones, todas participan y toman, íntimamente, parte en sus glorias, en sus conquistas.

128.Á propósito de D. Sancho el Fuerte, he oído que su sobrino y sucesor D. Teobaldo I y el hijo de éste D. Teobaldo II tomaron parte en las cruzadas quinta y séptima respectivamente.-Cierto es, y de ahí podéis inferir que si por haber ayudado algunos á Alfonso VIII en las Navas somos españoles los vascos, con el mismo título podemos decir que somos alemanes, por haber ayudado á las tropas del Emperador Federico II en la quinta cruzada, y franceses por haber hecho lo propio con el ejército de San Luis en la cruzada séptima.

¡Cuán absurdo es este modo de razonar! Todo el empeño de los escritores nacionalistas es negar el españolismo vasco y la unidad nacional española. ¡Y, con todo, niegan que son enemigos de España, de la Unión Nacional!

129.¿Sólo con vascos se han unido los españoles en sus guerras contra el extranjero?-No, señor; centenares de veces se han unido con ingleses, con alemanes, con italianos, con flamencos, con franceses y con qué sé yo cuántos Pueblos más. Y ello no obstante, á ningún fuerista se le ha ocurrido decir que el inglés es español, ó que lo son el alemán, el italiano, el flamenco, el francés y todos los otros Pueblos con cuya sangre se ha mezclado la sangre española en los campos de batalla.

No necesita probarse centenares de veces lo que es evidente. ¿A que es más fácil probar que el autor de "Ami vasco" es español?

130.Dadme ahora una explicación general con que pueda responder yo en cualquier momento á los repetidores de la cantinela que venís poniendo en solfa.-Héla aquí. Los vascos que ayudaban á los españoles en las luchas de estos contra otras Naciones, ó iban á la guerra enviados por las Cortes y Juntas vascas, ó iban libre y voluntariamente y por su cuenta y riesgo, ó iban como feudatarios de sus Reyes ó Señores. En el primer caso constituían tropas aliadas de las españolas, pero no pertenecían al Estado español; en el segundo eran aventureros ganosos de ama ó de dinero que ofrecían sus servicios al Rey de España, como hubieran podido ofrecérselos al Emperador de China, en el tercero, iban como poseedores de tierras y mercedes otorgadas por los Reyes ó Señores de la parte peninsular de Euzkadi. Mas, ora fuesen á la guerra por su voluntad, ora fuesen mandados por las autoridades vascas, ora por el disfrute de tierras y mercedes, ó séase por un contacto especial, nadie podría inferir de ahí que los vascos de entonces eran españoles, ni tampoco que lo son los de ahora.-Y esto que os digo de las guerras, podéis aplicarlo á cualquier otra empresa política, científica, etc. que los vascos han podido acometer en provecho de la Nación española.

Si iban los vascos enviados por las Cortes ó Juntas vascas, es una prueba de que cierta obligación existía á servir á España, como pura consecuencia histórica; si iban voluntariamente, es evidente que estaban penetrados del espíritu español unionista de todas las regiones; si iban como feudatarios, es prueba más á nuestro favor. De tdo lo cual se deduce que no iban forzados, sino cumpliendo deberes ó voluntariamente; la grandeza de España y las ventajas de su poderío estrechaban los lazos de unión nacional. Nótese bien; únicamente Arana-Goiri y sus discípulos se niegan á reconocer la unión y la comunidad del nombre español. Enemigos de ella, pretenden estirpar todo lo que ha hecho durante el transcurso de los siglos. Este es el ultimo recurso del clericalismo. Arana fue el primer nacionalista, no lo olvidemos.

131.¿Qué significa ese epíteto de separatista que de contínuo están aplicando al Partido Nacionalista los fueristas vasco?-Nada, sino que los fueristas vascos ignoran lo que se pescan ó son unos taimados. Saben, en efecto, que los Nacionalistas no aspiran más que á recobrar para Euzkadi lo que ésta perdió en 1789 y 1839, es decir, las Constituciones que Euzkadi poseyó en los tiempos de mayor florecimiento de las Monarquías francesa y española; y á pesar de saber esto, no pueden ver á un Nacionalista sin gritar enseguida: "guerra á ese separatista, guerra á ese traidor que quiere valerse de las desgracias ajenas para emanciparse, guerra á ese ingrato que quiere asesinar á su madre y partirla en pedazos" ¡Sin duda, para los fueristas vacos, han sido separatistas todos los vascos que, en una y otra vertiente del Pirineo, vivieron antes de 189 y de 1839, pues todos gozaron, amaron y defendieron las libertades que el Partido Nacionalista intenta restaurar!

En tiempo de mayor florecimiento de las Monarquías es probable que sí, sin embargo no cambiaríamos, si fuese posible, la España ó la Francia de hoy por la de 1839 y 1789. Las prosperidades alcanzadas valen más que las grandezas Reales de antaño.

Qué mejor nombre que el de traidor debe ponerse á los que esto escriben: "renegaríamso mil y una vez de nuestra patria, de nuestra sangre y raza" ¡antes de abandonar nuestro propósito de restablecer el catolicismo en el país vasco! ¿No es así? Por eso combaten el poder civil, puesto por encima del religioso en los Estados modernos.

132.¿Qué caso hace el Nacionalismo de las exclamaciones y gritos de los fueristas?-El caso que hace la luna de los ladridos de los perros.

Este es el caso que haceis de las indignaciones patrióticas de los que se sienten españoles. Bien se ve que teneis á menos aparecer como hios de España. Hablais, escribís, discurís en español porque sin él no seríais más que unos jebos faltos en absoluto de toda cultura. Renegais de todo lo que es español y preferis sumerjiros en la vida campestre más abstracta posible. La Razón humana, el amor á la Verdad que siente el hombre intelectual señala ya vuestra próxima ruina. Cuanto más os eleveis en vuestra soberbia mayor batacazo os daréis. Acordaros de la suerte del partido Nacionalista frances.
 
 

X.

PARTIDO CARLISTA

¿Cómo es posible que dos partidos católicos y sobre todo clericales sean contrarios uno de otro? Vasquistas y carlistas son hijos humildemente sumisos á la Iglesia ¿porqué se combaten? Se combaten porque el carlismo no sirve ya más que para negocios bursátiles, no para defender los intereses del Vaticanismo. Y, como el nuevo espíritu clerical tropieza con el patriotismo español de los carlistas, es preciso combatirles á nombre de Cristo y de una patria nueva que sirve de bandera para reemplazar la de Don Carlos.

133.¿Tendréis á bien darme una definición del partido carlista?-Es el partido político que, en lo que atañe á Euzkadi, pretende restaurar los Fueros vascos colocando á D. Carlos y sus hijos en el trono de España.

También pretenden restablecer el poder religioso en España. Pero, según los nacionalistas no son lo bastantes sumisos á la Iglesia para poder obstentar como los bizkaitarraas la calidad de hijos sumisos y humildísimos del Vaticanismo.

134.¿En qué consiste el error fundamental de este partido?-En identificar la causa de Euzkadi con la causa de D. Carlos, hasta el punto de creer que Euzkadi no puede ser libre y dichosa, mientras D. Carlos no empuñe el cetro español.

Esta es la primera puya al españolismo carlista.

135.Me hace gracia semejante desatino.-A mí también me haría reir, si no hubiese acarreado males tan graves á mi Patria.

Españoles que esto leeis, tened cuidado en distinguir aquí los sentimientos patrióticos. Los daños causados á España no les importan, el bizkaitarra no tiene más patria que Vasconia.

136.Pero, ¿qué secreto lazo piensan los carlistas que puede unir á un individuo con un Pueblo, para que así hagan depender sólo del encumbramiento de D. Carlos la libertad y salvación de Euzkadi?-Los carlistas no han pensado nunca, ni les ha ocurrido pensar en la existencia de tales lazos. Ya sabéis que cinco sextas partes de ellos son carlistas porque lo fueron sus padres: es decir que dejan á los muertos el cuidado de discurrir acerca de la verdad ó falsedad de su credo político.

En eso estamos conformes, pero hemos de añadir que los carlistas son carlistas por amor á la religión. Católica, como los bizkaitarras son nacionalistas.

137.¿Es vasco D. Carlos?-No, señor; por sus venas no corre probablemente ni un átomo de sangre vasca.

¡Esto es cosa importantísima! ¿Es vasco Pío X?

138.¿Y en un extranjero ponen los vascos sus esperanzas de salvación?-Sí, señor; y ved ahí una cosa que me hace salir de paciencia, cada vez que en ella pienso. Se conoce que á fuerza de oir hablar de su Rey, los carlistas vascos han perdido el orgullo y la altivez de la raza.

¿Cómo pues predica el Nacionalismo Vasco la sumisión á un poder espiritual extranjero italiano sometido al Jesuitismo alemán...?

139.¿Ignoran esos pobres vascos que un Pueblo que espera su salvación de un ser extraño á él es un Pueblo envilecido, digno de permanecer eternamente esclavo?-Al menos, sólo con esa ignorancia acierto yo á explicarme los entusiasmos que sienten por un hombre de raza latina.

¡Tan latino es Pío X! Verdad es que el papa negro es... alemán.

140.¿Y serían capaces de recibir los Fueros como una limosna de manos de D. Carlos?-Ya lo creo que sí; como creo también que no se ofenderían el día en que, triunfante D. Carlos, les dijese que á él debían los Fueros, que él se los daba, y que sin él nunca los hubieran rescatado.

Tan sumisos lo harían, como los bizkaitarras humildemente los pondrían á la disposición del Vaticanismo; á igual que la patria, la raza y la conciencia.

141.Pues ni podría llagar á más la soberbia de D. Carlos, ni á menos la dignidad de los vascos.-Indudablemente; pero no olvidéis que muchos, muchísimos de los carlistas vascos más están para lamer las botas de los Reyes que para imponerles la ley, como se la imponían sus padres, antes de 1839.

Sin embargo ningún carlista haría traición á su patria por D. Carlos ni por Dios. En ninguna cabeza humana, no siendo en la de un vasquista cabe posponer la patria á la ambición dominante del clericalismo.

142.¿Y el principio fundamental del Nacionalismo Vasco: "Euzkadi para los euzkos"?-Los carlistas no lo entienden así, sino de esta manera: Euzkadi primero para D. Carlos, y después, por gracia de S. M. y en la medida que S. M. quiera, para los euzkos.

La cuestión es de deshonrar la idea carlista.

143.Ya que D. Carlos no sea vasco, ¿adornaránle al menos prendas excepcionales que legitimen las esperanzas puestas en él por los carlistas vascos?-No, señor; ni antes ni después, ni en tiempo de la guerra ha mostrado D. Carlos cualidad alguna extraordinaria que le haga capaz de salvar al Pueblo vasco. En talento, no pasa de ser una medianía, igual á cualquiera de los Reyes que actualmente reinan en el mundo é inferior á muchos de ellos. Como militar, todavía no ha ganado una sola batalla de importancia. Cuanto á prudencia y sagacidad política, ya sabéis que durante toda la campaña anduvo rodeado de traidores, que á traidores confió los cargos más importantes y de mayor confianza, que desaprovechó neciamente las ocasiones más favorables para el triunfo de su causa, y que en toda su historia política no hay un solo hecho que revele dotes de gobierno. Su carácter moral se retrata tal cual es en los bailes y saraos á que Durango y otros pueblos le vieron entregado, mientras los pobres vascos se batían y mataban por él en los campos de batalla.

¡Cómo es que lo defendían tantos curas! No serán los vasquistas traidores á la causa Vaticanista, pero sí á la Patria. ¿Cuál es mayor delito? ¿Puedese amar á Cristo sin dejar de ser español?

144.Bueno; pero D. Carlos era entonces un muchacho, y como tal, no hay que extrañar que cometiera esas ligerezas.-Razón de más para compadecer a los engañados vascos que en un muchacho cifraron sus esperanzas de libertad y salvación.

No menor dósis de compasión necesitan los patriotas vascos.

145.¿Ama mucho D. Carlos los Fueros vascos?-Es Borbón, y con ésto os lo digo todo. Los Borbones han sido los Reyes más absolutistas y centralistas que hasta ahora han ocupado trono en el mundo.

¿Cabe el derecho de tachar de absolutistas aquellos que son partidarios de ver restablecido el poder de la Santa Inquisición? Roma actual no puede quemar al autor que se siente libre. ¡Pobre del autor que en Euzkadi se extralimite en esto del libre modo de pensar!

146.¿Respetaron siempre los Fueros vascos Carlos V y Carlos VII?-Carlos VII, aunque de hecho no mostró ninguna simpatía por los Fueros vascos, no tuvo, sin embargo, muchas ocasiones de quebrantarlos, porque estaban ya abolidos para cuando él se alzó en armas contra el Gobierno español. Pero de Carlos V, su abuelo y antecesor en las aspiraciones al trono de San Fernando, bien os puedo asegurar que los quebrantó cuantas veces le vino en gana (10) ó por lo menos, cuantas veces vió en ellos un obstáculo para el cumplimiento de su voluntad.
 
 

¡Y sin embargo le animaba el mismo fin que el que anima al vasquismo!

147.¿Y por semejante hombres vertieron su sangre en guerras, cruentísimas los infelices vascos?-Sí, señor: vitoreando con delirio á esos dos extranjeros se han entregado gozosos á la muerte millares de jóvenes vascos. Gracias que para aquellos heróicos sí, pero ilusos mártires, el nombre de Carlos era como un símbolo de su fe y de su odio profundísimo a la herejía, y Dios habrá premiado espléndidamente el sacrificio que le hicieron de sus vidas.

¡Ese es el consuleo que les queda: el que Dios no es Nacionalista Vaso!

La bandera religiosa sirvió para "cazar incautos".

¡Ojo! No vaya á repetirse la suerte.

148.Pero aunque Carlos V y Carlos VII hubiesen sido Príncipes de excepcionales cualidades, grandes católicos y fervorosos amadores de los Fueros, ¿habrían hecho bien los vascos en lanzarse á la guerra por defender los derechos de aquellos dos pretendientes?-No, señor; porque todos los hombres, sin exceptuar á los Reyes, son mortales, y los vascos no podían ignorar que de dos príncipes, grandes católicos, grandes estadistas y grandes amadores de los Fueros, pueden fácilmente nacer un hijo liberal, imbécil y enemigo de los Fueros malográndose así la sangre derramada y los sacrificios hechos en favor de los padres.

Aquí salió, aunque embozado, el Jaimismo. ¿Que será el liberalismo para que sea tan combatido? ¿Acusándole quizás de ahogar á los católicos metiéndoles dentro de bombas de agua, del sistema Briant?

149.Que podía nacer un hijo de las condiciones que decís, no cabe duda; pero de ahí á afirmar que había de nacer, media una gran distancia.-Pues no sólo podía nacer, sino que nació en efecto, y este tal fué el príncipe D. Juan, hijo de Carlos V y padre del actual Carlos VII, á quien los mismos carlistas hubieron de declarar, á la muerte de Carlos VI, por liberal y reconocedor de Isabel II.

No conviene citar á D. Jaime, se vería demasiado la oreja de la nueva bandera nacional. El clericalismo es el mismo perro de siempre, pero con distinto collar.

150.¿Qué favores deben los vascos á Carlos VII y su familia?-Absolutamente ninguno, como no sea la pérdida de su libertad ó independencia, ó para que me entendáis mejor, la pérdida de los Fueros.

Según eso los vascos eran independientes de España y los nacionalistas quieren volver á restablecer la independencia de la Nación Vasca. ¡Recordaros del fin! Nos sopla un cariñoso amigo.-El fin es lo primordial; el nacionalismo tiene el mismo fin que el carlismo.

151.Mirad bien lo que decís: ¿Carlos VII y su familia, causa de la pérdida de los Fueros?-Sí, señor; y no hagáis aspavientos, ni os escandalicéis de oír una cosa tan sabida.

El carlismo fue vencido dos veces, en dos contiendas, por el liberalismo. Si Dios dispone de las cosas de este mundo dígase francamente que así lo ha querido Dios.

152.Mas, ¿no comprendéis que si eso fuera verdad, merecerían el grillete ó ser encerrados en un manicomio los vascos que siguen á Carlos VII?-Pues verdad es, y verdad tamaña como un templo, que hasta los más miopes de entendimiento alcanzan á ver, porque salta á la vista. En 1833 al comienzo de la primera guerra carlista, Euzkadi se hallaba en plena posesión de sus Fueros, ó lo que tanto vale, en plena posesión de su independencia, política, militar, económica y administrativa. En 1839, poco después de terminada la guerra, el Gobierno de Madrid, en venganza de haberse puesto en armas los vascos en favor del pretendiente, les arrebató sus Cortes ó Juntas legisladoras, sometiéndolos á la Constitución y á las Cortes legisladoras de Madrid. Fué aquel el golpe mortal asestado á los Fueros Vascos, y tuvo su natural complemento en la ley de 1841, por la cual se concedió á Gipuzkoa, Bizkaya y Alaba la exención del servicio militar, cierta autonomía económica y la administrativa, y á Nabarra solamente la autonomía administrativa.

Quienes merecen grilletes son los vasquistas y por bien satisfechos pueden darse con que el liberalismo transigente no se los hayan dado.

No hubo venganza; las ideas liberales triunfaron y tubieron por lo tanto, que transformar toda la máquina gubernamental. Observaremos aquí, una vez más, la mala fé que guía á Iber y á todos los suyos cuando tratan de estas cuestiones. Han de presentar á Vasconia, 1.º como Nación y Estado, 2.º como expoliadas y sacrificadas en espíritu de venganza. Nunca han de decir noblemente, que los liberales vertieron su sangre en holocausto á ideales de Libertad y de Igualdad ante la ley y el fisco, que ellos creyeron, y así son en efecto, superiores á los ideales clericales y absolutistas que animaban á los carlistas y que hoy anima á los bizkaitarras.

153.¿Y hay todavía vasco que no abomine del carlismo, y no lo considere como la desgracia mayor que ha podido venir sobre Euzkadi?-Tened un poco de paciencia y seguid escuchándome. Cuando en 1872 estalló la segunda guerra carlista, Gipuzkoa, Bizkaya y Alaba disfrutaban, según os he dicho, de cierta autonomía económica y de la exención de quintas. Pues bien, para castigar el alzamiento de estos tres ex-Estados vascos en favor de Carlos VII, Cánovas del Castillo, ó mejor el Pueblo español por medio de Cánovas, los sujetó al servicio militar y los privó de su autonomía económica. Y tened por seguro que el día en que los vascos, no escarmentados con lo pasado, se levanten en armas por vez tercera contra D. Alfonso ó sus sucesores, el Gobierno madrileño los ha de despojar de los últimos restos de autonomía administrativa que en la actualidad disfrutan por gracia del mismo.

Todo ello es consecuencia lógica del liberalismo, tan combatido por los clericales pero que á pesar de ello, ha inspirado las constituciones de todos los Estados Modernos. Y en estos tiempos, en los cuales predomina como nunca la Sabiduría humana, es evidente que cuando todos los pueblos dados al progreso rechazan los sistemas antiguos de gobiernos para reemplazarlos por el que se desprende del liberalismo no será porque sea menos bueno.

154.¿Qué consecuencias sacáis de lo dicho?-Que si en Euzkadi hay tolerancia de cultos, y se puede adorar á Budha y á Mahoma, y escribir, enseñar y predicar doctrinas anticatólicas, es por el carlismo. Que si los vascos tenemos que soportar esa farsa del parlamentarismo madrileño, y someternos á leyes y Constituciones reñidas muchas veces con los derechos de Dios y con el espíritu de nuestra raza, es por el carlismo. Que si, gracias á la inmigración de gente extraña, muchos de nuestros hermanos comienzan á perder la fe, el carácter y las costumbres propias de su raza, es por el carlismo. Que si por nuestra sujeción al servicio militar, nos vemos forzados á enviar anualmente á los cuarteles la flor de nuestra juventud, para que vuelva á sus hogares, impía, blasfema y corrompida, es por el carlismo. Que si estamos abrumados de contribuciones y no somos dueños de emplear como nos plazca nuestro dinero, es por el carlismo. Que si no poseemos Universidades y centros de enseñanza nuestros, donde estudien y se gradúen nuestros jóvenes, sin necesidad de salir de Euzkadi y de matricularse en colegios donde, muchas veces, se enseñan la impiedad y la herejía, es por el carlismo. Que si en nuestro desarrollo industrial y comercial tropezamos á cada paso con dificultades y obstáculos que atan nuestras manos y nos impiden acometer empresas capaces de poner á Euzkadi al nivel de Bélgica ó de Alemania, es por el carlismo. Que si, en fin, los vascos no somos ya de hecho políticamente vascos, sino españoles (11), y estamos obligados á obedecer á autoridades que aborrecen nuestra historia, nuestra lengua, nuestro modo de ser, y se empeñan en hacernos olvidar lo pasado y en extranjerizarnos cada día más, es por el carlismo.

De todo lo que anteriormente precede, nosotros sacamos de una demostración del espíritu clerical que inspira el nacionalismo vasco. Nos hemos de fijar en que los daños primordiales enumerados son, la propagación de la impiedad y de la heregía liberal. Como este es el fin principal y absoluto del vasquismo, el combatir al liberalismo, todo lo demás nos aparece como secundario y sí mismo debe serlo para el nacionalista que dispuesto esta, por ello, á renegar de su patria y raza.

Toda la culpa la arroja sobre el carlismo, más nada ha de decir del espíritu religioso que le inspira. El clericalismo fue vencido en la persona de D. Carlos y el clericalismo cúlpale á D. Carlos de la derrota cuando la derrota es suya. El carlismo está de capa caída y además padece del Jaimismo. Es preciso nueva bandera, y esa será la de Euzkadi, la de las cosas vascas, puestas, por supuesto, en segundo término. La sumisión á la Iglesia es lo primero, puede decirse, es el único término; lo demás no merece ni mentarlo.

De lo que deducimos que esos arranques anti-españolistas es puro veneno sembrado para producir násuseas patrióticas y de la calentura consiguiente producir grandes efectos clericales.

A nuestro modo de ver, ningún partido puede llamarse patriótico si pospone á la patria y advierte que está dispuesto hasta á... renegar mil y una vez de ella.

Por supuesto que la patria Española, la sola digna de grandes sacrificios, porque representa la obra común de todas las regiones de España, la damos ya por traicionada más de mil y una vez.

155.Discurrís muy bien y pienso que en todas las puertas y paredes de casas habitadas por vascos debía ponerse esta inscripción: Vascos: el carlismo ha sido la causa de la ruina de Euzkadi: aborrecedlo como el enemigo mayor de nuestra Patria.-No quiero contradeciros, peor mejor que escribir esa gran verdad en sus puertas y paredes, será grabarla en el corazón y mente de la muchedumbre carlista, y este es el fin á que dirige sus esfuerzos el Nacionalista Vasco.

Nosotros pondríamos: Vascos: el clericalismo intransigente ha sido la causa de la ruina de Euzkadi: los hombres sensatos piensan que sería un nuevo crimen de lesa Patria, el volver á alzar su bandera.

Procurar debemos, establecer la pureza del sufragio universal. La mayoría de los elegidos dirigirá el país por donde este quiera. Al absolutismo y á la intransigencia solo se les puede combatir por las armas, el liberalismo le vencería, la mayoría de votos ó le daría más fuerza.

156.¿No hubieran sido arrebatados á Euzkadi los Fueros para esta fecha, aunque nunca hubiera habido carlismo?-Que hubieran querido arrebatárselos es innegable, dadas la natural ambición de los enemigos y la antipatía con que siempre han mirado la libertad vasca. Pero yo os aseguro que si para defender sus Fueros en el terreno legal hubieran guardado nuestros padres las energías y entusiasmos que derrocharon en los campos de batalla por defender los derechos de Carlos V, otra, muy otra hubiera sido la situación de Euzkadi en 1839, ni hubiera encontrado tantas facilidades el Gobierno de Madrid para dar su inícua ley de 25 de Octubre de aquel año. Además, suponed que en 1833 y en 1872, al aparecer las primeras partidas carlistas en Castilla, Cataluña ó el Maestrazgo, se presentan los vascos ante el Gobierno de Madrid, y le dicen: "Señores: á los vascos poco nos importa que reine uno ú otro Monarca en España; lo que á nosotros nos interesa es conservar incólume nuestra Constitucion histórica con los organismos, los vascos nos mantendremos en paz y fusilaremos inmediatamente al primero que se alce entre nosotros contra el Gobierno de S.M." Abocado como se hallaba el Gobierno español á tremendas guerras civiles, es seguro que hubiera agradecido un lenguaje tan noble, comedido y franco, y que, siquiera por bien parecer, hubiera respetado los Fueros vascos.

¡Cuánta farrulería! ¿Cómo hubieran podido los liberales vencer al clericalismo en el Sur de España y dejarle triunfante en el Norte?

Vuelve el autror de "Ami vasco" por centésima vez á presentar á Vasconia como independiente y agena en todo á España. El caso es, después de sembrar la idea nacionalista, hacerla germinar y dar frutos.

Esa proposición no podía hacerse ni hubiera sido recibida: le anima el mismo espíritu reaccionario que inspiraba al carlismo. Además entre los vascos de entonces no existía otro nacionalismo que el español.

157.Nada más que la pérdida de los Fueros debe Euzkadi al carlismo?-Débele también otra desgracia tan grande como la pérdida de los Fueros: la desaparición de la lengua vasca de los pueblos y casas donde ha dejado de hablarse desde el año 1833.

¡Esa sí que es una grandísima desgracia! Cómo que ha hecho desaparece la Ciencia, las Letras y el Arte vasco, que su superioridad habíase impuesto no solamente á los nuevos continentes sino también á la Ciencia, á las Letras y á las Artes latinas.

¡De pura decepción los sabios vascos se convirtieron en jebos!

No odiamos al país ni á la gente vasca. No. Tenemos en él muy buenos amigos. Es que sobre todo amamos la Ciencia, las Letras, las Artes humanas que sin la pujanza del españolismo no hubieran penetrado aún en los cerebros de las masas incultas. Al pensar en cuanto queda aún por hacer, no podemos menos que enaltecer la labor realizada por la unión Nacional. Ante la Ciencia todos los pueblos aparecen unidos, como uno solo. No más idiomas, no más razas, no más divisiones, la Ciencia conquistada por todos y por el bien de todos, debe ser nuestra principal preocupación.

158.He ahí una cosa que hará reir á los carlistas. ¿Qué tiene que ver el carlismo con que los vascos hablen ú olviden su lengua?-Escuchadme y veréis cómo esa risa se trueca en confusión y vergüenza. Casi todas las familias que han olvidado ó no hablan el euzkera desde el año 33, han sido ó son fervorosas partidarias de D. Carlos. Si, pues, con tal desprecio han mirado esas familias la lengua patria, es por culpa del carlismo, porque el carlismo no les ha inspirado ningún amor al euzkera ó vascuence, ni les ha mostrado la importancia que para un Pueblo tiene la conservación de su lengua, ni ha puesto el menor empeño por impedir la introducción del habla castellana entre los vascos; es, en suma, porque el carlismo más que á salvar á Euzkadi, tiende á defender los derechos personales de D. Carlos. Y creedme que solo por este desprecio de lo que es como el alma del Pueblo vasco, merece el carlismo la execración de todos los buenos hijos de Euzkadi.

No puede darse mayor gratuitidad en estas acusaciones. Creemos que los patrióticos carlistas habrán ya contestado á Iber.

159.¿Y nada decís de la muerte de tantos vascos, de las pérdidas de haciendas y dinero, de los odios y enemistades, de la corrupción de costumbres, del cruzamiento de euzkos con españoles que las guerras carlistas nos han originado?-Todos esos males aunque grandes de suyo, resultan muy pequeños puestos en parangón con la pérdida de la independencia y de la lengua patria, y por eso no me detengo en ellos.

¿Es que pensais que el establecimiento del separatismo vasco no habría de causar mayores males?

Al lado de la independencia y la lengua patria (no son las españolas) no se nombra aquí al catolicismo famoso, porque lo primero es hacer el paquete, la envoltura y la cuerda para amarrarle vendrá después.

160.¿Qué hay sobre la famosa ley sálica, fundamento de todos los derechos de D. Carlos á la realeza?-Que esa ley nunca rigió en Euzkadi, pues nunca fué votada por nuestras Cortes ó Juntas generales.

Entónces ¿porque causa encontró tantos defensores entre los vascos?

Por el espíritu de sumisión absoluta á las enseñanzas del clero. El catolicismo intransigente no existiría ya, habría muerto al nacer.

161.Luego á la muerte de Fernando VII, ¿no recaía sobre su hermano Carlos V la corona de los Estados vascos de aquende el Pirineo?-Nó, señor.

Eso nos importa ya.

162.Por derecho hereditario ¿qué títulos tenía, pues, Carlos V para ser declarado rey de Alaba, Gipuzkoa y Nabara y Señor de Bizkaya cuando estalló la primera guerra carlista?-Absolutamente ninguno. (12)

¿Por qué, pues, la Iglesia sostenía ese derecho?

Es preciso también que el lector se fije bien en la teoría de libre elección de soberano y de independencia absoluta de las pretendidas naciones vascas. Esa teoría es la que propaga el espíritu separatista, contrario á la unidad y la soberanía de España.

Veamos lo que sobre el particular dijo, hace algún tiempo, La Petite Gironde, diario bordolés:

"¿Ha de deducirse de lo que antecede que el nacionalismo tira al separatismo? Así sería, ciertamente, responden los bizkaitarras, si los bascos formasen parte íntegra de la nación española; pero ellos constituyen una región aparte, sometida al dominio de España por el imprio de la fuerza y contra su voluntad; por consiguiente, el nacionalismo no tiende al separatismo, pero sí al restablecimiento del orden legal de las cosas, injustamente destruido."

Como el articulista francés razonamos nosotros; hemos citado además párrafos nacionalistas que con esto concuerdan. ¡Así es como se conspira contra la integridad de la Patria española!

163.Entonces, ¿cómo se explica el alzamiento de los vascos en favor de dicho príncipe?-Por el afan de impedir el entronizamiento del liberalismo y la impiedad en España.

Eso es cierto, por eso también hemos dicho que el carlismo era, como todo el mundo sabe, el partido del clericalismo. Pues bien; léase lo siguiente, copiado del mismo artículo del periódico que aludimos en nuestro comentario, anterior á este:

".... En Vizcaya, el movimiento nacionalista ha adquirido en muy pocos años una importancia considerable, gracias al apoyo que ha recibido del clero y de las órdenes religiosas, principalmente de la Compañía de Jesús, gracias también á la infatigable actividad del hombre que fue su iniciador, Mr. Sabino Arana, fallecido hace unos meses..."

¡Hasta para los franceses es evidente el origen y el fin clerical del bizkaitarrismo!

Pero, nos preguntaba cierto día un amigo nuestro, ¿qué fin guiará á los Jesuitas á propulsar el odio á España?-Los Jesuitas, respondimos, aunque hoy en día dirigidos son por un alemán, fomentan el vasquismo por aquel dicho que es muy de ellos: "¡Divide y vencerás!"

Quien así obra, merece la expulsión.

164.¿No estaban los vascos libres de esa doble peste poseyendo como poseían en 1833 la plenitud de sus Fueros?-Sí, señor; á los vascos poco les podía importar que España adoptase Constituciones y leyes liberales, toda vez que esas Constituciones y leyes habían de obligar en Euzkadi lo mismo que las Constituciones y leyes de Turquía. Pero los vascos quisieron hacer participantes de su dicha á los españoles, y de ahí su desgracia.

En sus últimos números, el autor de "Ami Vasco" arroja todo el veneno que le queda. ¡Con cuánta maldad tergiversa la historia! El daño que la propagación de estas falsedades producirá, será muy grande, y cuanto mayor sea, mayor castigo recibirá.

Nos toca añadir: que la revolución que agitó á Europa en el siglo pasado, también agitó y triunfó en Vasconia. Esa es la causa de la abolición y transformación del modo de ser de todas las Naciones europeas, exceptuando Rusia y Turquía.

165.No me negaréis que la intención de aquellos vascos fué buenísima.-La intención fué inmejorable, pero el medio que para realizarla escojieron no pudo ser más desastroso.

Decid entonces que la Iglesia, desde el Papa, hasta el último cura, que sostenían y alentaban el carlismo, se equivocaron desastrosamente.

A pesar de la mejora que implica la invención nacionalista, ha llegado tarde, y mayor desastre le pronosticamos.

166 ¿Por qué?-Porque al declarar la guerra á España (13) se exponían á perderla, y caso de perderla, el liberalismo se habría de apoderar, no sólo de España, sino también de Euzkadi; que es lo que efectivamente sucedió, pues en vez de librar á los españoles de Constituciones y leyes liberales, tuvimos que sujetarnos nosotros á ellas, perdiendo nuestra independencia política y con ella nuestras Cortes legisladoras. Es decir, que por empeñarnos en cerrar al liberalismo la casa del vecino, tuvimos que abrirle de par en par las puertas de la nuestra.

Sigue Iber escupiendo veneno y tergiversando para involucrar más y más á la verdad histórica.

"Y en Bilbao ¿protesta álguien de que siendo los provocadores de todo disturbio los bizkaitarras filibusteros, se queden impunes porque son clericales obedientes á los Jesuitas, mientras son castigados, por oponérseles defendiendo la integridad de la Patria, los liberales? ¡Y cómo se ríen los Jesuitas, verdaderos promotores del separatismo vasco, de ese silencio y de esa falta de protesta!"-De España Nueva, 27 de Septiembre 1906.

167.¿Qué debían haber hecho, pues los vascos en 1833?-Si los españoles querían continuar con su Monarquía católica y tradicional, dejarles que continuasen con ella. Si preferían establecer una Monarquía liberal ó una República atea, dejarles que la estableciesen. Y si unos querían una cosa y otros otra, dejarles que ventilasen su pleito á solas, sea pacíficamente en la prensa y el Parlamento, sea á tiros y cañonazos en los campos de batalla. Los vascos no tenían que meterse con ellos para nada.

Aumentar las diferencia creadas en el espíritu de Ami vasco por las lecturas anteriores, es el objeto de estas frases.

168.¡Qué egoismo tan feroz!-No lo llaméis egoismo, sino prudencia, é instinto de conservación, y conocimiento claro de lo que exigen Dios y la Patria. Si mañana los liberales belgas se alzan en armas contra los católicas de aquella Nación, y los vencen y comienzan á dar leyes contrarias á la Iglesia, supongo que no aprobaréis el que España declare la guerra á Bélgica, y arme unos cuantos buques de combate, y envíe allá un buen cuerpo de ejército que ayude á los católicos en su lucha contra los liberales.

Tan grandes son las diferencias que existen, para los nacionalistas, entre vascos y españoles, que le es posible á Iber compararlos con las que existen entre belgas y españoles!

Y si damos vuelta á la lente vasquista, cuán pequeño traidor y cobarde resulta el nacionalismo vasco!
 
 

169.De seguro que no aprobaría yo torpeza semejante.-Pues reprobad también la que cometieron los vascos en 1833 mezclándose en las luchas de católicos y liberales españoles; y reprobadla aún con mayor calor y enojo que la que cometerían los españoles, si hiciesen lo que os he dicho. Porque bien mirado, lo único que podrían hacer los belgas con los españoles, sería derrotarlos, cogerles unos miles de prisioneros, destruirles la escuadra y exigirles una buena indemnización de guerra que les quitase las ganas de meterse en libros de caballerías; mientras que á los pobres vascos no solo nos derrotaron los liberales de España, no sólo nos han impuesto tributos onerosísimos, sino que además nos han robado nuestra libertad é independencia, sometiéndonos (¡quién sabe para cuanto tiempo!) á sus leyes y Gobiernos.

Efectivamente, era lucha entre católicos (clericales) y liberales españoles, la que hubo. Como también es lucha entre católicos intransigentes y liberales, la que fomenta el nacionalismo vasco.

La Iglesia quiere mandar en absoluto sobre todas las naciones del mundo, porque sin el poder necesario para cortar vuelos al pensamiento y á la Razón humana, la Iglesia vegeta y se arruina. ¡En dos mil años no ha podido aún convencer al mundo de la superioridad de sus enseñanzas!

170.Qué piensan hacer los carlistas vascos de su Señor y dueño el día que obtengan el triunfo?-Piensan hacer de él un Rey absoluto que reine y gobierne, con posesión de todas las facultades esenciales á la soberanía política; no un Rey constitucional que reine y no gobierne, y sea como ellos dicen, mera figura de representación, simple maniquí que se ciñe á firmar las leyes y decretos presentados por las Cortes y los Ministros.

Si ese absolutismo es despreciable, ¿por qué lo defendía la Iglesia Romana?

171.Y no saben los tales míseros carlistas que ese concepto que se han formado de la realeza pugna de medio á medio, según antes habéis dicho, con las leyes vascas; que las leyes vascas dan al Rey menos atribuciones todavía que las que posee un Rey constitucional, que el Rey no es nada, no supone nada, no significa nada en la Constitución histórica de los vascos; que antes de 1839 entrañaba más importancia para los vascos la elección de un Diputado General ó simplemente de un Apoderado á Juntas ó Cortes que la elección de un Rey; que entre los vascos la soberanía política reside, nó en el Rey, sino en las Cortes y Juntas; que el día en que D. Carlos triunfe han de regir en Euzkadi las leyes que nosotros libremente votemos en nuestras Cortes y Juntas, no las que él nos quiera imponer desde Madrid; que D. Carlos no ha de disponer en Euzkadi, ni de un soldado para los ejércitos de España, ni de una peseta para la hacienda española; que D. Carlos, en fin, se ha de limitar, si es que algún día triunfa, á retirar de Euzkadi las autoridades y tropas españolas, para que los vascos podamos gobernarnos á nuestra voluntad, y á enviar á cada Estado vasco un Virrey ó representante suyo, que puesto al servicio de nuestras Cortes y Juntas y á una con ellas, y bajo la vigilancia de ellas, cuide de hacer cumplir las leyes y disposiciones que libremente queramos adoptar?-Si los carlistas vascos supiesen eso, no darían tanta importancia á los cambios de dinastías, ni se entusiasmarían como se entusiasma, con su gran Carlos VII.

Sin embargo, las leyes vascas no eran, en nada, liberales. En cuestión de religión, de libertad de pensamiento necesaria á las investigaciones científica, las leyes antiguas eran en absoluto intolerantes; sometían y someterían las memorias científicas de los sabios á la censura eclesiástica, y se veían eminencias como Galileo y Bruno juzgadas y condenadas por Papas y frailes ignorantes, que tachaban las matemáticas de invenciones del diablo, como se verían á los sabios modernos aniquilarse sin provecho para la humanidad, entre las llamas de la Inquisición Santa. Las constituciones antiguas no reconocían la igualdad de los ciudadanos ante las leyes.

Verdad es que preferimos el discurso más materialista y más terrorista á las letanías estúpidas y embrutecedoras de los Ave-Marías y Ora pro nobis.

Verdad es también que preferimos la Internacional sublime que ensancha al corazón hacia todos los puntos cardinales, hasta estrechar á los antípodas en un fraternal abrazo, al Guernikako arbola (14) que empequeñece el alma humana hasta reducirla en asqueroso escorpión jesuítico.

Razonando de este modo es como comprendemos que los vivas dados á la Patria y al Ejército eran en Francia cuando l’affaire Dreyfus, gritos sediciosos de lesa Humanidad y contrarios á la civilización moderna.

172.Ultima cuestión que voy á proponeros sobre el partido carlista. ¿Quiere de veras el carlismo la restauración íntegra de los Fueros vascos, tal como los poseíamos antes de 1839?-(12) Muchísimos carlistas vascos, los que militan en el carlismo de buena fe, es indudable que la quieren; pero también es indudable que D. Carlos y los jefes y directores del carlismo la rechazan por completo.

Le es preciso, al clericalismo, derribar la casa ó partido histórico para edificar otro nuevo, cuya juventud dé mayores esperanzas de triunfo.

No es, pues, extraño que se hayan publicado las "Bases fundamentales" de la organización política y administrativa de los futuros Estados vascos. El idioma "será el antiquísimo y singular euzkera". La división política comprenderá nada menso que ciento cuarenta y una Repúblicas vizcaínas, que se llamarán Erris y se dividirán en siete porciones ó grupos, que se denominarán Erriketas; lo propio se hará por Guipúzkoa, Alaba y Navarra. Elabórase así un Código calcado sobre las leyes antiguas, para servir á la futura Nación y Estado vasco, á espaldas del Estado español y á sus narices.

El Aberri del 11-8-06 añade:

"Conózcanse los vascos en su doble personalidad étnica y moral, y entonces verán cómo son largos en obras para con su patria, aunque en palabras cortos; cómo pasan á ser nacionalistas dejando de ser fueristas."

Esta línea subrayada es toda una instigación al separatismo, pues bien sabido es que los aciones diplomáticas y comerciales de España. Nada pues, de Cortes propias, de tribunales propios, de códigos propios, de exención de quintas y organización militar propia, de fronteras y aduanas propias, de tratados internacionales propios. Es decir que los Fueros que el carlismo promete á los vascos, son pura y exclusivamente los que actualmente poseemos, con la circunstancia de que esos Fueros los quiere extender el carlismo á todas las Regiones de España, igualándonos en todo y por todo con gallegos, asturianos, valencianos, aragoneses, catalanes. etc.

Lo que los carlistas como los liberales otorgarían sería una descentralización administrativa, como lo exigen los tiempos presentes en España y en el extranjero. Pero de ahí á descentralizar el orden político, social, militar, judicial, comercial é internacional, eso sería destruir la Unidad Nacional del Estado español. Los nacionalistas combaten la Patria, la Nación y el Estado de España y piensan destruir la unidad de la soberanía Constitucional é histórica. En el Estado español é independiente de él piensa fundar un Estado vasco, que aceptaría como reyes á los que fueran de España por lujo y si así lo fuesen para las Juntas y ó Cortes de Euzkadi.

¿Qué es esto sino separatismo?

Urge demostrar, por los que tengan la autoridad y la fuerza necesarias, la perfecta unidad histórica del Estado y de la Nación española.

175.Mostradme esos textos, que ardo en deseos de conocerles.-Helos aquí. El manifiesto de las Minorias Carlistas, documento publicado en Septiembre de 1896 y firmado por todos los Senadores y Diputados (de ellos seis vascos) que á la sazón tenía el Partido carlista, dice lo siguiente: "Frente al centralismo que atrofia las energías regionales y mata la vida de todos los organismos intermedios entre el individuo y el Estado, afirmamos las franquicias concejiles y regionales en el orden administrativo y económico que hoy el poder centralista les usurpa, y que tienen su expresión tradicional en nuestros gloriosos Fueros, fórmula española de democracia cristiana... En suma, una centralización política, que haga posible una amplia descentralización administrativa y económica que, librando al Estado central de funciones que no le corresponden ni puede ejercitar debidamente, devuelva su vida á las regiones bajo la influencia del espíritu religioso y moral..."

Gloriosos son los Fueros para el carlismo, porque á la buena sombra del régimen antiguo vivía feliz, rica y poderosa la clericalia ambiciosa. Esta ambición desenfrenada de dominar á la humanidad y á la razón ha despertado á los pueblos de sus abandonos místicos; en la lucha la Iglesia perdió la partida. Pero no se dá por vencida é intenta nueva invasión para sujetar y apoderarse del poder civil.

176.Ese texto es verdaderamente expresivo.-Pues aún lo es más el siguiente que se lee en El Acta Política de las Conferencias del Loredan, proclama dirigida por D. Carlos al Pueblo español en Enero de 1897.
"Pero si se proclama el respeto de los Fueros y libertades regionales, se ha de afirmar con toda entereza y eficacia la unidad política nacional, que, inspirada y sostenida por la uniformidad de creencias y por la identidad Monárquica, se asegura y consolida por la unidad en las leyes de carácter general, y en las funciones también generales del Estado: comprendiendo entre las primeras los Códigos Penal, de Procedimientos, de Comercio y aún la Ley Hipotecaria, convenientemente reformada, entre las segundas, la administración de justicia, la Dirección del Ejército y la Marina, la Hacienda propiamente nacional, diplomáticas y comerciales con las demás potencias, y las comunicaciones generales, y como alta función moderadora, la de dirimir los conflictos entre las regiones cuando ellas no logren hacerlo entre sí por mutuo acuerdo."

El caso es que esas ideas eran aceptadas en absoluto por los vascos católicos antes de la invención del nacionalismo. Los tiempos han variado ¡cuestión de táctica!

177.¿Conocen los carlistas vascos estos textos?-No lo sé; pero si sabré deciros que el carlista que después de leerlos ose afirmar que su partido quiere la restauración íntegra de los Fueros vascos, merece una de estas dos cosas; ó patente de estúpido ó certificado de mentiroso.

¡Estúpidos y mentirosos los que afirman con toda entereza y eficacia la unidad política nacional!
 
 

XI.

PARTIDO INTEGRISTA

178.¿Qué es el integrismo?-Una rama desgajada del carlismo.

"La inmensa mayoría de los integristas vascos, los que forman lo que se puede llamar el pueblo integrista, son excelentes personas que realmente no muestran respecto al partido nacionalista aquella ojeriza é inquina y digamos odio de otros partidos sedicentes católicos, como por ejemplo el partido carlista."

¡Que el carlismo es sedicente católico! ¿Es que miente la Historia?

"Ya se sabe que los integristas llaman separatistas al nacionalismo vasco, con la sana intención que por sabida se calla."

¡Aprieta! No somos pocos los que de ese modo pensamos. El clericalismo carlista sembró mucho patriotismo español para que pueda recogerlo ahora!

"Quizás el puritanismo en materias religiosas, la sumisión absoluta á las enseñanzas de Roma, etc.... (¿ese etcétera significará del Jesuitismo?) pudieran hacer del integrismo algo simpático y atrayente á los ojos de muchos vascos?-Pues ni aun eso, y bien recientes están los sendos varapalos episcopales recibidos por el órgano magno del integrismo nocedaliano y quizás algo mayor y más grave..."-Del Aberri, artículo "No lo olvidemos".

Suelen decir que los integristas son más carlistas que D. Carlos; los nacionalistas serán más integristas, más católicos que Nocedal!

Ya comprendemos aún mejor las tendencias traicioneras del clericalismo separatista.

La nulidad del integrismo como fuerza de masa católica-clerical es la causa porque es combatido por los nuevos clericales, á lo que hay que añadir su amor á España.

179.¿Cuál fué el motivo de la ruptura entre integrista y carlistas?-El creer los primeros que los segundos habían claudicado en la integridad de la doctrina, admitiendo en su programa principios y tendencias liberales.

180.Subsiste actualmente esa diferencia doctrinal entre el integrismo y el carlismo?-Parece que nó, ó por lo menos, apenas es perceptible; y esto loa firmo por dos razones: 1.ª porque el carlismo amainó velas en sus tendencias á liberalizarse, desde que los integristas, capitaneados por Nocedal, comenzaron á declamar contra su abandono de la tradicional pureza de principios y contra sus aficiones y tratos liberalescos: 2.ª porque siempre que hay elecciones andan los integristas convidando con la unió á los carlistas, diciéndoles que todos son perfectamente católicos y antiliberales, que sólo en lo accidental se hallan divididos, que en vez de luchar católicos contra católicos, deben aliarse los dos partidos para combatir á los liberales.

Todo lo cual no tiene interés para nosotros.

181.He oído en efecto, á los integristas hablar así mas de un centenar de veces.-Y es una cosa que no acierto á explicarme, si en opinión de los que tal dicen, el carlista se ha contaminado con doctrinas y tendencias liberales.

Si triúnfara jamás el absolutismo clerical, creemos que los primeros en pedir el restablecimiento del liberalismo serían los que le hubieran abolido.

Iber, parece estar con nosotros, conforme en que el espíritu liberal penetra hasta la médula de la intransigencia dogmática. ¡Es tán contagioso!

182.¿Queréis decir con esto que los integristas en nada difieren de los carlistas?-No, señor; confieso de buen grado que con el integrismo se fué, según declaración del propio D. Carlos, la parte más sana del carlismo, y que lo mismo en sus costumbres, que en sus periódicos, que en sus relaciones con los liberales, que en su sumisión á la autoridad de Párrocos y Obispos, los integristas están siempre á cien codos de altura sobre los carlistas. Lo que intento significar es que esa diferencia no puede traducirse en determinadas tesis doctrinales que distingan los programas de ambos partidos.

La tesis siempre es la misma, sumisión absoluta á Roma, hasta renegar la patria si así fuese exigido.

183.¿Cuenta el integrismo con muchos adeptos en Euzkadi?-En la clase humilde del Pueblo no los tiene en gran número, pero si los tiene entre los Sacerdotes y gente acomodada que sabe y puede leer periódicos.

184.Respecto á integridad y pureza de doctrina católica, ¿aventaja en algo el integrismo al Nacionalismo Vasco?-No, señor; ni puede aventajarle; á lo más á que puede llegar es á igualarle.

El integrista vasco, hoy por hoy, no se resigna á hacer traición á España, por lo que se atrae el odio del bizkaitarrismo.

185.¿Y en cuestión de procedimientos?-El partido nacionalista es muchísimo más radical é intransigente que el integrista.

¡Ya lo creemos; más radicales é intransigentes!

Además de avivar el odio religioso, fomenta la guerra de raza, cualidad reputada á los pueblos faltos de cultura y de educación. Es el último esfuerzo del clericalismo en el país vasco.

186.¿Son grandes las simpatías del integrismo por el nacionalismo?-En general, los integristas euzkerianos encuentran menos repugnancia que los carlistas también euzkerianos para ingresar en el nacionalismo, y es de esperar que cuando falte Nocedal todos los integristas vascos en masa vengan á formar en las filas nacionalistas. Con todo no faltan íntegros que muestran contra el Nacionalismo la misma ó mayor ojeriza que los carlistas. Como que las expresiones más duras que hasta la fecha se han pronunciado contra el Nacionalismo han salido de boca de un Párroco integrista euzkeriano y con aplauso de los periódicos integristas... y de los masónico-liberales.

Ante el peligro que amenaza á la Patria, sus hijos se unen movidos por un solo pensamiento: la defensa de España.

187.¿De veras?-Sí, señor. Ese señor Párroco, en alocución pública dirigida á millares de vascos nos ha llamado á los nacionalistas "cáncer que le ha salido en la cara á Euzkalerría y que á todo trance urge extirpar de raiz, vascongados de mentiras á quienes hay que arrancar del suelo vasco y quemar en una hogera, como se arranca y quema la mala hierba que brota en una heredad."

Bien es verdad que el bizkaitarra ha escrito;

"Entre el vándalo que todo lo pone á fuego y á sangre, y que ávido de botín y de libertinage, insulta y profana, y el maketo, que se ha instalado al pié de nuestras montañas, envenenando con su aliento fétido la pureza de nuestras costumbres, la diferencia es de pura foram." Y "La invasión de los bárbaros del Norte fue un castigo enviado por Dios para castigar la Roma imperial, de sus pecados; la de los bárbaros del Sur es una venganza del diablo, una calamidad diabólica, una plaga infernal, gracias á la cual los hijos de Aitor (los vascos) de religiosos se convierten en blasfemadores; de activos en holgazanes y rufianes; de cándidos en farsantes..."

¡El nacionalismo para desarrollarse necesita muchos cándidos!

188.Debe de ser muy cortés y comedido el tal señor.-Tal vez lo sea más que el mismo D. Quijote cuando hablaba con damas y caballeros; pero se conoce que á fuerza de entusiasmarse con la gente del otro lado del Ebro, quiere imitar en algo su matonismo y su amor á la faca y el revólver.

Lo que podemos decir es que Don Quijote no fue vasquista, sino español; y si muchos vascos hay bien educados, también los hay muy brutos.

Daremos más pruebas de la urbanidad nacionalista y del odio que sienten por España. Hé aquí unas líneas de un discurso pronunciado por el Director del Aberri enalteciendo al Sr. Zabala, jefe del partido Nacionalista vasco:

".....cuyos anhelos, cuyas ánsias son idénticas á nuestras ánsias y á nuestros anhelos para salvar la legítima Patria, escarnecida y pisoteada por olvido de sus propios hijos y por la traición y cobardía, etc. (La falta de espacio impide decirlo todo)".

¡Cuánta hipocresía! ¡cuánta bajeza! ¡cuánta cobardía! Representa esa interrupción de la relación del discurso del Director del Aberri. Bien claramente se comprende que en él se falta á la Patria española, cuyo nombre no se atreven á citar.

"....; porvenir que significa nuestra Patria reconstruida sobre sus ruinas, regenerada de sus pecados y de sus vicios, despertada de su criminal indeferentismo, rebelada contra, etc. (Aplausos.)"

Aplausos significa aquí lo mismo que el anterior "por falta de espacio." Ya saben los bizkaitarras lo que cuesta insultar á España en sitios públicos.

La principal propiedad del cobarde es la prudencia, y de ella hacen gran uso los jefes del nacionalismo vasco.

189.¿De dónde nacen tanta saña y tan virulentos ataques contra el Nacionalismo vasco?-Del furibundo extranjerismo que los íntegros tienen inoculado hasta en los tuétanos de los huesos y que les hace ver en cada nacionalista un gran criminal, reo de lesa Patria, para cuyo castigo son leve é insignificante tormento las hogueras mismas de la Inquisición. ¡Pobres integristas! Como si siendo franceses ó españoles los vascos, tuviéramos derecho á ser de mejor condición que los demás franceses y españoles, á no pagar contribución á Francia y España, á no dar soldados a Francia y España, á gobernarnos con leyes y autoridades (excepto el Presidente y el Rey,) distintas de las de Francia y España. Como si siendo franceses y españoles los vascos, no pudieran hacer de nosotros los Gobiernos de Paris y de Madrid cuanto les venga en gana, siempre que con ello piensen obrar en bien de las Naciones francesa y española. Y como si no fuese mejor para las naciones francesa y española que los vascos las ayuden anualmente con unos cuantos centenares de soldados y con algunos millones de francos ó de pesetas.

Tanta saña y tan virulentos ataques á España nacen del clericalismo jesuítico, enemigo acérrimo del espíritu moderno.

Más necesitan los vascos de España y Francia que España y Francia de los vasquistas. El país vasco español y francés, salvo Vizcaya, es de los más pobres de ambas naciones; y Vizcaya debe su riqueza á la minería, cuya prosperidad es debida principalmente á los obreros españoles ó maketos que en ellas trabajan.

190.¿Cómo piensa el integrismo en materia de Fueros vascos?-Lo mismo que el carlismo. La separación de uno y otro partido no fué motivada por cuestión de Fueros, y estoy seguro de que Nocedal firmaría gustosísimo los textos carlistas que antes os he citado. Los integristas vascos no hablan nunca de la ley de 25 de Octubre de 1839, y hasta parece que ignoran su existencia; han renegado de su verdadera Patria y no lamentan otras desgracias ni cantan otras glorias no vascas. ¡Viva España! es el grito que espontáneamente sale en cualquier ocasión de su boca, y por salvar á España juran y perjuran que derramarían la última gota de su sangre. Por lo que toca á Euzkadi se contentan con dedicarle un rinconcito, allá, en lo más escondido del alma, y con llamarle la patria chica, así como con acento de misericordia.

¡Viva España! Decimos porque supera en grandeza y en nobleza la Unión Española á la Unión Vasca nacionalista. Durante siglos enteros, las regiones de España han corrido unidas grandes peligros; en los momentos difíciles los que rehuyen la unión son unos cobardes traidores.

191.Cuando tales entusiasmos sienten por España, sin duda creen los integristas que los vascos debemos grandes beneficios á nuestros vecinos de allende el Ebro.-Así parece que debía ser; y no obstante, desde niño vengo yo leyendo periódicos integristas y en ellos es donde he aprendido que los únicos favores que á España debe Euzkadi son la pérdida de su libertad, la muerte de su lengua, el entibiamiento de su fe, la corrupción de sus costumbres y la degeneración de su carácter.

Euzkadi ha perdido sus libertades para que los vascos adquiriesen otras mayores; su idioma ha muerto para aprender otro más culto, más literario, más artístico, más científico y de mayor pujanza, pues se ha extendido por medio mundo; su fé se ha entibiado para dar paso á otra mejor: el siglo XX será el siglo de la redención del hombre; sus costumbres, su carácter igual que los de los demás pueblos y naciones se transforman á medida de su iniciación en la vida moderna.

Euzkadi ha ganado, mil y una vez más de lo que ha perdido.
 
 

192.Pues tienen bien mal gusto los vascos que después de saber eso, todavía aman y vitorean...-Lo tienen peor que el que mostraría un polaco aclamándo á Rusia; ó un boer y un irlandés dando vivas á Inglaterra.

Mientras la mayoría de los vascos no renieguen de la lógica y del valor de la Razón, seguirán amando y vitoreando á España con Vasconia.

España es tan vasca como andaluza, como catalana, como castellana. España no es nada en particular, pues Castilla sola no es España, Galicia sola no es España, Vasconia sola no es España: España es la unión de todos, realizada para el bien de todos.

193.¿Y el afán de los integristas vascos de unirse á los católicos españoles para lograr la restauración religiosa y política de Euzkadi?-Revela un desconocimiento absoluto de lo que es el vasco y de lo que al vasco conviene. El Pueblo vasco se salva aislándose de quien quiera que no sea vasco, y se pierde uniéndose con él. Todo lo que tienda, pues, á sacarle de su aislamiento, de su reconcentración en sí mismo y á ligar sus intereses con los de otros pueblos es atentar contra su vida, empujarlo hacia la muerte.

Aislar el pueblo vasco de España es predicar el separatismo; lo que no es vasco, según entienden los bizkaitarras, es español.

194.¿Y la obediencia y acatamiento que los integristas vascos prestan á un jefe que no es vasco?-También dicen muy mal con el modo de ser del vasco. En el orden puramente político el vasco no debe obedecer á ninguna autoridad que no sea vasca. Si antes una parte de Euzkadi obedeció á los Reyes de España, les obedeció, no como á Reyes de España, sino como á Reyes ó Señores propios y después de verlos jurar de rodillas sus propias leyes, como inferior ante el superior, ante las Cortes ó Juntas Generales.

Vamos terminando la primera fase de nuestra labor; tiempos lleguen en que les devolveremos sus inmundicias!

195.¿Qué ha hecho el integrismo por la conservación de la lengua vasca?-Nada, absolutamente nada. Y no hay que maravillarse de ello. Si el euzkera es la lengua de la Patria chica, conviene que muera y ceda el lugar á la lengua de la Patria grande. ¡El habla castellana! ¡El habla de D. Quijote! Los integristas no se hartan de ponderar sus excelencias, y casi os miran con ojos compasivos cuando les decís que antes de nacer el castellano existía tan hermoso y perfecto como ahora el idioma de los vascos.

Los que así piensen mucho tienen aún que aprender para ser personas instruídas y bien educadas. La superioridad del castellano es indiscutible.

196.¿Luego el integrismo es un partido perjudicial á Euzkadi?-Lo és, sí señor, sin ningún género de duda.

Tanto como el nacionalismo, seguramente que no. Los integristas son tan pocos, que casi se les puede contar con los dedos.

El nacionalismo vasco es el nuevo enemigo; urge combatirlo de frente y tenazmente, antes que cause mayores males que los que ha podido causar á España y á Vasconia el integrismo y el carlismo.
 
 

XII.

CONCLUSION

197.Visto queda que de los partidos españolistas, fueristas y liberales, ni el integrismo, ni el carlismo encarnan las verdaderas aspiraciones del Pueblo vasco, y lo mismo se pudiera decir de los partidos francesistas; visto queda también que solo el partido nacionalista tiende á devolver á Euzkadi los derechos perdidos en 1839. Luego todo patriota vasco que ame de veras á su Patria (á su única Patria, porque la Patria como la madre que da la vida no puede ser más que una) debe alistarse sin demora en las filas del Nacionalismo y trabajar, una vez alistado en él, con los brios y entusiasmo que se revelan en estas palabras de Arana-Goiri pronunciadas, cuando tenía nada más que 28 años, en un banquete que le dedicaron sus amigos en 1893: "Pronto comencé á conocer á mi Patria en su historia y en sus leyes; pero no debe el hombre tomar una resolución grave sin antes esclarecer el asunto y convencerse de la justicia de la causa y la conveniencia de sus efectos.-Mas al cabo de un año de transición, disipáronse en mi inteligencia todas las sombras con que la oscurecía el desconocimiento de mi Patria, y levantando el corazón á Dios, de Euzkadi eterno Señor, ofrecí todo cuanto soy y tengo en apoyo de la restauración patria, y juré (y hoy ratifico mi juramento) trabajar en tal sentido con todas mis débiles fuerzas, arrostrando cuantos obstáculos se me pusieran de frente, y disponiéndome, en caso necesario, al sacrificio de todos mis afectos, desde el de familia y de amistad hasta las conveniencias sociales, la hacienda y la misma vida. Y el lema Jaun-Goikua eta Lagi-Zara se grabó en mi corazón para nunca más borrarse... Yo no quiero nada para mí, todo lo quiero para Euzkadi; ahora mismo, y no una sino cien veces, daría mi cuello á la cuchilla sin pretender ni la memoria de mi nombre, si supiese que con mi muerte había de revivir mi Patria."

Gora beti ta beti Jaun Goikua eta Lagi Zarra

El único fin del nacionalismo vasco es el del restablecimiento del poder eclesiástico; el bizkaitarrismo es hijo del clericalismo.

La Nación vasca, la Patria vasca, el idioma vasco que tanto se ponderan, escupiendo y pisoteando á la Nación española, son puro objeto, supeditado á la voluntad del papa blanco ó negro.

Un partido que esté, por cualquier causa que fuere, dispuesto á traicionar la Patria, no puede honradamente titularse Nacionalista.

La Patria es la representación de la familia, y su porvenir y felicidad no pueden ni deben ser de menos valor que el de la Iglesia, que al fin y al cabo no es más que una parte de la Nación.
 
 

FIN

1. Datos tomados de un diccionario publi.º por la Academia francesa en 1814.
2. Propiamente hablando, no hay Nación irlandesa, ni polaca. El irlandés es de raza céltica, y el polaco de raza eslava. Solo en sentido lato podemos decir Nación polaca, como decimos Nación española, francesa, etc.
3. Entiéndese el histórico Estado español, pues del Estado español actual forma parte una parte de la raza vasca.
4. Entiéndase que se refiere á las voces euzkéricas propiamente tales y no al conjunto de voces españolas y francesas que modernísimamente se han euzkerizado de un modo tan lamentable. El Euzkera no puede jamás admitir entre las suyas á esas exóticas voces.
5. Juan III que hacía 8i años era Señor de Bizkaya heredó en 1379 con el nombre de Juan I la Corona de Castilla; por manera que no fue Bizkaya la que aceptó por Señor al Rey de Castilla, sino Castilla la que recibió por Rey á quien hacía 8 años era Señor de Bizkaya.
6. Entiéndase que se habla aquí de los vascos en general; no de los que por obligaciones especiales (de feudo ó vasallaje) con los Reyes ó Señores podían ser sacados por éstos á sueldo fuera de Euzkadi.
7. Bizkaya, Gipuzkoa y Alaba nunca tuvieron aduanas, pero es evidene que las pudieron tener, dada su absoluta independencia económica.
8. ¡No nos extrañemos de lo que suce en el siglo XX!
9. Así al menos lo afirman muchos integristas, carlistas y fueristas liberales, por más que estas afirmaciones pugnan abiertamente con actos ó declaraciones oficiales de sus respectivos partidos.
10. Véase, á este respecto, en los tres primeros números de la revista Euzkadi (segunda época) la historia de la primera guerra carlista por Zabala eta Otzamiz-Tremoya.
11. Los de aquende el Pirineo, se entiende.
12. Lo cual no quiere decir que más tarde no pudiese ser Rey ó Señor de los vascos, sí estos le elegian por tal en sus Juntas y Cortes.
13. A la España liberal.
14. Cantado por un nacionalista vasco.


2007 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net